Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde la Avenida de Tolosa

El mismo idioma

Por Adolfo Roldán - Lunes, 31 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Pedro Sánchez pronunció ayer una solemne perogrullada durante la clausura del 13er Congreso de Andalucía: “Susana, tú y yo hablamos el mismo idioma”. Sánchez y Díaz no se habían visto las caras desde el 39º Congreso Federal del PSOE. Hacia el mediodía aparecieron juntos en el hall del hotel donde se ha celebrado el cónclave de los socialistas andaluces. Ninguno de los dos líderes se miraron a los ojos, la mirada era esquiva y distante. El PSOE sigue partido en dos, tal vez decapitado, sin que nadie zurza el desgarro con puntada segura. La tensión se mascó ayer, con sabor a hamburguesa. Unos junto a los otros, sin comunión de ideas, solo soldados por un amasijo de ambiciones y deseos de poder. Sánchez creó su ejecutiva federal sin susanistas,demostrando desconfianza. Díaz se olvidó de los sanchistasen el nuevo equipo que acaba de formar. La baronesa andaluza no le mencionó a Sánchez ni una vez en su discurso inaugural, y tras la réplica del secretario general, ella le prometió lealtad pero no subió a darle un abrazo, ni a hacerse la foto de familia. Fue entonces cuando Pedro Sánchez dijo compartir el discurso de la secretaria general de Andalucía, concluyendo con ese: “Susana, tú y yo hablamos el mismo idioma”. Al margen del sentido popular que da a la frase, existe un significado auténtico, que es adonde yo quería llegar. Se puede hablar el mismo idioma, pero decir cosas diametralmente distintas, transmitir ideas antagónicas, y predicar actuaciones opuestas. El hablar el mismo idioma no supone unidad, ni complicidad, ni siquiera amistad o compañerismo. El idioma tiene que ir unido al corazón, a una misma voluntad, a un ideal, a un querer sin traiciones, ni engaños. Al PSOE de Sánchez y Díaz le queda mucho trabajo por hacer, una tarea de pico y pala. La culpa no es de Podemos, ni del plurinacionalismo, ni del soberanismo, ni de Puigdemont. La responsabilidad es de unos líderes torpes y anticuados que no están a la altura de lo que demanda la sociedad y los tiempos actuales, cegados por sus propias ambiciones.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902