Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Gustavo Ariel Schwartz científico del centro de física de materiales (CSIC-UPV/EHU)

“Hay más racionalidad en el arte y más intuición en la ciencia de lo que se cree”

Gustavo A. Schwartz impulsó en 2011 ‘Mestizajes’, un encuentro entre la literatura y la ciencia que está a punto de celebrar su tercera edición en Donostia

Alex Zubiria Gorka Estrada - Sábado, 21 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

votos |¡comenta!
Gustavo Ariel Schwartz

Galería Noticia

  • Gustavo Ariel Schwartz

donostia- Del lunes al miércoles, San Telmo Museoa acogerá gracias al Donostia International Physics Center (DIPC) a científicos, escritores, artistas y físicos internacionales para abordar una unión que puede parecer complicada: literatura más ciencia. “Se trata de una conexión poco estudiada en el ámbito hispanohablante”, advierte Schwartz, “pero en territorio anglosajón existen facultades mixtas de ciencia y arte”.

¿De dónde surgió la inquietud por unir la literatura y la ciencia?

-Nació básicamente para cubrir una necesidad, la ausencia de espacios para que científicos, artistas, escritores y demás pudieran reunirse y discutir acerca de determinados temas. Temas que por su complejidad requieren de una mirada interdisciplinar.

¿Cuáles son los puntos de encuentro de las dos disciplinas?

-Hay problemas que son relativamente simples, y por su simplicidad pertenecen en exclusiva a una disciplina. Pero hay problemas más complejos que se sitúan en la frontera entre ellos, como por ejemplo la emoción. Tradicionalmente ha sido abordada por la literatura. La ciencia ha tenido muy poco que decir hasta hace unas décadas. Ahora en cambio la neurociencia comienza a abordar su estudio. En este tipo de problemáticas complejas se requiere de este mestizaje.

Imagino que esa unión es recíproca para las dos partes y que quien gana es la investigación.

-Se gana en una comprensión más amplia de cada tema. En el encuentro anterior estudiamos la metáfora, que parece algo exclusivo de la literatura. Sin embargo, en los últimos años ha habido una serie de estudios neurocientíficos acerca a ella. Es muy interesante ver cómo los científicos tienen cosas que aprender acerca de la metáfora y cómo los escritores pueden aprender sobre la metáfora a partir de lo que dicen los propios científicos. En esos cruces las dos disciplinas ganan y se investiga un territorio virgen que ninguna de las dos había estudiado.

Esta unión no se había explorado aquí, pero en el mundo anglosajón sí.

-Así es, ellos son más arriesgados. Tampoco lo llevan haciendo mucho tiempo, desde hace dos o tres décadas. Pero en Estados Unidos y en Inglaterra existen facultades mixtas de ciencia y arte. Aquí vamos como vamos con la educación.

Tradicionalmente siempre se ha dicho eso de ‘los de ciencias’ y ‘los de letras’, ¿eso está cambiando?

-En nuestro ámbito, lamentablemente no. Tengo una hija de 16 años que acaba de empezar Bachillerato y le obligan a elegir entre letras o ciencias. Mientras que en Alemania intentan estirar esa decisión lo máximo posible para que los chavales puedan tener distintas experiencias antes de tener que decidir entre una división tan tajante.

¿Aprende más un escritor del punto de vista científico, o un científico del punto de vista de un escritor?

-Uno de los aspectos más complicados de este mestizaje es precisamente cuantificar. Es cierto que por momentos daría la impresión de que la ciencia aprende más del arte, pero el aprendizaje que esta puede hacer de la ciencia es más difícil de calcular. Pueden aparecer nuevas estructuras literarias o nuevas formas artísticas que son resultado de explorar esas fronteras. Más allá de si una gana el 40% o el 50% de la otra, lo importante es que ambas aprenden cosas nuevas.

No obstante, cada una parte de un lenguaje diferente.

-Hay una creencia muy generalizada de que el método científico es como una máquina de hacer chorizos. Metes por arriba los datos y las ecuaciones, le das a la manivela y empiezan a salir teorías. Y no es así. El método sirve para verificar hipótesis, no para generarlas. Estas surgen de la intuición, por lo que el pensamiento racional solo no sirve. En cambio, en arte se piensa que un artista se guía por la intuición y por las musas, sin ninguna reflexión. Tampoco es así. Hay más racionalidad en el arte y más intuición en la ciencia de lo que se cree.

A lo largo de la historia las líneas de qué es ciencia y qué es arte han ido evolucionado. Por lo tanto, la pertenencia a uno u otro campo no siempre ha sido la misma.

-Efectivamente. Los límites han cambiado con los años, y al mismo tiempo hemos descubierto que esas fronteras eran completamente arbitrarias. La ciencia hace 50 años era incapaz de tratar la emoción, es más, era un tema que ni le incumbía.

Parece que la única diferencia entre las dos disciplinas radica en la forma de abordar cada tema.

-Sí, es cierto. La ambición de las dos es la misma, todos quieren tratar de comprender más la realidad. Las diferencias aparecen en la metodología. Pero si esas diferencias se aprovechan bien se pueden complementar y pueden favorecer el estudio de determinados aspectos.

A priori parece difícil que las dos, tan diferentes, pudieran llegar a una metodología en común.

-Todavía estamos lejos de eso. Lamentablemente no puedo decir cómo podrían llegar a ello, porque no lo sé. Quizás uno de los desafíos de los próximos años sea ese, buscar metodologías comunes.

Escuchándole llego a la conclusión de que diferentes disciplinas investigando un tema, sin tener contacto entre sí, pueden llegar a un punto en común que es un nuevo tema, ¿es así?

-Tal cual. Es un campo que aún se tiene que investigar mucho. Puede ser que los estudios híbridos ayuden a resolver un problema concreto o que de pronto surja algo nuevo e inesperado en otro sitio. Pero esas son las gratas sorpresas que a veces te depara la investigación, que estés buscando hormigas y te aparezca un elefante que no esperabas.

las claves

programa

Lunes 23. La mirada del universo material, por Luisa Etxenike, y¿Qué es la materia?, por José Edelstein. (18.00 horas). Expresiones de la materia, entre Menchu Gutiérrez y German Sierra (19.40 horas).

Martes 24. Lenguaje y pensamiento,por Jordi Fortuny, y Literatura digital, por Belén Gache. (18.00 horas). Evolución, complejidad y conciencia por Juan Ignacio Pérez y Xurxo Mariño (19.40 horas).

Miércoles 25. Materialidad de la conciencia, por Elixabete Etxebeste y Amalia Iglesias (18.00 horas). Neurociencia de la lectura, por Manuel Carreiras, y Poetas pensando que piensan,por Vicente Luis Mora (19.40 horas).

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902