Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

La incineradora de Zubieta comenzará a ser “visible” a finales de año una vez asentado el terreno

La construcción de las primeras naves arrancará en septiembre
La segunda fase del proyecto, que incluye las plantas de biometanización y escorias, se iniciará a mediados de 2018 con una inversión de 37 millones de euros
Todo el complejo estará concluido para 2019

Jorge Napal Iker Azurmendi - Sábado, 29 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

El movimiento de tierras es incesante estos días en Zubieta en la fase previa a la construcción del complejo medioambiental.

Galería Noticia

El movimiento de tierras es incesante estos días en Zubieta en la fase previa a la construcción del complejo medioambiental.

donostia- La maquinaria sigue removiendo tierras estos días en el alto de Zubieta. Las obras de construcción del complejo de gestión de residuos de Gipuzkoa no van a parar ni en agosto. La primera fase del plan, que arrancó hace dos meses e incluye la polémica incineradora, sigue adelante según lo previsto. La infraestructura comenzará a ser “visible” a medio plazo. Según los cálculos del Ejecutivo foral, una vez asentado el terreno, la construcción de las primeras naves se iniciará a partir de septiembre, de modo que para finales de año “será palpable” la evolución de la obra. “Será entonces cuando empezaremos a ver edificio”, avanzó ayer el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, a preguntas de los periodistas.

La Diputación sigue ganando tiempo al tiempo para dejar solucionado el problema de los residuos antes de que finalice la legislatura. Seis años después de la colocación de la primera piedra, el pasado 10 de mayo se dio inicio con carácter definitivo a las obras de este complejo medioambiental que fue paralizado por el Ejecutivo foral cuando estuvo presidido por Bildu entre 2011 y 2015. “Queremos dar por finalizada esta gran pesadilla”, expresó ayer de un modo gráfico Asensio, que compareció ante los medios de comunicación junto al director de Medio Ambiente, Félix Asensio, para dar cuenta de la segunda fase del complejo medioambiental, cuyas obras se iniciarán en mayo de 2018.

Se completará así la infraestructura para la gestión de los residuos de Gipuzkoa de manera que esté operativa para mediados de 2019.

Pero antes de esa fecha hay trabajo que hacer. El presidente de GHK ha convocado a la asamblea del Consorcio de Residuos el próximo 5 de septiembre para aprobar el inicio de los trámites de contratación de esta segunda fase, que incluye una planta de biometanización y otra de maduración de escorias.

Ambas se ubicarán en el Polígono de Eskuzaitzeta, en el ámbito de Zubieta, sobre una parcela de casi 32.000 metros cuadrados, y a unos 300 metros de la incineradora. Según avanzó ayer Asensio, la inversión prevista para la segunda fase del complejo se sitúa en torno a los 37 millones de euros.

El consejo de administración de GHK ha dado esta semana su visto bueno al anteproyecto y el plan de viabilidad de las dos nuevas plantas. Una vez ratificados por la asamblea, darán inicio a los trámites para sacar a licitación un contrato de concesión para construirlas y gestionarlas, una fórmula similar a la usada en la primera fase, por la que ya se construyen la planta de valorización energética o incineradora y la de tratamiento mecánico-biológico (TMB).

La ejecución de la segunda fase se realizará paralelamente a la primera, y está previsto que las obras finalicen simultáneamente en la presente legislatura.

Todo ello si no hay ninguna otra sorpresa por el camino, algo que parece descartar la Diputación. En relación a los diferentes recursos interpuestos durante este largo proceso, y a preguntas de este periódico, Asensio no vio motivos para más demoras. “De momento todo lo que ha llegado a los tribunales se ha resuelto a favor del Consorcio y la Diputación, lo que consolida la situación legal de la infraestructura”.

Sí se mostró más preocupado por la situación en la que queda Gipuzkoa durante los próximos dos años hasta que finalicen las obras del complejo medioambiental. “Seguimos teniendo un problema muy serio”, advirtió.

El territorio genera un total de 160.000 toneladas de fracción resto, y por el momento la única alternativa es el vertedero de Mutiloa, con capacidad para 100.000. Se da la circunstancia de que en menos de dos semanas expira el contrato con el vertedero de Meruelo (Cantabria), por lo que Gipuzkoa se queda con una única infraestructura de vertido y tratamiento que resulta a todas luces insuficiente.

Desde GHK se está trabajando para dar con una solución transitoria. “Una vez que tengamos las infraestructuras que necesitamos se clausurará Mutiloa, pero de aquí a 2019 necesitamos dar cabida a esas 60.000 toneladas al año, un problema que hoy por hoy está sin resolver”, admitió.

30 puestos de trabajoCon respecto a la segunda fase del plan, según las previsiones que maneja la Diputación, Asensio detalló que la empresa o grupo empresarial que resulte adjudicatario deberá hacer frente a una inversión del orden de 37,4 millones de euros. La planta creará previsiblemente 30 puestos de trabajo y obtendrá unos ingresos estimados de 6,5 millones anuales, de los que la mayoría (el 77%) procederá de un concepto fijo por disponibilidad y el resto será variable en función de la tonelada tratada.

La instalación destinada a biometanización tendrá una capacidad inicial para tratar 40.000 toneladas al año de materia orgánica. La planta de escorias tratará por su parte los restos sólidos procedentes de la incineradora, tendrá una capacidad de 52.000 toneladas al año y los transformará en “áridos” que se pueden usar en obra pública, para rellenos y carreteras.

En cuanto a las cenizas de la incineradora, Asensio señaló que supondrán “sólo el 3%” de la basura no reciclable que se quemará y “necesitará tratamiento por parte de gestores autorizados”.

segunda fase

Plan previsto. El inicio de las obras de la segunda fase se estima para mayo de 2018, con un plazo de construcción de doce meses. Su puesta en marcha está prevista para 2019. Incluye dos plantas:

Biometanización. Tendrá una capacidad inicial de tratamiento de 40 toneladas anuales y recibirá materia orgánica recogida selectivamente.

Valorización de escorias. Esta segunda planta tratará los restos sólidos procedentes de la planta de valorización energética, y tendra una capacidad para 52.000 toneladas al año.

compostaje


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902