Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Crónica

Acomodado

Por. J. J. Forcada - Miércoles, 26 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Bryan Ferry, en un momento de su actuación de ayer en el Kursaal.

Bryan Ferry, en un momento de su actuación de ayer en el Kursaal. (Foto: Javi Colmenero)

Galería Noticia

Bryan Ferry, en un momento de su actuación de ayer en el Kursaal.

Hacía exactamente diez años de la primera y única visita de Bryan Ferry al Jazzaldia, y ayer volvió para cerrar los conciertos del auditorio de este festival. Su concierto levantó mucha expectación y se llegó al sold out. Él sabe que el público quiere escuchar las canciones de toda la vida y quiere dejar un poso de satisfacción en el oyente, de modo que ofrece lo que se le pide. No escatima en gastos y lleva una poderosa banda que estiliza a la perfección sus clásicos: nueve músicos y dos coristas.

Con esta costumbre de adelantar una hora los conciertos de la última jornada, a más de uno le pilló a contrapié el inicio del concierto.

A las 17.29 horas ya estaban sonando las primeras notas de un concierto que duró 90 minutos exactos en los que, sin apenas pausas, fueron sucediéndose hasta 21 canciones. Canciones en su mayoría de hace más de 30 años, de la edad dorada de Roxy Music básicamente.

Se trata de agradar, así que lo de crear, por el momento, Ferry lo deja a un lado. La primera percepción que nos llegó fue la poca fuerza de la voz del británico, que nota ya el paso de los años y se apoya en los coros de Bobbie Gordon y Alfonso Thornton para salvar esa papeleta.

Abrieron con The main thing, del disco Avalon, mientras el público todavía se acomodaba, era cuestión de ajustar los niveles. Slave to love sonó envolvente, aterciopelada. Hay artistas que ofrecen muchas veces versiones irreconocibles de sus propios temas y otros que intentan ajustarse al original lo máximo posible. Bryan Ferry es de estos últimos, algo que resulta más amable para el público, pero se echa en falta algún tipo de sorpresa. En ese sentido, quizás los matices de los guitarristas figuraron entre lo más atractivo de la tarde, tanto por parte del danés Jacob Quistgaard como del versátil y viejo maestro Cris Speeding.

A waste land, con Ferry al teclado, sonó atractiva, medios tiempos que resaltaban con el saxo de Jorja Renn coloreando el tema. Windsdept, que pertenece al mismo disco que la anterior, es decir, Boys &Girls (1985), transcurrió sin sobresaltos, no hubo demasiada complicidad entre cantante y público y parecía que todo el mundo esperaba que pasase algo. Bete Noire es un disco del año 1987 del que interpretó el tema homónimo y también Zamba, algo más oscuros;quizás empañados por unos arreglos un tanto empalagosos.

Del primer disco de Roxy Music rescataron Re-make/Re-model con un gran Spedding de nuevo y con un solo de saxo que, estando dentro de un Jazzaldia, nos dejó una extraña sensación. La implicación del público empezó a ser más alta. Llegó uno de los grandes éxitos, More tan this, una gran canción que cantó en un tono más bajo, otra prueba más de las limitaciones vocales de Ferry. Avalon la interpretó con sentimiento y mereció el fuerte aplauso recibido. Fue el momento en el que cambió el tono general, el público se sintió partícipe del espectáculo y bailó con ese gran éxito que es Love is a drug.

Siguieron pisando el acelerador y convencieron con Virginian Plain, con la que sonaron potentísimos;y contagiosos también con Let’s stick together. Hicieron una cover de What goes on y no podía faltar el clásico de John Lennon, Jealous Guy, que fue recibido con euforia. El público ya estaba preparado para ser despedido. Lo hizo con Editions of you, con la que concluyeron 90 minutos exactos para un concierto que nos dejó una sensación de cierto desapego. Un bolo más, bien hecho, pero sin mucho que aportar.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902