Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Mikel Oyarzabal e Igor Zubeldia Jugadores de la real

“La gente vive a muerte la Real y en momentos así se nota la presión, pero saldremos de esta”

Una entrevista de Mikel Recalde Fotografía Ruben Plaza - Viernes, 15 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:12h

votos |¡comenta!
Igor Zubeldia y Mikel Oyarzabal en Zubieta

Igor Zubeldia y Mikel Oyarzabal en Zubieta (Foto: Rubén Plaza)

Galería Noticia

  • Igor Zubeldia y Mikel Oyarzabal en Zubieta

donostia- Mikel Oyarzabal e Igor Zubeldia. Internacionales sub’21. Con un presente importante, sobre todo el del delantero que esta campaña ya es la estrella de la Real, y con un futuro espectacular por delante. Si no fuera porque el primero ya ha recorrido mucho camino, la pareja tendría mucho en común con la que formaban en su día unos imberbes Asier Illarramendi e Iñigo Martínez. En la víspera de su primer derbi concedieron una entrevista a este periódico. El mediocentro, de Mutriku, tan tímido y prudente como Zubeldia. El central, echado hacia adelante, con una personalidad impropia de su edad. Como Oyarzabal, un futbolista hecho y curtido ante los micrófonos, al que ya no le impone ningún tema por el que le preguntan.

El fuerte golpe que ha recibido en el entrenamiento, y que le convierte en duda, no le ha impedido que, de motu proprio (desde aquí nuestro agradecimiento), haya decidido hacer la entrevista con NOTICIAS DE GIPUZKOA, lo que confirma, entre otras cosas, que no tiene ninguna intención de perderse el derbi. Será por el susto, o por la mala racha del equipo, pero lo cierto es que el eibartarra comparece zomorro para completar una conversación entre los dos grandes representantes de la generación de los nacidos en 1997 en las horas previas a un derbi, en el que se estrenará el azkoitiarra. Mikel evidencia una cojera y tiene la rodilla enrojecida: “Es solo un golpe y veremos mañana, a ver cómo nos despertamos. Así es el fútbol, es lo que hay, las lesiones forman parte de nuestra vida también”.

CrisisEl segundo tema, obligado, no tiene gracia. Es serio. Sin quererlo ni beberlo y casi sin saber cómo, la Real atraviesa por un importante crisis. Oyarzabal prefiere pensar en positivo: “Estamos con ganas de que llegue el sábado. Cuando las cosas no te salen bien, la semana se hace larga, estás deseando que llegue el siguiente partido para darle la vuelta y en estas estamos. El domingo y el lunes, cuando las cosas están muy presentes todavía, es cuando peor estás, pero toca pasar página. El sábado hay otro partido y queremos darle la vuelta ya”. Para Zubeldia es el primer momento duro desde que forma parte del primer equipo: “Es un momento jodido. No será la primera ni la última, pero hay que afrontarlo. Tenemos un buen escenario para olvidar un poco todo esto e intentaremos dar lo mejor de nuestro juego para sacar los tres puntos”.

El extremo ya había vivido otros episodios desagradables: “Sí, cuando lo de Moyes y cuando el partido del Sporting que perdimos 5-1. Creo que esto es más gordo”.

La vida cambia mucho en el vestuario cuando la cosa no funciona, como reconoce el mediocentro: “Se nota un poquito, pero tampoco es un drama, la vida sigue. Es verdad que los que nos dedicamos a esto somos los que tenemos que sacarlo adelante y nosotros estamos muy animados para salir de aquí lo antes posible, y estamos en eso”. Y aparece un invitado inesperado, la presión: “No voy a mentir, sí que acojona un poquito (risas). Hay mucha presión, la gente vive la Real a muerte y eso se nota. Pero, como he dicho, nosotros vamos a dar lo mejor de nuestro juego y a salir de esto”.

Oyarzabal hace un sincero y directo llamamiento para que la afición no deje de apoyarles: “Entiendo que se enfade, porque las cosas no salen ni como quieren ellos ni como queremos nosotros, pero el año pasado cuando las cosas salían bien y la gente nos aplaudía, era más fácil todo para nosotros, porque sentíamos el apoyo de la gente, el cariño… Aunque ellos crean que en el campo no se nota, nosotros lo notamos. Y que estén jodidos en ese momento y nos silben, vale, lo entendemos, pero también, les pido que el siguiente partido sea un borrón y cuenta nueva. Vamos a hacer todo lo posible por satisfacerles”.

