Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

¿A las órdenes de quién?

la política de la casa blanca en medio año es de serial. las dudas ante este caos alcanzan a republicanos de pro

Domingo, 6 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:11h

También la familia Trump está metida en los ajos del ‘culebrón’ de su política.

También la familia Trump está metida en los ajos del ‘culebrón’ de su política.

Galería Noticia

También la familia Trump está metida en los ajos del ‘culebrón’ de su política.

Cumplido ya medio año con Donald Trump en la Casa Blanca, cada vez hay más dudas entre sus seguidores de que sea capaz de controlar sus instintos y comportarse como presidente a causa de la serie de sorpresas y hasta payasadas que parecen haber convertido a la Casa Blanca en escenario de una novela televisada.

El más reciente de los episodios de este serial acabó la semana pasada con la dimisión de dos funcionarios, fieles de primera hora. Uno de ellos, el jefe del gabinete presidencial Reince Priebus, es un profesional respetado de la política que hizo malabarismos para mantenerse neutral durante las elecciones primarias y, luego, para mantenerse al lado de Trump.

Ambos se vieron obligados a dejar sus cargos por la llegada de Anthony Scaramucci, un hombre que parece tener el nombre apropiado pues su actuación recordaba al tradicional payaso de Scaramouche de las comedias italianas. Scaramucci, que viene del mundo de las finanzas y las relaciones públicas, se apresuró a criticar a Priebus y casi acusarlo de filtrar a la prensa informaciones negativas acerca de Trump. No solo eso, sino que utilizó palabrotas y un lenguaje demasiado vulgar para que lo repitieran los medios informativos, aparte de amenazar a sus colegas con mandarlos a vender chucherías en la calle para ganarse la vida.

La situación parece haber colmado el vaso y hasta los más acérrimos defensores de Trump empiezan a criticarle. No son solo ya medios informativos como The Wall Street Journal, que mantuvo siempre una distancia prudente, sino incluso condenan el lastimoso espectáculo quienes se habían echado en brazos de Trump, como la cadena Fox TV, o el ex presidente de la Cámara de Representantes Newton Gingrich -quien le ha defendido a capa y espada hasta el punto de ser recompensado con el nombramiento de su mujer, Callista Gingrich, como embajadora en el Vaticano-.

Como en tantas otras ocasiones, Trump se sacó de la manga otra maniobra y recurrió a un personaje sólido y respetado para poner orden en la caótica Casa Blanca: su nuevo jefe de gabinete es ahora el general de cuatro estrellas, sin afiliación política a ningún partido, John Kelly, un hombre sin compromisos políticos en Washington y conocido por su eficiencia tanto en sus años de vida castrense como en los pocos meses que ha estado al frente del Departamento de Seguridad Interna.

Trump va renovando su equipo con pesos pesados, pero le duran poco. Y enseguida busca nuevas promesas de lealtad ciega

Su primera medida fue eliminar al causante de la dimisión de Priebus y del director de comunicaciones Sean Spicer: Anthony Scaramucci fue escoltado fuera de la Casa Blanca a las pocas horas de la toma de posesión de Kelly sin que, aparentemente, su protector Donald Trump levantara un dedo para defenderlo.

La gran esperanza de quienes desean una vuelta a la normalidad en el gobierno de Washington es que con Kelly se imponga la disciplina y que el personal deje de ir por libre y forme un equipo coherente.

También hay quienes esperan que incluso lo respete Trump, pues el presidente es un hombre que conoce bien la disciplina militar: cuando era un adolescente, sus padres lo enviaron a una academia militar, el tipo de escuela al que acuden quienes desean seguir la carrera de las armas… o cuyos padres no puede controlar en casa y tienen suficiente dinero para enviarlos lejos bajo un control férreo.

En la New York Military Academy, un escuela privada a casi 100 kilómetros de Nueva York, el díscolo joven pasó cinco años hasta que se graduó como cadete y considera que allí aprendió más de lo que muchos militares aprenden en sus carreras. De ser así, no lo utilizó pues no tuvo mayor interés en la vida militar y se acogió a todas las prórrogas para evitar ir al frente en la guerra del Vietnam.

Trump se refiere a Kelly con respeto y lo trata de “general”, algo que hace esperar a muchos que efectivamente le dejará las manos libres y cumplirá con las promesas de permitirle que mantenga una estructura de mando.

Tal vez sea así, pero no debemos olvidar que, si bien Trump aprendió las normas militares en sus años de cadete, esto no significa que ha de dejar campo libre al general. Al contrario, podría ser que no vea en Kelly a un general que da órdenes, sino a un militar que sabe obedecer a sus superiores. En este caso… al presidente de Estados Unidos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902