Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Cúcuta, la vía de escape de miles de venezolanos

Unos 35.000 venezolanos pasan a diario por el puente cerrado al tráfico de vehículos

Héctor Neira Rangel /Efe - Viernes, 9 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 10:02h

votos |¡comenta!
Personas cruzando el Puente Simón Bolivar, en Cúcuta, Colombia.

Personas cruzando el Puente Simón Bolivar, en Cúcuta, Colombia. (efe)

Galería Noticia

  • Personas cruzando el Puente Simón Bolivar, en Cúcuta, Colombia.

Cúcuta. En el puente internacional Simón Bolívar, que conecta la ciudad colombiana de Cúcuta con la venezolana San Antonio del Táchira, se forma todos los días un hormiguero de gente que huye desesperada del país vecino para poder subsistir al otro lado de la frontera. Tan pronto se abre la frontera, con los primeros rayos del sol, miles de personas con la necesidad y la angustia estampada en el rostro cruzan a pie de San Antonio a Cúcuta y muchos de ellos lo hacen para no regresar, dejando atrás a sus familiares y su historia.

Alrededor de 35.000 venezolanos pasan diariamente este puente cerrado desde hace más de dos años por el Gobierno de ese país al tráfico de vehículos para poder suplir la escasez de alimentos, medicamentos y otros productos de primera necesidad que sufren.

En la mitad del puente sobre el río Táchira, que marca la frontera natural de los dos países, se puede ver a adultos en sillas de ruedas, bebés en brazos de sus padres y familias enteras que cruzan ante la atenta mirada de las autoridades colombianas. Unos metros más adelante, ya en territorio colombiano, abundan los que se dedican a ganarse unos pesos ofreciendo todo tipo de servicios a los que llegan, muchos sin más equipaje que la esperanza.

Hay desde vendedores de comida o de billetes de autobús hasta porteadores que cargan el equipaje de los recién llegados, e incluso quienes ofrecen dinero a las venezolanas por su cabellera para venderla luego a fabricantes de pelucas y de extensiones capilares.

Entre la abigarrada multitud, bajo el sol canicular que caracteriza a Cúcuta, está Walter Páez, sentado sobre una montaña de maletas junto a sus tres hijos menores.

El hombre espera que las autoridades colombianas les concedan refugio a él y a su familia, pero mientras tanto tiene una urgencia más apremiante: conseguir dinero para poder viajar en autobús a Bogotá, donde aspira a encontrar un empleo.

"Da nostalgia y tristeza tener que abandonar el país que lo vio nacer, lo vio criar a sus hijos" dijo Páez a Efe con la voz ahogada por el desasosiego que le produce el dejar atrás toda una vida en Venezuela para buscar un futuro incierto como extranjero. Páez, albañil de 40 años, se vio "obligado a buscar otro país" para mejorar su situación y la de sus hijos, uno de los cuales se quedó en Valencia (centro de Venezuela) con los abuelos, y confía en que una vez consiga trabajo pueda llevarlos a todos.

A Páez le aterroriza pensar en la posibilidad de que sus hijos tengan que dormir en la calle, una dura prueba por la que han pasado miles de venezolanos que llegan a Colombia sin dinero, familiares o amigos que los socorran, y no les queda más que instalarse a la intemperie. Historias como la de Páez las hay a montones en Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902