Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Anabel Dominguez

“El momento del ayuntamiento, cuando cantamos los dos coros juntos, es de los más especiales del día;el sonido es una gozada”

Las coplas de Santa Águeda resuenan hoy en Arrasate. Los coros recorren de punta a punta el municipio, reeditando la ancestral tradición del ‘santaeske’

Domingo, 4 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 10:32h

votos |¡comenta!
Nestor (primero por la izquierda) e Iñaki (tercero), junto a Eugenio Gallastegi, uno de los integrantes más veterano de los coros.

Nestor (primero por la izquierda) e Iñaki (tercero), junto a Eugenio Gallastegi, uno de los integrantes más veterano de los coros.

Galería Noticia

  • Nestor (primero por la izquierda) e Iñaki (tercero), junto a Eugenio Gallastegi, uno de los integrantes más veterano de los coros.

Arrasate – Blusas, txapelas y trajes de casera componen el uniforme de los coros que a estas horas hacen vibrar Arrasate. Algo más de medio centenar de voluntarios (entre ellos una docena de mujeres), que comparten su afición cantora, entonan las estrofas en honor a la mártir siciliana. La de hoy es una jornada maratoniana;de esas donde el espléndido humor se impone al mal tiempo. Pródiga en buen comer y beber. Los hermanos Iñaki y Nestor Maidagan llevan la batuta de los dos grupos que recorren el paraje rural de los barrios de Musakola y Bedoña. A partir del mediodía unen sus voces hasta el anochecer. Lo hacen por una generosa causa que el año pasado recaudó la cifra de 5.250 euros, que se repartió entre colectivos necesitados a través de Cáritas Interparroquial.


¿Cómo viven la jornada del 4 de febrero?
–Nestor Maidagan (N.M.): Con mucha ilusión y ganas. A simple vista cantar la misma copla unas cien veces en doce horas puede resultar poco atractivo, pero como recorremos diferentes caseríos y zonas, y la gente nos recibe con los brazos abiertos, el día resulta especial. Además, el buen ambiente se adereza con un hamarretako, comida...
La coincidencia este año en domingo acorta la ruta cantando.
– N.M.: Al ser festivo no incluiremos en la ronda las empresas, oficinas bancarias y centros escolares que visitamos en días laborables. Estaremos más tranquilos, en principio (se ríe). Hay una frase que utilizamos todos los años: Berandu gabiltza (Andamos tarde). Y este volveremos a decirlo.
¿Cómo se canta mejor, antes o después de reconfortar el estómago?
–Iñaki Maidagan (I.M.): Sin duda, con el estómago lleno, sobre todo después del hamarretako. Al terminar de comer no tanto, porque nos metemos entre pecho y espalda una señora alubiada con todos los sacramentos.
Habrá mil anécdotas...
–I.M.: Miles. Desde olvidarse la letra hasta saltarse una estrofa de la copla improvisando una versión exprés, hasta muchas caídas, aunque sin lesiones, cuando ha nevado. Recuerdo que en mi primer año, en 1991, en el caserío Otamendi acababan de hacer la matanza del cerdo, y ¡cómo estaba el hígado que nos prepararon! ¡Qué bueno! Desde entonces me quedé en el grupo que va a Bedoña (suelta una carcajada).
–N.M.: Con la nevada de 2015 recuerdo que desde el caserío Kataide, al que no subimos, bajaron en todoterreno a traernos las botellas de txakoli con las que nos obsequian.
Si tuvieran que destacar un momento de todo el día, ¿cuál elegirían?
–I.M. y N.M.: Cuando cantamos en el consistorio los dos coros juntos (14.00 horas). El sonido es una gozada.

¿Cómo se aguanta una jornada tan maratoniana, que empieza a las 8.00 de la mañana y termina pasadas las 21.00 horas?

–I.M.: A mí, particularmente, no se me hace duro, y menos con la alegría que llevas encima. El cansancio quizá se nota al día siguiente. En cualquier caso, si comparamos con hace 40-50 años en Bedoña recorrían a pie todos los caseríos, ahora la mayor parte de estas distancias las hacemos en coche.

¿Hay relevo generacional para los coros?

–I.M.: En estos momentos los integrantes más jóvenes tienen cuarenta y pico años. Siempre se ha dicho que como no aparezca más gente esto puede peligrar, pero logra mantenerse. Además, a nosotros todavía nos queda cuerda para rato.

¿Por qué decidieron unirse a esta tradición? 

–N.M.: El aita fue parte de los coros durante cerca de 40 años. Solían ir a cantar al portal de casa y era impresionante verlos. Con los años, Iñaki que ya estaba en Goikobalu (coral de la que es director desde 1996) empezó a participar en la víspera de Santa Águeda, me dio envidia (bromea) y aquí estoy desde hace unos veinte años (también salen a cantar otros dos de sus hermanos,Pablo y Joseba).
Por profesión o afición, la música forma parte de sus vidas. En su caso Nestor, canta en Goikobalu a las órdenes de su hermano.

– N.M.: Tengo que decir que al principio yo no era muy de coros. De pequeño fui tiple en la parroquia, estudié txistu con Jesusi Etxebarria, clarinete en Arrasate Musikal y después toqué el saxo en el grupo de verbenas Berakatz band (también cantó) de Oñati. Esto último se terminó y llegó Goikobalu, y ha sido una de las mejores cosas que me ha pasado. El del coro es un hobbie que lo vendemos mal. Se canta, por supuesto, pero a su alrededor tiene otros muchos atractivos: se hacen juergas, cenas, no he viajado en mi vida tanto como con el coro y, además, se liga un montón. En Goikobalu se han formado unos 14 matrimonios (sonríe). l

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902