Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

99 años juntas

La zumarragarra Felisa Calvo Eizagirre cumplió el lunes 100 años. 99 de esos 100 años los ha pasado con su hermana pequeña Paquita. Son inseparables, pues se complementan. ¡Y pobre del que se meta con una de ellas!

Reportaje y fotografía de Asier Zaldua - Miércoles, 26 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Felisa y Paquita Calvo Eizagirre, en su casa.

Felisa y Paquita Calvo Eizagirre, en su casa. (Asier Zaldua)

Galería Noticia

Felisa y Paquita Calvo Eizagirre, en su casa.

Cada vez más gente alcanza los 100 años edad. Lo que no es tan habitual es que dos personas vivan 99 años juntas. Es el caso de Felisa y Paquita Calvo Eizagirre. Estas dos hermanas han compartido toda su longeva vida. Paquita cumplirá 99 años el 4 de octubre y Felisa cumplió 100 el lunes. Por supuesto, lo celebraron juntas.

Estas dos hermanas nacieron en Zarautz, de donde era su madre (Dolores). Su padre (Fidel), en cambio, era castellano: de Poza de la Sal (Burgos). Era ferroviario y trabajó en el ferrocarril de los Vascongados.

Los Eizagirre tenían un bar y una pensión y el ferroviario burgalés solía frecuentar el negocio de esta familia. Así fue como conoció a la que después sería su mujer. Se casaron en Zarautz y vivieron en Durango y Mekolalde (Bergara), antes de venir a Zumarraga.

Dolores murió siendo muy joven y sus dos hijas siempre la han echado en falta. No tienen más hermanos y la muerte de su madre les unió aún más. Paquita se quedó en casa cuidando de su padre. Felisa, en cambio, trabajó en la ferretería de Ramón Mendia y en la oficina de la empresa Orbegozo. Su padre también murió cuando aún eran jóvenes. Esa muerte acabó por hacerles inseparables.

La soltera y la casada Felisa no se casó. Paquita sí. Tuvo cinco hijos: tres chicos y dos chicas. La boda de Paquita no les separó: siguieron vivendo juntas. Sus tres hijos mayores nacieron en Kalebarren y los dos más jóvenes en Ciudad Jardín. Los chalets de este barrio son bifamiliares: Paquita y su marido compraron una vivienda y Felisa la de al lado. No tardaron mucho en derribar el tabique que separaba las dos casas. “A nosotros la casa se nos quedó pequeña y las chicas dormíamos con la tía. Para ir a la cama teníamos que salir a la calle y en invierno era muy duro, por lo que tiramos la pared y con las dos casas hicimos una”, comenta Montse Torner, hija de Paquita.

Ella y sus hermanos dicen que tienen dos madres. “Cuando me preguntan a quién de las dos quiero más o de quién me voy a acordar más el día de mañana, me quedo sin palabras”, reconoce la hija de Paquita.

Su hermano Ignacio recuerda una anécdota muy divertida. “En cierta ocasión, nuestra tía llamó a Barrena el electricista y, para presentarse, le dijo que era Felisa la de Torner. Nuestra madre se cogió un cabreo... La ama siempre ha sido muy celosa, pero era como para pensar que nuestro padre tenía dos mujeres”.

Dos mujeres muy unidas, pero distintas. “A la ama le ves venir enseguida. Es muy directa. La tía es más cerebral, más diplomática. Le suelo decir que debería ocupar el cargo de Rajoy. Cuando le preguntas qué quiere, antes de responder suele pensar qué quieres tú que te diga. La ama, en cambio, es más espontánea”, comenta Montse Torner.

Agradecen mucho lo que su tía ha hecho por ellos. “Nuestra tía siempre ha vivido con nosotros, siempre ha estado con nosotros. No teníamos que ir a ningún lado para verla”, añade Ignacio.

Reparto de trabajos Las dos mujeres se repartían las labores del hogar. “La tía se encargaba de repararnos la ropa. Y a la hora de cocinar, era más sibarita que la ama. Preparaba solo unos pocos platos, pero los bordaba: el bacalao, los callos, los caracoles... Qué trabajo se tomaba...”.

En definitiva, las dos hermanas son inseparables. Se necesitan. Lo que le falta a la una, lo aporta la otra. Forman un tándem perfecto. ¡Y cuidado con que alguien se meta con una de ellas! ¡Tendrá que vérselas con la otra! “Si empiezas a discutir con una de ellas, la otra enseguida se pone de parte de su hermana. Te quedas en minoría y te tienes que callar. Se quieren mucho”, explica Montse.

Las dos hermanas siguen la conversación en silencio, pero cuando escuchan eso, Paquita sale al paso. “Hemos discutido mucho”, puntualiza. ¡Es que si en 99 años no hubieran discutido, serían merecedoras del Nobel de la Paz!


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902