Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

El hombre que murió al estallar un piso en Tudela se suicidó

La Policía Foral ha concluido que fue una deflagración voluntaria, no fortuita, programada con un explosivo casero

Jueves, 10 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Agentes de la Policía Foral, horas después de la explosión.

Agentes de la Policía Foral, horas después de la explosión. (Fermín Pérez-Nieves)

Galería Noticia

Agentes de la Policía Foral, horas después de la explosión.

PAMPLONA- La investigación llevada a cabo por la Policía Foral ha concluido que la explosión que hace un año se registró en una vivienda de Tudela y que costó la vida del colombiano Fredy Osma Gonzalez, de 43 años, fue causada de forma voluntaria por el propio finado, quien fabricó un explosivo químico casero denominado peróxido de acetona, con el que se quitó la vida. El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Tudela ha archivado recientemente la causa.

Agentes del Área de Investigación Criminal de la Policía Foral, integrados en la Policía Judicial de Tudela, la Brigada de Delitos contra las Personas, la Brigada de Campo de Policía Científica y la Brigada de Laboratorio de Policía Científica, en colaboración con agentes del Tedax de la Policía Nacional, han trabajado durante casi un año para esclarecer las causas y las circunstancias en las que se produjo la potente deflagración que tuvo lugar en la madrugada del 10 de agosto de 2016, en la primera planta del portal número 24 bis de la calle Fuente Canónigos de Tudela. En su dormitorio falleció el colombiano Fredy Osma Gonzalez, empleado de una empresa de limpieza y antiguo militar.

Una de las evidencias fundamentales en la investigación fue un albarán de una empresa dedicada a la venta de sustancias químicas

Aunque inicialmente se sopesó la hipótesis de la deflagración hubiese obedecido a alguna fuga de gas, pocas horas después del estallido esta sospecha se desvaneció al comprobarse que “la instalación seguía estanca” y que “no se habían producido consumos de gas desde el mes anterior”. “Nos enfrentamos al reto de investigar un hecho sin escena, ya que solo había un socavón, y con el único testigo fallecido”, recuerda el comisario principal de la Policía Foral Eduardo Sainz de Murieta, jefe del Área de Investigación Criminal.

Las pesquisas tomaron un rumbo claro ante los indicios que apuntaban a que la deflagración podía haber sido originada por la manipulación de sustancias químicas por parte del fallecido. Los investigadores de la Policía Foral fijaron dos líneas principales de trabajo: que la explosión hubiera sido producida de forma voluntaria o que se tratara de un accidente. “En el caso de una explosión accidental teníamos tres alternativas: si el autor estaba mezclando sustancias químicas por motivos laborales;si estaba preparando algún explosivo con el fin de atentar contra su expareja y madre de su hijo, o contra su familia;o si estaba fabricando algún explosivo con el fin de venderlo en el mercado negro para fines terroristas”, explica Sainz de Murieta.

una factura y un teléfonoUna de las evidencias fundamentales en la investigación fue un albarán de una empresa dedicada a la venta de sustancias químicas, firmada por un compañero de trabajo del fallecido, por la adquisición de agua oxigenada, acetona y ácido sulfúrico, ingredientes usados para la fabricación de peróxido de acetona o TATP, usado por organizaciones terroristas.

La otra pieza clave en el caso fue el teléfono móvil de Fredy Osma Gonzalez, que pudo ser reconstruido por los investigadores y que permitió recuperar sus últimas conexiones a Internet, que reflejaban acceso a páginas sobre fabricación de explosivos, pero también sobre el suicidio. - J.M.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902