A vueltas con el estilo. Eusebio ha incidido en que deben insistir con el estilo. Los dos lo defienden. Primero Igor: “Lo tenemos muy claro, salimos desde atrás jugando, pero es verdad que a veces arriesgamos demasiado y hacemos regalos. Tampoco pasa nada por sacar el balón hacia arriba”. Después, más desafiante, Oyarzabal: “Cuando las cosas van mal se empieza a criticar el estilo, pero el año pasado, cuando nos estaban saliendo las cosas, también podía haber gente que decía que no le gustaba”. El Athletic fue el primero en desnudar su propuesta: “Es a lo que te expones, pero no se mira el lado de la moneda buena, quiero decir, cuando sales jugando, haces la ocasión y terminas en gol, jugando desde atrás;normalmente no se dice nada. Pero sí se miran los errores que en este caso, con este estilo, penalizan mucho. También tenemos cosas buenas, esa es mi impresión”.

Tampoco se puede pasar por alto que hace unas semanas se estaba hablando de luchar por títulos en Zubieta. Mikel sigue con el mismo tono: “Cuando las cosas no salen bien siempre se intenta buscar que éste dijo esto o que dijo aquello. Nos tenemos que dar cuenta de que lo que hicimos el año pasado tiene mucho mérito, porque llegar a dónde estamos, a las posiciones que estamos y jugando como jugamos tiene mérito. Hay que darse cuenta también que estábamos en tres competiciones y que, sobre todo Europa, los viajes, jugar entre semana dos partidos, también afecta”.

La copa El humillante KO en la Copa no ayuda. Zubeldia no elude su responsabilidad: “Yo me sentí culpable, no te voy a mentir porque fue salir y encajar dos goles. En el vestuario yo estaba jodidísimo, te puedes imaginar, todos con la mirada en el suelo, cabizbajos… Impresionaba, pero éste es mi primer año y seguro que va a pasar más veces… Ojalá que no sea así, pero hay que estar preparado y aprender”.

El delantero tampoco durmió casi nada esa noche: “Estás hundido, desde luego, todo el mundo sin saber qué pensar, sin saber qué ha pasado. Ves el partido al día siguiente y no ves una causa que digas Por esto hemos perdido.Se nos estaba complicando la cosa, no sabíamos cómo darle la vuelta y se nos complicó del todo”.

Ninguno de los dos piensa que Eusebio está especialmente tocado: “Ha tenido otros momentos así. A ninguno nos gusta perder, menos de esta manera, y aún menos tener una racha como la que llevamos ahora. Todos estamos mal, el míster también es normal que esté jodido, es su profesión y también tiene un papel importante en el equipo. Está como los demás”.

El derbi es la mejor vía de escape de las malas vibraciones. Zubeldia debuta en estas lides: “Todos estamos con muchas ganas. Para mí también es mi primer partido contra el Athletic. Estoy con muchas ganas de que llegue ese partido. Como dice Mikel, es un buen sitio para olvidar esta mala racha y dar una alegría a la afición”. Su compañero ya sabe lo que es ganar en San Mamés: “Al final vale lo mismo, son tres puntos. Anímicamente sí es importante, porque ganar en Bilbao es algo que te gusta. Desde pequeño, en categorías inferiores, es el partido que más te gusta ganar. Pero luego, durante el año, pierdas contra uno o contra otro, pierdes el partido, da igual contra quién. Pero sí, es un partido diferente”.

Cada derbi vasco la misma historia. En Gipuzkoa se vive más que en Bizkaia. Zubeldia no se lo traga: “Yo creo que el derbi lo vivimos todos parecido. Hay gente que lo vive a muerte, más que nosotros, pero nosotros sí que nos lo tomamos como un partido especial, ya que con el Athletic siempre tenemos un pique distinto”.

El azkoitiarra nunca ha visto a la Real en Bilbao desde la grada. Oyarzabal sí, aunque no con el estilo entregado de Aritz Elustondo: “Yo he ido sí, con el aita, tranquilo. Son formas de verlo, cada uno con la que más le gusta (risas)”.

Su generación superó a la del Athletic con el título en juveniles como mejor acreditación. Zubeldia recuerda la goleada del actual División de Honor del pasado sábado: “Esta semana también han ganado 4-1, también con Jon Mikel Arrieta de entrenador. Nos iban bien esos partidos. Yo me acuerdo que en uno de ellos me abrieron la cabeza, en Zubieta, en el Z-7. En una disputa de cabeza, no me acuerdo quién era. Me dieron dos puntos y seguí jugando”. Oyarzabal explica que los de su generación no se enfrentaron a ellos: “Estaban en el Vasconia, porque el Athletic lo hacía así, como ahora la Real con el C. Son Simón, el portero, Núñez, y Córdoba”.

