Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Miles de jubilados se lanzan a la calle en defensa de las pensiones

Los pensionistas rechazan el alza de solo el 0,25% y piden su ajuste con el IPC 5.000 personas se concentran ante la subdelegación del Gobierno en Donostia

Xabier Aja - Viernes, 23 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Miles de jubilados se manifestaron ayer por las calles de Bilbao en defensa de unas pensiones dignas. Fotos: José Mari Martínez

Miles de jubilados se manifestaron ayer por las calles de Bilbao en defensa de unas pensiones dignas. Fotos: José Mari Martínez

Galería Noticia

Miles de jubilados se manifestaron ayer por las calles de Bilbao en defensa de unas pensiones dignas. Fotos: José Mari Martínez

dOnostia- “Estamos hartos. Las pensiones son el fruto de decenas de años de cotización, no es una limosna que nos tienen que dar los políticos. Esto es un atraco” señalaban indignados ayer los miles de jubilados y pensionistas vascos que tomaron las calles de Bilbao en manifestación por la defensa de unas pensiones públicas dignas y en contra de una subida de las mismas como la aprobada por el Gobierno español del PP de Mariano Rajoy de solo el 0,25%, por debajo del incremento de los precios, lo que les hace perder poder adquisitivo.

Las convocatorias iniciales de grupos de jubilados hechas sin siglas y al margen de los partidos políticos y otras organizaciones sociales, -aunque ayer muchas de ellas hicieron llamamientos para secundar la marcha-, cristalizaron en una gran manifestación de veteranos y veteranas por la Gran Vía de Bilbao. En Donostia, unos 5.000 pensionistas, según los organizadores, arrancaron su marcha desde el hotel Amara Plaza en dirección a la subdelegación del Gobierno de Pío XII, donde el presidente de la Asociación Guipuzcoana de Jubilados y Pensionistas, José Riviere, ha entregado todas las firmas recogidas y el manifiesto que había sido leído anteriormente

Citados ante la sede del Ayuntamiento de Bilbao a las 12.00 horas para trasladarse hasta la sede la subdelegación del Gobierno español en la Plaza Moyúa de la capital vizcaina, más de media hora antes las unidades del metro que se acercaban hasta la plaza Circular estaban absolutamente llenas de unos viajeros inhabituales porque la gran mayoría tenía más de 60-65 años de edad, y alguno más de 90 años, “sí, pon la edad que tengo, que vean que todavía los viejos tenemos arrestos para defender las pensiones y la justicia social”.

Frente al Ayuntamiento bilbaino esperaba una multitud, “no esperábamos estar tantos”, señalaban los últimos en acercarse, gratamente sorprendidos del éxito de la convocatoria favorecida por una mañana sin lluvia.

Al grito de “manos arriba esto es un atraco”, miles de jubilados con los brazos en alto iniciaron la marcha con dificultades para superar el puente del ayuntamiento abarrotado de pensionistas.

Al consabido y reiterado “manos arriba esto es un atraco” se sumaron decenas de consignas en las que la clase política no salía precisamente bien parada. “No falta dinero, sobran chorizos”, era un lema repetido, una y otra vez, por una multitud de jubilados y viudas, muchos de ellos “veteranos de otras guerras”, según recordaban antiguos trabajadores de las grandes empresas industriales de la Margen Izquierda del Nervión, que habían padecido la represión franquista.

Los numerosos casos de corrupción en el Estado español estaban en boca de muchos jubilados hasta el punto de gritar “con estos ladrones peligran las pensiones”.

Los pensionistas que colapsaron el centro de Bilbao portando pancartas y bajo lemas como Las pensiones son un derecho, Basta de robar a los pensionistas, Unidos en defensa de las pensiones y Esta lucha la vamos a ganar circularon tras un grupo musical, con gaitas incluidas.

La cabeza de la marca estuvo liderada por una pancarta que recogía el leit motiv de las movilizaciones: “Pensiones públicas dignas. No al 0,25%” pero luego los manifestantes eran mucho más rotundos en sus críticas al Gobierno de Rajoy, en particular, y a los dirigentes políticos en general.

Poder electoralParte de los jubilados y pensionistas empezaban a ser conscientes al verse en tal multitud, del poder electoral que tiene un colectivo de cerca de 680.000 personas en Euskal Herria y 9,5 millones en el conjunto del Estado español, de ahí los gritos de “si nos roban las pensiones, ya vendrán las elecciones”, “si nos cabreamos, no votamos” y “para no acabar en la pobreza, pensiones dignas”.

Los más avezados del colectivo de pensionistas explicaban a todo el que quería escucharlos que entre los jubilados se está incubando un “sentimiento de rebelión” porque “se nos mantienen las pensiones en pérdida de poder adquisitivo de forma permanente y, en el futuro, limitándolas a un crecimiento del 0,25% anual”. Además, criticaban con conocimiento de causa otras medidas gubernamentales que van a recortar las prestaciones de jubilación en el futuro. “Se prolonga la vida laboral para alcanzar el derecho a la jubilación, se recortan las pensiones de salida por la aplicación del factor de sostenibilidad, se retrasa de 52 a 55 años la edad para poder acceder al subsidio de mayores sin recursos, se reduce el valor de las pensiones de viudedad, se pierde el IPC como valor de cálculo para la revisión anual de las pensiones, y se agota la reserva de la caja de pensiones para rescatar a los bancos”.

Por los jóvenesMuchos pensionistas echaban de menos a más jóvenes en la manifestación e indicaban que “estas reivindicaciones también tienen que ver con ellos, con su futuro”. No estamos aquí solo por nosotros, estamos para defender un sistema de pensiones públicas dignas para el futuro de las nuevas generaciones”. Tras recordar algunos veteranos que los más jóvenes a la hora de la manifestación están trabajando, más de uno clamó para que la próxima manifestación “sea un sábado”.

Los pensionistas advirtieron de que la situación será “aún más grave” para las nuevas generaciones ya que, con las medidas previstas por el Gobierno español, las pensiones sufrirán “un recorte considerable”.

Los convocantes de la marcha se mostraron muy críticos con las afirmaciones de la ministra Fátima Báñez sobre las pensiones señalando que “no se ha perdido poder adquisitivo” y afirmaron que el Gobierno español “miente” cuando asegura que no se pueden subir más las pensiones.

Tras pedir una pensión mínima de 1.080 euros mensuales resaltaron que “la riqueza en el conjunto del Estado ya ha alcanzado los niveles de 2008 y los beneficios de la banca han vuelto a aumentar y las retribuciones de las grandes empresas se incrementan en un 15%”. “Riqueza hay pero mal repartida”, señalaba un grupo de veteranos, antes de arremeter contra los excesos de un sistema capitalista insaciable. “Ahora bancos y aseguradoras quieren forrarse con las pensiones privadas y por ello están metiendo miedo y recortando el sistema público”.

Los jubilados vascos antes de despedirse, satisfechos por el éxito de la movilización, señalaron que “volveremos a concentrarnos” porque su objetivo es que se garanticen unas pensiones públicas dignas, actualizadas con la evolución del IPC para no perder poder adquisitivo porque “no pedimos limosna, hemos trabajado y cotizado decenas de años para llegar hasta aquí”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902