Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
gizartea

Los lunes al frío

Centenares de jubilados y pensionistas citados a través del móvil y el boca a boca toman las calles ante la sorpresa de las asociaciones más reivindicativas, que llevan años luchando en soledad contra los recortes en las pensiones. ¿Cómo ha prendido la llama del 0,25%?

Un reportaje de Mikel Mujika Fotografía Oskar González - Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Cientos de jubilados se manifestaron por el centro de Pamplona en defensa de las pensiones públicas.

(OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Cientos de jubilados se manifestaron por el centro de Pamplona en defensa de las pensiones públicas.

“Hay viudas de nuestro tiempo que cobran 500 euros… ¿Cómo vivir así? El 0,25% es una burla” “No sabemos por qué ahora viene más gente a las marchas contra los recortes, pero es positivo” “Los hogares de mayores han estado tutelados por las instituciones, adormecidos”

Tiene 83 años y una energía tremenda. Santiago Sansegundo, de Irun, jubilado de la fábrica Palmera en los años 90, es uno de los cientos de pensionistas guipuzcoanos que ha devuelto la carta remitida por la ministra Fátima Báñez, anunciando la subida del 0,25% de las pensiones para el presente 2018. “Una mierda de aumento”, dice. Y por quinto año consecutivo. Devolvió la misiva el pasado lunes, junto a cientos de personas que se concentraron en Irun. “Las cartas desbordaban el buzón”, explica orgulloso. “Se descojonan de nosotros. Pero ahora, menos mal que la gente ha espabilado. Hay viudas de nuestro tiempo con jubilaciones de 500 euros... ¿Cómo pueden vivir esas mujeres?”, se pregunta.

La concentración de Irun, con varios cientos de personas jubiladas y pensionistas, fue el foco más importante en Gipuzkoa de unas protestas que llevan semanas cogiendo cuerpo y no se sabe muy bien de dónde han surgido. La llama prendió con un mensaje a través de redes sociales: “El próximo lunes, día 15 (de enero), a las 12.00 horas, en la puerta de todos los ayuntamientos de España, manifestación popular de pensionistas. NO al 0,25 % de la miserable subida de las pensiones”.

El llamamiento inicial convocó a bastante gente en Donostia, y en menor medida contagió a otros municipios de Gipuzkoa. Pero sobre todo cuajó en Bilbao, donde centenares de personas llevan varios lunes concentrándose. El pasado día 5 se concentraron más de un millar. Pero ese mismo día también Irun se convirtió en una marea encendida, pese al frío.

¿Por qué en Irun, y no en Donostia? Sansegundo habla del germen de los años 90, “cuando nos echaron de Palmera, fábrica de vagones, Porcelanas Bidasoa, las Aduanas..., a trabajadores de 55, 56 y 57 años. Después de haber cotizado 44 años, nos metieron unas reducciones de hasta el 40%. Los que nos aplicaron ERE antes del año 2000 nos quedamos en la estacada”, lamenta Sansegundo, integrado en Appebida, la Asociación de Prejubilados y Pensionistas de Bidasoaldea.


“YA NO SE PUEDE AGUANTAR MÁS” ¿Pero por qué ahora? ¿Cuál es el detonante tras siete años de ajustes en las pensiones. “La gente se ha callado y te voy a decir por qué... Porque venimos de una generación que se ganaba cuatro y se ahorraba tres;y había dinerito guardado. Hemos sido gente muy ahorradora y austera, pero, claro, llega un momento en que no se puede aguantar. Es por la burla que está haciendo, cuando hay una manada de corruptos que se están llevando el dinero”, insiste Sansegundo.

Sus reflexiones las comparten muchas personas y esta semana se han debatido al calor de algunos centros de mayores, en reuniones de federaciones históricamente reivindicativas que contemplan estas protestas con sorpresa. Colectivos como la Plataforma de Asociaciones de Mayores de Gipuzkoa, que se reunió el jueves. Esta agrupación, con cerca de 40.000 afiliados, está integrada por Agijupens (Asociación guipuzcoana de Jubilados y Pensionistas), Nagusilan (Voluntariado Social de Mayores), Duintasuna (Gipuzkoako Jubilatuak eta Pentsiodunak Elkartea), Fevaas (Federación Vasca de Asociaciones de Prejubilados y Pensionistas), Gepe (Gipuzkoako Erretiratu edo Pentsionisten Elkartea), Helduak Adi y Helduen Hitza.

Su portavoz, Miguel Gortari, no sale de su asombro por este fenómeno de los lunes. Sospecha que de fondo puede haber un interés electoral porque ya huele a elecciones. “Llevamos ya unos años convocando marchas en octubre con motivo del Día del Mayor, y protestando contra la congelación de las pensiones y los recortes y apenas lográbamos reunir a 20, 30 o 50 personas. Ahora no sabemos qué está pasando, pero la gente y acude. Pero es positivo”, asegura a NOTICIAS DE GIPUZKOA.

