Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

La baja natalidad de Euskadi tiene en Francia un espejo en el que mirarse

El país galo figura a la cabeza de Europa con una media de dos vástagos La prima por nacimiento asciende a 927 euros y se abonan subsidios anuales de 1.560 euros por el segundo hijo

Jorge Napal Javi Colmenero - Sábado, 20 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:13h

Un recién nacido, en la unidad de neonatos del Hospital Donostia.

Galería Noticia

Un recién nacido, en la unidad de neonatos del Hospital Donostia.

donostia- La tasa de natalidad en Euskadi se ha convertido en un reto de primer orden. El País Vasco es una de las comunidades más envejecidas del Estado y de Europa, dejando tras de sí un preocupante panorama que ha impulsado al Gobierno Vasco, las tres diputaciones y la Asociación de Municipios Vascos (Eudel) a firmar el Pacto por la Familia y la Infancia. El principal objetivo: aumentar la natalidad e incrementar los 18.000 nacimientos anuales.

Pero Euskadi no es una isla en esta materia. Ningún país europeo, con la excepción de Francia, presenta una tasa de fertilidad que permita el mantenimiento del actual volumen de población, es decir, el equivalente a dos hijos por mujer. El índice de fecundidad en el País Vasco es de 1,3 hijos frente al 1,5 de media europeo. Pese a ello, en el contexto continental Euskadi no sale peor parado que países como Alemania, Austria, Suiza e Italia, aunque sí hay otros que han logrado importantes avances y se convierten en un espejo en el que mirarse.

El mayor exponente de ello es el país galo. Figura a la cabeza del ranking europeo como líder de natalidad, ya que tiene una media de 1,96 hijos por mujer en edad fértil. Un éxito que, según reconocen investigadores del Instituto Nacional Demográfico de Francia, ha costado casi 100 años conseguir.

Una gran inversión de tiempo y una decidida apuesta. El listado de prestaciones que han acabado por surtir un efecto directo es inabarcable. Las medidas adoptadas por los galos están por encima de alternancias políticas y se inscriben al largo plazo. De este modo han conseguido mantener la confianza de las parejas. Una de las claves radica en que el apoyo económico y las ayudas se realizan para las familias francesas a lo largo de todo el periodo de la infancia.

En el país galo tienen derecho a las prestaciones familiares todas aquellas familias con hijos hasta un límite de 20 años. Existen subsidios familiares que se abonan a partir del segundo hijo con cuantías anuales que superan los 1.560 euros y rebasan los 3.600 en el caso de un tercer vástago. Largo trecho le quedaría en ese sentido al País Vasco si quiere emular estos resultados. El pacto firmado en Euskadi se concreta en un plan que, entre otras medidas, recoge un incremento de dos a tres anualidades de entre 400 y 900 euros por segundo hijo, tal y como señala el decreto redactado por el Departamento de Empleo y Políticas Sociales.

Francia, convertida en la potencia continental más dinámica en el terreno demográfico, ofrece unos números que contrastan radicalmente con la realidad europea: nacen cada día más de 2.200 niños.

La prima por nacimiento en Francia asciende a 927,71 euros por hijo. Se abona a condición de que la madre acredite haber realizado el primer examen médico dentro de las catorce primeras semanas de la gestación.

Francia es el único país que presenta una tasa de fertilidad que permite el mantenimiento del actual volumen de población

Además, entre otras muchas prestaciones, existe el subsidio básico que sirve a la familia para sufragar los gastos derivados del mantenimiento y de la educación del niño. Esta paga prorroga la prima por nacimiento. Desde el 1 de abril del año pasado el subsidio básico es de 185,54 euros.

Las autoridades francesas facilitan además el acceso al alquiler de las parejas jóvenes y fomentan su autonomía. Otra de las claves de su plan estratégico es la rebaja de cotizaciones de las madres trabajadoras, y emplear a las parejas con hijos a través de políticas consensuadas. Esta estrategia ha funcionado con suma eficacia en Francia.


El Tigre CeltaEuskadi también encuentra otro referente en Irlanda, que figura en segundo lugar en materia de fecundidad, con 1,93 hijos. En realidad son un cúmulo de medidas puestas en marcha, sobre todo a finales de los años 80, las que han permitido que su población haya llegado a duplicarse con respecto a 1960, o que el año pasado superase los cuatro millones de habitantes por primera vez. Curiosamente, casi ninguna fueron ayudas directas para fomentar la natalidad.

Se da la circunstancia de que en 1980 era el país más pobre de la Europa de los Doce y el tercero más atrasado cuando el Estado entró en la Unión Europea en 1986. Ahora, es el segundo más rico de la eurozona, solo superado por Luxemburgo. ¿Qué ha ocurrido?

Fue a partir de la segunda mitad de los 90 cuando a Irlanda se le empezó a llamar el Tigre Celta porque crecía a doble dígito. Después estalló la burbuja inmobiliaria y tuvo que rescatar a su banca. Recibió 85.000 millones de Europa y pasó a formar parte de los Piigs, la forma peyorativa de referirse durante la crisis a Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España. Sin embargo, pasó de que su economía cayese un 4,6% en 2009 a crecer un 8,5% en 2014;un 26,3% en 2015 y un 5,2% en 2016.

Actualmente a los irlandeses no les importa tener descendencia porque saben que van a tener trabajo y un futuro sin estrecheces.

Entre 2011 y 2016 su tasa de paro se desplomó casi la mitad, del 15% al 7,9%, y la previsión que maneja el Gobierno irlandés es alcanzar el pleno empleo cuando la tasa se coloque por debajo del 5%. Ya han avisado de que van a necesitar mano de obra extranjera para que su economía siga creciendo como en los últimos años. Toda esta bonanza económica es la que ha provocado que aumente la población.

Otros de los países que se acercan al umbral que asegura la estabilidad de la población son Reino Unido y Suecia, con tasas superiores a 1,8 hijos por mujer. Ejemplos en los que mirarse Euskadi, que ha asumido el compromiso contra el reto demográfico que se le presenta de modo inmediato a la sociedad vasca.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902