Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Las dos ediles del PNV de Irun confirman su marcha y el PSE se queda en minoría

Santano da por zanjada la crisis tras la “huida hacia adelante” de Iridoy y el portavoz jeltzale defiende su “impecable” trabajo

Jurdan Arretxe - Viernes, 26 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Las ediles jeltzales Lourdes Larraza y Josune Gómez, durante la presentación de sus renuncias ayer

Las ediles jeltzales Lourdes Larraza y Josune Gómez, durante la presentación de sus renuncias ayer

Galería Noticia

Las ediles jeltzales Lourdes Larraza y Josune Gómez, durante la presentación de sus renuncias ayer

Irun- Las dos concejales del PNV que mantenían tareas de gobierno en el Ayuntamiento de Irun después de que el alcalde, José Antonio Santano (PSE), cesara de sus funciones de Urbanismo al tercer delegado jeltzale, Xabier Iridoy, renunciaron ayer al mediodía a sus responsabilidades “por coherencia” y el Gobierno municipal se queda en minoría tras el movimiento que finiquita la crisis de Gobierno abierta a cuenta de una reordenación urbanística en la Parte Vieja de la ciudad y que supone la primera que sufre esta coalición que gobierna las principales instituciones de la CAV. Una impresión de que se cierra un “momento difícil” en la que Santano incidió: “El Gobierno sigue funcionando como siempre”.

No obstante, en las próximas horas habrá cambios obligados. El primer edil deberá afrontar la remodelación de su equipo, que puede ser similar al del comienzo del mandato. Cuando en verano de 2015 las negociaciones con el PNV se alargaron, Santano optó por repartir las funciones entre los seis ediles socialistas en el Gobierno, y luego reordenó las tareas con los tres delegados jeltzales.

Santano compareció a primera hora de ayer para informar de los acuerdos de la Junta de Gobierno Local, que se celebró el miércoles -no ayer, como se informó por error- ya sin la presencia de Iridoy ni de las dos delegadas jeltzales, que el mismo miércoles al mediodía habían asegurado que, con su decisión, Santano había “expulsado” al PNV del Gobierno.

“No tengo ningún problema con las dos delegadas, con las que he venido trabajando con normalidad en este tiempo de coalición”, insistió Santano antes de que se conocieran las renuncias, a las que atribuyó la hipotética ruptura del acuerdo de Gobierno: “Si las dos delegadas del PNV presentaran su dimisión, tengo que dar por roto el pacto, pero no lo he roto yo”.

Santano, que la víspera recibió el “total respaldo” de la asamblea del PSE de Irun según se conoció ayer, no quiso ahondar en la destitución de Iridoy: “El asunto está zanjado en unos términos muy concretos: mala gestión, pérdida de confianza, falta de transparencia, trabajo al margen de los informes técnicos y la legalidad urbanística. En cualquier sitio sería considerado muy grave. Por lo visto, aquí hay gente que considera eso crisis política”.

El alcalde focalizó los problemas en el exedil de Urbanismo. “Con el PNV no tenemos ningún problema. He leído muchas cosas, pero no voy a entrar en ellas, porque la mayoría me parecen descalificaciones”, aseguró Santano, que dio por supuesto “que todo el mundo intenta hacer las cosas lo mejor posible, pero también creo que hay gente que las hace francamente mal, y que cuando se hacen mal, a un alcalde le toca poner orden”.

“Cuando se producen las huidas hacia adelante, se persevera, se hacen cosas que no tienen sitio y si queremos que la transparencia y la legalidad urbanística estén siempre presentes en la gestión urbanística;a un alcalde le toca tomar estas decisiones”, aseguró para justificar una decisión que “hubiese tomado cualquier ciudadano de Irun, con los datos que tengo en la mano”.

“Otro día hablaremos con más tranquilidad de otras cosas, porque llegará su momento, pero creo que al ciudadano tampoco hay que indigestarle con más información porque es suficiente con la que he dado”, evitó Santano concretar si el enfrentamiento por Korrokoitz -en el que Iridoy anunció un acuerdo con la propiedad para reordenar el ámbito y el PSE denunció que faltaba el visto buenos de los técnicos municipales- era el único problema con un delegado cuya “actitud estaba perjudicando el crédito del Ayuntamiento en una materia muy sensible como Urbanismo” o si era el último de varios, como avanzó: “Siempre hay una última gota que colma el vaso y que uno considera más grave, pero es evidente que no ha sido el único problema”.

Con la vista puesta en el futuro, el alcalde confió en que las aguas vuelvan “poco a poco a su cauce”. A un año de las elecciones municipales, Santano aseveró que “el presupuesto de 2018 está en plena ejecución y la velocidad de gestión del Ayuntamiento es buena”. Con diez ediles de 25, el PSE se queda en minoría tras la ruptura del acuerdo de Gobierno cerrado en 2015 con el PNV (cinco ediles). Sí Se Puede Irun (la marca local de Podemos) fue segunda fuerza en los últimos comicios municipales, con cinco ediles;y EH Bildu (con 3) y el PP (con 2) completan la Corporación.


Días decisivos Pocas horas después de la comparecencia de Santano, la hasta ahora delegada de Policía Local y Convivencia, y de Recursos Humanos y Servicios Generales, Lourdes Larraza, y la responsable de Euskera, y Educación y Juventud, Josune Gómez, presentaron su renuncia “en coherencia ante el cese de Iridoy”, según explicó el PNV.

“No vamos a permitir ni una insinuación, ni que se ponga en duda la gestión de Xabier Iridoy al frente de las delegaciones de Urbanismo y Vivienda, y exigimos a Santano respeto al PNV”, declararon ambas ediles tras registrar su renuncia acompañadas del propio Iridoy, que por la tarde respondió a las “inadmisibles” declaraciones del primer edil.

“Desprestigiar así al que ha sido su socio de Gobierno durante dos años y medio, dice mucho sobre él, como político y como persona”, aseguró Iridoy, que consideró que “esta forma de hacer política de Santano es intolerable y está muy lejos de lo que demanda la ciudadanía, vertiendo falsas acusaciones y sembrando dudas”.

“Siempre hemos realizado una gestión impecable, trabajando con honestidad, transparencia y dentro del marco de la legalidad, respetando y defendiendo los intereses de la ciudadanía irundarra”, zanjó Iridoy, cuyo cese se hizo efectivo ayer en la web municipal y continúa como portavoz del grupo municipal jeltzale.


Mano tendida del PP Quien con la crisis a punto de concluir ofreció al PSE su apoyo -más “cualitativo” que cuantitativo, a tenor del número de concejales- con la idea de “generar estabilidad” pese a seguir en la oposición fue el PP. Su presidente en Gipuzkoa, Borja Sémper, se desplazó a Irun para comparecer con la portavoz popular Juana Bengoechea y asegurar que los pactos entre PNV y PSE “se acabarán rompiendo” porque no surgieron “de las ganas de entenderse entre diferentes para gestionar un país complejo, sino fruto de la necesidad de uno y otro partido”. A esta razón, Sémper sumó la habitual de que, “por estrategia”, las coaliciones “entre diferentes tienden a finalizar un poco antes de que termine el mandato para presentarse por separado y poder tirarse los trastos a la cabeza”.

Sobre el caso concreto de Irun, un “reflejo” de lo que ocurre a su juicio en la CAV, el que también fuera edil de Urbanismo en coalición con el PSE en el mandato de 1999 apreció una “falta de liderazgo y de incapacidad de reconducir una situación de falta de entendimiento”, que atribuyó al PSE y Santano, y una “falta de lealtad o incapacidad para convivir”, del PNV e Iridoy.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902