Amistades para siempreLa buena relación entre los blanquiazules y zurigorris se suele forjar en las diferentes selecciones. Oyarzabal recuerda que juntos ganaron el Campeonato de las Territoriales: “Siempre te juntas con los de aquí y tenemos buena relación. Ese torneo que ganamos lo jugamos los cinco. Es un bonito recuerdo que guardamos, ya que estuvimos un total de un mes juntos y se hace mucha relación”.

Por ahora no hay piques. Al menos eso dice el medio: “No hemos hablado aún, allí ya lo haremos. En el campo no hay amigos, pero fuera nos llevamos todos muy bien”.

Como es lógico, ninguno se fía de los problemas del Athletic. Empezando por el eibartarra: “No empezó del todo bien. Pasó una mala racha, como la nuestra ahora. Le está empezando a dar la vuelta. En Europa se lo jugaron todo en el último partido, pero acabaron siendo primeros. Y luego vencieron en el campo del Levante cuando parecía que le iban a dar la vuelta al marcador. Ya sabemos cuál es el estilo del Athletic que es muy distinto al nuestro, con muy poco te hacen mucho daño. Hay que estar preparados y hacer un partido serio”.

Como buen azkoitiarra, Zubeldia no se cree lo de que tienen más garra: “Es lo típico. Siempre se dice que tienen carácter más agresivo, pero yo creo que eso no se nota en el campo. Nosotros lo damos todo, y en los derbis algo más”. Oyarzabal apuntilla: “Eso se dice fuera, pero en el campo todos actuamos igual”.

Lo que tampoco firman es que, a priori, parecen superiores. Oyarzabal corrige de inmediato: “Es un equipo diferente. Y su estilo también”. “Ni mejor ni peor, distinto”, coincide su compañero”.

Los blanquiazules arrastran la deuda de las dos derrotas el año pasado, que escocieron en su parroquia. Oyarzabal participó en los dos duelos: “Cometimos errores en los dos partidos. Esos derbis los marcan esos detalles”.

Igor no piensa que haya favoritos en choques de esta rivalidad histórica: “La gente puede pensar eso. Para mí no hay ningún favorito. Es verdad que ellos llegan en un momento algo mejor pero bueno, creo que el duelo se va decidir por detalles”.

A la hora de quedarse con uno de sus rivales, si pudieran, el centrocampista apuesta fuerte: “A Aritz, siendo donostiarra pegaría en este equipo”. Oyarzabal se decanta por un amigo, que además es su competencia directa: “A Córdoba, aunque juegue en mi puesto”.

El nuevo San Mamés es de esos estadios que no te dejan indiferente. Mikel lo reconoce: “Impresiona, no intimida. Cuando sales por primera vez con todo el mundo cantando sí que impresiona. Es una sensación diferente al de otros estadios y me parece muy bonito”. “¿Más que el Wanda?, pregunta su amigo. “Sí, más. Parecido, San Mamés es más cerrado”.

Como no podía ser de otra manera, el derbi vasco es el de las canteras, Zubieta visita Lezama. Oyarzabal no piensa que no saben venderse: “No lo creo. La realidad ya se sabe cuál es. Luego ya cada uno verá... El año pasado sacaron a Kepa, este año a Núñez, y Córdoba. Está claro que allí también hacen un gran trabajo. Y en Zubieta cada año sube gente del Sanse que se hace hueco en el primer equipo, y la labor que se hace aquí es para algo”.

Zubeldia tiene explicación a que ahora ningún realista valorado por el club decide cruzar la A-8: “Los que hemos subido de la cantera siempre hemos querido triunfar aquí. Antes no sé lo que pasaba y los motivos por los que se iban. Algunos se marchaban al finalizar su contrato o por cualquier otra cosa. Solo pensamos en triunfar aquí”.

relación desde alevinesSu relación data de hace muchos años. Concretamente desde los 10-11 años. El delantero tiene un recuerdo mucho más concreto que su compañero: “En alevín, en un torneo de Ermua que los dos lo jugamos con el Eibar. Yo jugaba ya allí e Igor fue de prueba. Todo el mundo quería que se quedase y al final se vino a la Real. Y yo me quedé más tiempo”.

A Zubeldia se le refresca la memoria con su respuesta: “Yo estaba en el Anaitasuna, y me llamó el Eibar para probar en un torneo. Jugamos juntos, y lo ganamos o quedamos segundos. Mikel siempre ha destacado con esa zurda. Se dice que son diferentes, pero este ha demostrado que sin duda lo es”.

Oyarzabal tampoco escatima elogios con el medio: “Le conocí antes, pero cuando vine a Zubieta era el referente. Yo venía a entrenar en cadete txiki y era la referencia, y así en todas las categorías que hemos coincidido. Era el foco donde miraba todo el mundo de mi generación”.