El miércoles, el mismo debate surgió en la reunión mensual de Fevaas. Su presidente, Ernesto Gastelu-Iturri, reconoció que “aunque no organizamos las movilizaciones, las apoyamos”. Admite que les falta organización, pero cuatro de los ocho representantes de los colectivos integrados en Fevaas reconocieron haber asistido a alguna de ellas a título personal: uno en Santurtzi, dos en Irun y otro en Gasteiz. “Estamos luchando también por la pensión de nuestros hijos y nietos. Hay que estar dando el callo”, insiste Ortiz de Zarate, representante del colectivo alavés Aprejual.


“HEMOS ESTADO ADORMECIDOS” Con otra óptica, pero con sentido “crítico” sobre el papel de los mayores en la sociedad, Pedro Mari Ciganda, el presidente de la asociación Erdialde de Donostia, que tiene 4.000 socios, observa este fenómeno con atención. Él no ha asistido a ninguna de estas concentraciones, pero sí su mujer, que “vino contenta porque había bastante gente el 19 de enero frente al Ayuntamiento de Donostia”. Solo en la capital, recuerda, hay 23 asociaciones de jubilados y pensionistas.

Ciganda ha publicado en su perfil de Facebook foto de la carta que le devolvió a la ministra. El presidente de Erdialde sí cree que es necesario que la gente mayor despierte porque, sobre todo en Donostia, “está adormecida”, dice. En su opinión, “probablemente los hogares de jubilados han estado excesivamente tutelados por las instituciones y eso quiere decir que yo te doy algo y no me molestes. Hemos estado adormecidos, pero hay que cambiar, hacer algo, no sé”, considera.

Reconoce que la gente que acude a los hogares del jubilado, en el centro, “de pensiones habla poco. Fútbol, pelota, y de ahí no se sale, cuando lo de las pensiones nos tenía que dar mala hostia, pero algo se puede mover porque el jubilado de hoy se jubila con salud, mejor pensión, con conocimientos y 20 años de vida activa si le respeta la salud, asegura Ciganda, quien ve una “oportunidad para cambiar el chip”.

las claves

5 años consecutivos al 0,25%. El Gobierno español aprobó en Consejo de Ministros el pasado 29 de diciembre subir las pensiones en 2018 un 0,25% por quinto año consecutivo, mientras que la inflación interanual en diciembre de 2017 fue del 1,2% en el conjunto del Estado y de 1,1 en Euskadi, lo que supuso una pérdida de poder adquisitivo en 2017, año en el que las pensiones también se revalorizaron solo un 0,25%. Si el próximo diciembre la subida acumulada del IPC supera esta cifra, los pensionistas volverán a perder capacidad de compra. Esta subida es la mínima que se puede aplicar por ley, desde el 1 de enero de 2013. Desde entonces, se suprimió la paga compensatoria que siempre, en diciembre, se pagaba a los pensionistas para ajustar la subida aplicada a principios de año al aumento real del IPC.

Las cuentas de Báñez. La ministra de Empleo y Seguridad Social Fátima Báñez asegura que los pensionistas han ganado un 0,02% de poder adquisitivo desde que empezó la crisis en 2007, un cálculo cogido con pinzas que computa los aumentos del Gobierno de Zapatero entre 2007 y 2010, antes de la histórica congelación decidida por el dirigente socialista en 2011, la primera en la historia de las pensiones. Para que el cálculo de Báñez se sostenga, hay que tener en cuenta la evolución del IPC de 2013 (+0,25%), 2014 (-1,04%) y 2015 (+0,02%), negativo en ese periodo. Desde que el PP Gobierna, sin embargo, la realidad es que los pensionistas han perdido más de un 2% de poder adquisitivo y, en 2018, previsiblemente la brecha aumentará por encima del 3%.

pensión media gipuzkoa

1.130

La paga media que perciben todos los meses los 185.683 pensionistas de Gipuzkoa es la más baja de la CAV, cuya media es de 1.155,16 euros. En Araba perciben 1.176,11;en Bizkaia 1.165,41 y en Gipuzkoa los citados 1.130,87. Las más elevadas son las de jubilación, con 1.279,42 euros, mientras que la pensión media por viudedad es de 765,41 euros en Gipuzkoa y 776,67 en Euskadi. La CAV es la comunidad con las pensiones más altas: casi 235 euros más que los 930,27 de media en el conjunto del Estado. La pensión máxima se fija para este año en 2.580,13 euros.

9,5 millones de afectados. El número de pensionistas en el conjunto del Estado español es de 9.572.422 y la subida aprobada del 0,25% les afecta a todos ellos. En Euskadi, la cifra de pensionistas se situó en 547.676 a 1 de enero de este año, un 1,5% más que el ejercicio anterior. Por su parte, según la última encuesta del Eustat sobre población en relación a la actividad, las personas ocupadas en la CAV son 915.000. Es decir, hay menos de dos cotizantes por cada pensionista.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902