Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Líderes en donantes

Gipuzkoa logró en 2016 una tasa de 88 donantes por millón de habitantes, lo que supone casi triplicar la de 2014 (un 166,7% más), gracias a la solidaridad y a la donación en asistolia

Ana Úrsula Soto Javi Colmenero - Domingo, 6 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Cirugía para la extracción de un órgano en los quirófanos del Hospital Universitario Donostia.

Quirófanos del Hospital Universitario Donostia.

Galería Noticia

Cirugía para la extracción de un órgano en los quirófanos del Hospital Universitario Donostia.

Donostia- “Esto no saldría adelante sin la generosidad de los donantes y sus familias”. Lucia Elosegi, coordinadora de Trasplantes del Hospital Universitario Donostia, no se anda por las ramas al responder a la pregunta de por qué, como dice el propio director gerente del centro sanitario, José Manuel Ladrón de Guevara, el equipo de obtención de órganos para trasplante les ha hecho ser “líderes en el mundo”, con una tasa de 88 donantes por millón de habitantes.

Hay varias razones, aduce la coordinadora. Por un lado, resalta tres factores: el “entusiasmo” de un equipo sanitario “muy bien informado”, la “concienciación de la población” que tanto tiene que ver con la solidaridad que muestran las familias a la hora de enfrentarse a tan difícil decisión, y poseer una “infraestructura sanitaria muy potente”. Por otro, aunque relacionado con lo anterior, las donaciones en asistolia.

La sociedad guipuzcoana y, por extensión, la vasca, siempre han mostrado una gran sensibilidad en torno a la donación, lo que se ha caracterizado en cifras que se situaban por encima de la media. Pero la aplicación de un modelo relativamente nuevo, la donación en asistolia, y más concretamente, la donación en asistolia de pacientes que sufren una parada cardiaca fuera del entorno hospitalario, ha disparado las cifras del hospital guipuzcoano.

En 2014, antes de que el Hospital Donostia comenzara a plantearse este tipo de donación, la tasa era de 33 donantes por millón de habitante (pmp). En 2015, cuando se comenzó a aplicar, subió hasta los 70 donantes pmp y, finalmente, el pasado año se alcanzaron los 88 donantes pmp, lo que supone un 166,67% más que en 2014 o, dicho de otro modo, casi triplicar la cifra de hace dos años.

muerte cerebral o paradaAntes de que se comenzara a llevar a cabo este modelo, los órganos que se trasplantaban procedían de personas que habían fallecido por muerte cerebral. “Por ejemplo, una persona que ha sufrido un ictus o un accidente de tráfico con un golpe fuerte en la cabeza, que le ha producido una hemorragia cerebral. Lo traen al hospital, lo operan, pero al final su cerebro muere. Estas son las personas que podían ser donantes de órganos”, explica Elosegi.

Sin embargo, hubo un factor muy importante que redujo una buena parte de ese tipo de donantes: la caída en picado de los fallecidos en accidentes de tráfico desde la entrada en vigor del carné por puntos en 2006. Aunque no fue el único motivo. Las muertes encefálicas también se redujeron por la mejora de los tratamientos o “la prevención” en el caso, por ejemplo, de la hipertensión.

Solo 12 hospitales en el Estado, entre ellos Donostia, extraen órganos de quienes mueren tras sufrir una parada cardiaca en la calle o en la playa

Con todo, los equipos de trasplantes se empezaron a plantear otros modelos de donación, como el de la persona que fallece por una parada cardiaca. El primero que puso en marcha en el Estado la donación en asistolia fue el Hospital de Santiago de Gasteiz en 2010. Se trata de una donación “controlada” en la que el perfil del donante es un “enfermo terminal al que los tratamientos ya no le hacen nada o una persona en coma por hemorragia cerebral que no hace muerte cerebral...”. “Llega un momento en que no se puede hacer nada más por ellos y se les retira el soporte vital. Cuando el corazón se para, se puede plantear una donación”, explica Elosegi.

Si tras una muerte cerebral la oxigenación de los órganos se garantiza mediante un respirador y una máquina que mantiene el corazón latiendo, cuando se produce una parada cardiaca se lleva a cabo una “circulación extracorpórea”, es decir, se “oxigenan los órganos de manera artificial”.

En los casos anteriormente descritos, el momento de la muerte suele ser “consensuado” con la familia y “programado”, de manera que la donación se puede llevar a cabo con cierto control. Hoy día, son un centenar de hospitales en el Estado, entre ellos el de Donostia, en Gipuzkoa, Cruces y Basurto, en Bizkaia, y Santiago, en Araba, los que llevan a cabo esta modalidad de donación.

Sin embargo, existe otra faceta de la donación en asistolia que resulta mucho más “complicada”, asume la coordinadora de trasplantes. De hecho, solo hay una docena de hospitales en todo el Estado que la llevan a la práctica y en la CAV, únicamente el Hospital Universitario Donostia.

“Si no tienes un servicio de emergencia muy comprometido, no se puede hacer”, advierte Elosegi refiriéndose al servicio de ambulancias, que en Gipuzkoa desde el principio se ha “implicado muchísimo” para que si a una persona “fallece de parada cardiaca en un domicilio, en la calle o en la playa le podamos ofrecer la posibilidad de donar”.

un centenar de profesionalesEs una modalidad en la que los equipos se mueven a contrarreloj, con un gran “estrés” y requiere, además de la implicación de los servicios de emergencia, de una “infraestructura bestial”. “Aquí, además, tenemos una UCI con 48 camas -donde se mantiene al paciente antes de llevarlo al quirófano para la extracción del órgano- muy potente”, añade Elosegi, quien no olvida que la disposición de los coordinadores es total los 365 días las 24 horas -“cuando nos llaman, tenemos que estar en un cuarto de hora en el hospital”- . Todo ello hace que el centro guipuzcoano haya podido plantearse este programa de donación y “por eso tenemos 88 donantes por millón de habitantes”. No solo son más, sino que además son “más jóvenes”.

Si en un trasplante habitual la logística es muy importante, en estos casos es vital. “Hay que tener en cuenta que entre servicios de emergencia, celadores, personal de aeropuerto, UCI, quirófano, etcétera, en una donación se pueden emplear un centenar de personas”, asegura Elosegi, que lleva nueve años como coordinadora de trasplantes. “Somos un equipo”, recalca.

En estos primeros seis meses, el ritmo también está siendo frenético. “Si seguimos así, vamos a obtener buenas cifras”, afirma, aunque sin querer aventurarse, porque lo de 2016 fue excepcional.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902