Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
bertako gaia

Legazpi también tuvo Belle Époque

Desde 1924 hasta 1952 los empresarios Patricio Echeverría y Patricio Elorza y sus descendientes construyeron magníficos palacetes en Legazpi. La mayoría de los proyectos se los encargaron al arquitecto Luis Astiazaran.

Reportaje y fotografía de Asier Zaldua - Domingo, 3 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:12h

votos |¡comenta!
Imagen

Galería Noticia

  • Imagen

La empresa de Patricio Echeverría y la papelera de Patricio Elorza trajeron unos años de esplendor a Legazpi. La localidad creció mucho y, al igual que en Donostia durante su Belle Époque, se construyeron magníficos edificios. La mayoría pertenecieron a estos empresarios y sus descendientes.

El primero de todos fue el del propio Echeverría, construido en 1924. El empresario encargó el proyecto al arquitecto Guillermo Eizagirre. Pero el artífice de la mayoría de las edificaciones fue Luis Astiazaran. Si Frank Gehry es el arquitecto de la transformación de Bilbao, Astiazaran es el del desarrollo industrial de Legazpi. Este arquitecto nació en Madrid en 1898 y falleció en Donostia en 1969. Sus padres eran guipuzcoanos y al terminar la carrera, en 1923, se instaló en Antzuola.

Su primer trabajo en Legazpi fue el palacio Elorza-Enea. Este edificio se construyó en 1927 y, a partir de entonces, Astiazaran se convirtió en el arquitecto de cabecera de los legazpiarras. Además de proyectar casas residenciales, viviendas y fábricas, trabajó para el Ayuntamiento. De hecho, ocupó el cargo de arquitecto municipal. Pocos habrán dejado semejante huella en un pueblo. En Legazpi todavía hay quien le recuerda como el arquitecto de los palacios.

Manolo Salmerón le dedicó un reportaje en la revista Txinpartak de la asociación Burdinola. En él se incluye la relación de los proyectos en los que trabajó: palacio Elorza-Enea (1927), proyecto de apertura de Kale Nagusia (1930), redacción de las ordenanzas de construcción de la villa (junto a Damián Lizaur, en 1931), casa Viuda de Elorza (1932), casa de Anastasio Arbide (1932), casa de Julián Lasa (1933), casa Hermanos Urmeneta (1934), casa de Tomás Echeverría (1939), casa de José Echeverría (1940), casa de Antonio Elorza (1947), campo de fútbol Latxartegi y subida al barrio San Ignacio (1948), ampliación de la fábrica COEL (1951), números 6 y 8 de Kale Nagusia (1951), casa de Cruz Echeverría (1951), casa de los hermanos Félix y Damián Elorza (1952), casa de Román Echeverría (1953) y barrio San Juan (1958). Además, hizo modificaciones en Agirre-Etxeberri en 1951 y 1960.

Astiazaran inició su obra con una arquitectura donde el eclectismo y el regionalismo estaban muy presentes, pero su inquietud le llevó pronto a la arquitectura moderna. Es en el campo de la arquitectura industrial donde realizó sus más señaladas obras.

Entre los edificios industriales diseñados por Astiazaran, destacan Sacem (Villabona, 1939), UCEM (Arrasate, 1939), SAPA (Andoain, 1942) y COEL (Legazpi, 1951). En su obra industrial predomina el estilo racionalista. Se trata de una corriente surgida en Europa tras la Primera Guerra Mundial, que busca utilizar solo lo esencial, práctico y funcional.

Pero en varios palacios y edificios de viviendas de Legazpi también utilizó elementos estilísticos propios de la arquitectura racionalista: en la casa de los hermanos Urmeneta, la de la Viuda de Elorza, la de Patricio Echeverría hijo y la de Anastasio Arbide.

Pero en la mayoría de los palacetes de Legazpi predomina la arquitectura regionalista. Este movimiento propone una búsqueda de la identidad mediante un retorno a la tradición. Acepta el valor de la tecnología moderna, pero busca una arquitectura adecuada a las características físicas y culturales de un lugar determinado. El regionalismo utiliza elementos románicos, barrocos, platerescos y renacentistas, junto con los propios de cada región.

Elorza-Enea El primer edificio que diseñó Astiazaran en Legazpi, el palacio Elorza-Enea, es un buen ejemplo de arquitectura regionalista. Se lo encargó el empresario papelero Patricio Elorza. Este hombre era hermano de la madre de Patricio Echeverría y se casó con una hermana de Patricio.

El palacio se construyó en 1927 y el propietario murió en 1930. Su viuda vivió en el edificio hasta su muerte, en 1964. En la Transición lo adquirió el PNV. Fue el batzoki de la localidad, hasta la escisión del partido. Después pasó a manos de EA. Desde 2001 es un hotel. El edificio está catalogado y protegido como bien arquitectónico de interés histórico-artístico.

Este palacio está situado en la calle Nafarroa, mientras que el resto se encuentran en la entrada del municipio y en la calle Santikutz. Salmerón pidió al fotógrafo Roberto Botija que describiera las características de los palacetes y en todos encontró elementos de distintas corrientes arquitectónicas e influencias de afamados arquitectos.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902