Editorial

Tristeza, condena y desprecio

Las instituciones deportivas como la UEFA y los clubes de fútbol no pueden mirar para otro lado ante esos aficionados que se amparan en la libertad de movimiento para practicar la violencia allá por donde van

Sábado, 24 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:03h

La triste jornada vivida el jueves en Bilbao, marcada por la muerte de un agente de la Ertzaintza en el marco de los incidentes previos al partido de Europa League entre Athletic y Spartak de Moscú (en Donostia ya hubo un precedente menos dramático con los hinchas del Zenit), deja mucho en qué pensar. En primer lugar, la repugnancia que como sociedad castigada por la violencia en el pasado debe producir en los vascos la frívola y estúpida utilización de la confrontación física, el recurso a la agresión para dirimir una discrepancia inventada entre personas cuyas vidas se desarrollan a miles de kilómetros de distancia entre sí. No es admisible que colectivos amparados por la impunidad y la libre circulación se desplacen sin control por Europa con la excusa del fútbol y el único objetivo de practicar la violencia. Las instituciones europeas, también y sobre todo las deportivas, deben dejar de mirar a otro lado ante situaciones que se repiten en el tiempo. La neutralidad de los clubes deportivos bajo cuyos colores se amparan esos movimientos debe encontrar respuestas ejemplares por parte de la UEFA, que se comporta como si fueran hechos ajenos a su responsabilidad por la circunstancia de que ocurren fuera del recinto futbolístico. Ya se hizo en el pasado para poner freno a una violencia que causó decenas de muertes y debería afrontarse ahora antes de que se repitan hechos igual de trágicos. En segundo lugar, resulta igualmente inaceptable que la expectativa de una confrontación violenta sea alentada y casi propiciada también desde colectivos cercanos. Al fascismo no se le pone freno compartiendo su estrategia de provocación sino acompañando y facilitando que los mecanismos de la democracia se ocupen de contenerlo. No representan a esta sociedad quienes se sienten ungidos para confrontar en las calles de nuestras ciudades con los mismos métodos y la misma premeditación, alimentando una espiral que solo es un anticipo de desgracias futuras. El ejercicio de la responsabilidad pasa por la contención, el control de las emociones y el apoyo pleno a los mecanismos de seguridad de los que nos hemos dotado como sociedad, con la Er-tzaintza a la cabeza. Y en último término y como bien indicó la responsable de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, corresponde también a los clubes localizar y aislar a los violentos hasta erradicar estos comportamientos de los estadios.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902