Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Crónica

Pura energía

Por. J.J. Forcada - Domingo, 23 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Hiromi, muy expresiva, y Castañeda, durante su concierto de ayer en el Kursaal.

Hiromi, muy expresiva, y Castañeda, durante su concierto de ayer en el Kursaal.

Galería Noticia

Hiromi, muy expresiva, y Castañeda, durante su concierto de ayer en el Kursaal.

supongo que es la primera vez que el Jazzaldia donostiarra programa un concierto en el que los dos únicos instrumentos sobre el escenario son un piano y un arpa, una fusión totalmente atípica. El arpa apenas aparece en los anales de la historia del jazz, habría que recordar a Alice Coltrane, no mucho más, pero ahí tenemos al colombiano Edmar Castañeda enfrentándose a ese torbellino sonoro que es Hiromi en su cuarta visita al Jazzaldia.

¿Hasta qué punto es necesaria una técnica depurada y exquisita a la hora de crear? ¿Es más importante esto o conseguir transmitir emociones plenas y desconocidas? Desde luego, Hiromi, si de algo está sobrada, es de técnica y lo demuestra en todo momento. Su complicidad con el piano es absoluta, la digitación es espectacular. Con esto tiene ganado al público desde el inicio, lo sabe, lo comprueba y eso le anima. La actitud de los dos músicos fue apasionada y se fueron intercalando protagonismo a lo largo del concierto. Él con su arpa hizo las funciones de bajista y enseguida comprobamos que iba a ser un duelo amistoso entre dos virtuosos.

Lo ponen en evidencia en A Harp in NY, tema de Castañeda con el que abrieron la velada. El arpista es también el compositor de un tema homenaje al gran bajista Jaco Pastorius, fallecido hace 30 años de forma violenta, For Jaco, con el que demuestra las capacidades sonoras graves que tiene el arpa en una pieza con aire funk y donde Hiromi se atrevió con las cuerdas interiores del piano y alguna manipulación artificial del teclado, consiguiendo un sonido metálico casi desafinado. La demostración del arpista nos descubrió sonoridades desconocidas de su instrumento mientras Hiromi trataba con violencia el teclado. La japonesa presentó las distintas piezas mezclando castellano e inglés y dedicó al público presente Place to be, un tema pensado para piano solo pero que compartió con un Castañeda que le aportó una mayor dosis de dulzura si cabe a un tema ya de por sí excesivamente blando.

Castañeda es colombiano, se fue jovencito a Nueva York y dijo que todo lo que le ha dado la vida se lo debe a “Jesús de Nazareth”, al que dedicó una pieza interpretada en solitario y en la que comprobamos claramente las posibilidades de este instrumento en el que con la mano izquierda toca el bajo y con la derecha las melodías de escalas interminables.

Presentó a continuación una suite de cuatro movimientos, The Elements, escrita expresamente para esta extraña y no habitual pareja de instrumentos y para esta gira con Castañeda. Air tiene un tono un tanto new age, relajado, y donde frena y acelera a su antojo con habilidad pasmosa. El sonido brillante del arpa subraya esa apreciación que desaparece con el segundo movimiento,Earth, violento, trágico, aceleradísimo. El porcentaje de notas por minuto es estratosférico, como una carrera, y no hay tiempo ni para tomar aliento. Se responden el uno al otro y el épico final entusiasma a un público totalmente entregado a los artistas. El tercer elemento es Water, en el que el arpa nos hace sentir como el agua, fluye cristalina , trasparente, sin molestar, melodías que se repiten, que acarician, parece que vuelve la relajación.

Hiromi sonríe al público mientras toca sin mirar para nada al piano y sigue con su torrente de notas y sus escalas interminables. El cuarto elemento es Fire, vuelve el drama, la tragedia incluso, pieza nerviosa con cierto aire latino, velocidad endiablada, Edmar extrae al arpa sus notas menos amables y ella es un espectáculo, se levanta, se sienta, se retuerce, ¿quién es más rápido? ¿Tú o yo? Cierra la tapa del piano y toca encima, el arpista también percute sobre la caja de resonancia de su instrumento. El público, exaltado, respondió con entusiamo. “Pura energía”, me comentan desde al lado. Y en el bis recuerdan a 'Chick Corea'.

con Spain. Efectivamente, este experimento funciona, el duelo final en el que se relevan el protagonismo termina por rubricar un concierto que satisfizo a la gran mayoría y en el que la técnica ganó por goleada a la emoción.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902