A la hora de definir al otro, comienzan las miradas cruzadas y las risas. Los dos se muestran especialmente cariñosos. Empezando por Mikel: “Me parece una persona tranquila que intenta pasar desapercibida y, hasta que coge confianza, seria. En el campo es lo mismo que fuera. Cuando juega, siempre está tranquilo, lo hace fácil y bien. Poco a poco se va a soltar, no es fácil jugar en Primera División, al principio te cuesta, y ya se está viendo que poco a poco lo está haciendo bien”.

Zubeldia recoge el testigo y no se queda corto: “Mikel es majo, buen amigo, siempre dispuesto a ayudar. Cuando hay confianza, cambia todo, y es gracioso. En el campo, Mikel siempre ha tenido la suerte de que ha echado hacia adelante. En eso se diferencia de mí. Jugamos en distinto puesto, y en el mío es más complicado arriesgar. Estaba convencido de que iba a llegar, en juveniles ya subió al Sanse”. El eibartarra también estaba seguro de que Zubeldia llegaría lejos: “Yo también. Siempre que llegas aquí hay un jugador que está por encima del resto y ese era Igor. Y mira ahora”.

sin límites Ninguno de los dos pone límites a la carrera del otro, aunque de momento mantienen firme su sueño de triunfar con la txuri-urdin. Igor bromea con el contrato de Mikel: “Si sigue en ese camino está claro que lo puede conseguir. ¿Si su cláusula es pequeña? No creo que digan eso. Estar aquí es un sueño y un premio. Cuando llegas aquí siempre piensas en llegar adonde estás ahora. Pero lo difícil es mantenerse”. Oyarzabal ni se altera ya con el tema: “Estoy tranquilo, me siento bien aquí y es donde quiero estar. Mi sueño siempre ha sido jugar en la Real y yo lo estoy cumpliendo”.

Es momento de agachar la cabeza y recibir palos, Los dos han escuchado muchas críticas que han tenido que aprender a digerir. Zubeldia se muestra desconfiado: “Seguro que hablan mal de mí a mis espaldas. Estoy preparado para escuchar lo que sea. Digan lo que digan yo voy a seguir hacia adelante, mejorando”. Oyarzabal lo relativiza todo: “Me da igual. De un día un para otro, cuando las cosas te van bien, todo el mundo te elogia, y cuando van mal, te critica. Así funciona esto”. “La misma persona un día te elogia y al siguiente te pone a caldo”, añade un Zubeldia que todavía aguanta muchas bromas en el vestuario: “Me vacilan por el acento azkoitiarra. Me lo tomo a cachondeo”. “Las bromas siempre son de buen rollo, así que siempre vienen bien”, explica el eibartarra.

Las mejores risas llega con otro tema, la pelota. Como buen azkoitiarra, Zubeldia era un magnífico pelotari: “Se me daba bien. Un día tuve que escoger entre el fútbol o la pelota y aposté por el fútbol. Me ha salido bien. Aunque me dio pena dejarlo. Cuando tenemos un día libre todavía voy a jugar con los amigos”.

La lógica dice que si calza un 47, Mikel debería tener unas manos perfectas para jugar en el frontón. Su desmentido es categórico: “No he cogido una pelota en mi vida. ¡Si hacía daño en la mano, no podía jugar! Cada vez que veía cómo le daban me dolía. A mí dame una raqueta o una pala”.

sus opciones Si se recupera del golpe que recibió ayer, algo que dependerá mucho de cómo se levante hoy, Mikel será titular indiscutible en Bilbao: “Yo quiero jugar, ya veremos lo que pasa”. Zubeldia cuenta con opciones de entrar si Eusebio decide repetir el mismo guion que en el Wanda, último encuentro en el que la Real rindió a buen nivel. Él no lo tiene nada claro: “Yo también lo daría todo por jugar. Es verdad que se trata de un partido especial que todavía nunca he jugado, pero ya llegará el sábado y decidirá el míster. Voy a ponérselo difícil”.

Oyarzabal y Zubeldia. Los dos guipuzcoanos y canteranos destacados de la Real. Prudentes e ilusionados. Su porra delata que no piensan en otra cosa que en regresar con los tres puntos. Ambos se decantan por un ambicioso pero a su vez prudente 1-2, “Con goles de Oyarzabal y Willian José. De Zubeldia desde el banquillo no”, bromea el azkoitiarra. “Goles de Prieto y de Willian”, sentencia el eibartarra, que empieza sin darle importancia a dar su resultado y acaba retorciéndose los sesos para clavar los realizadores. Que se cumplan sus deseos. Solo será la primera de las muchas veces que apuntan a tomar juntos San Mamés.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902