Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Una fiesta del arte

Donostiartean exhibe el trabajo de 150 artistas en un ambiente festivo y ofrece nuevas maneras para que el público se acerque a la pintura y la escultura

Un reportaje de Marta Esnaola. Fotografías Ruben Plaza - Sábado, 22 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Las obras doradas de Karol McQuade atrajeron al público.

Las obras doradas de Karol McQuade atrajeron al público.

Galería Noticia

Las obras doradas de Karol McQuade atrajeron al público.Una mujer observa varias de las obras.Los más pequeños también pudieron disfrutar del arte.

Que Donostiartean se ha reinventado es algo que se puede observar nada más entrar a las salas del Kursaal. Se escucha música de fondo y hay gente de todas las edades conviviendo con el arte. Donostiartean International Art Night Market celebró ayer su segunda jornada en la que, a partir de las 18.00 horas, el público pudo disfrutar de obras de más de 150 artistas representadas por galerías de 35 países. Esta cuarta edición se ha caracterizado por romper con lo “serio” del arte y por ello, muchos donostiarras pudieron disfrutar ayer de nuevas maneras de acercarse a la pintura y la escultura, entre otras disciplinas.

Nada más bajar las escaleras del Kursaal, el público se encontraba con un puesto que perfectamente mostraba de qué se trataba el arte para todos. El artista extremeño Ceferino López, con su proyecto Chucherías de arte, trataba de mostrar el arte de la ilustración como un objeto de regalo, trasladándolo a otros formatos como broches o imanes. “Tratamos de mostrar el arte con formatos artesanales, que sean baratos y fáciles de atraer a la gente”, señaló el artista, quien vendía objetos con precios alrededor de los seis euros. “La gente se acerca y compra, es algo que funciona bien”, aseguró.

Pero la feria ofrecía ayer también opciones muy originales para acercarse al mundo de las exposiciones como, por ejemplo, a través de la realidad virtual. La galería andorrana Pilar Riveraygua trasladaba al público a una galería de 3 metros cuadrados con sólo ponerse unas gafas especiales. “Da un poco de vértigo, pero a la gente le resulta muy curioso, es como si estuvieran realmente allí”, explicó Adriana Rossello, la responsable de la iniciativa. Al lado, los más pequeños se acercaban al arte a través de los grafitis;disponían de unos lienzos en blanco en la pared y, entre risas, los llenaban de color. También en esa zona “menos seria”, el público acudía a por una cerveza o un cóctel especial, por lo que se creaba “un ambiente festivo”, según señaló el camarero Jon Dávila.

Aun así, el arte era el mayor protagonista y galerías de Europa, Latinoamérica y Asia llenaban de pinturas y esculturas el espacio. Por ejemplo, la artista Karol McQuade, de Costa Rica, contaba con un puesto para exponer sus trabajos, en los que predominaba el dorado. “Es el color de la prosperidad, me hace feliz”, señaló la artista, quien también recurre mucho a mostrar la lluvia, “para hacer ver que después siempre sale el sol”. La artista destacó su cuadro El comienzo, ya que los visitantes dijeron que veían una bahía o un estadio lleno de gente, entre otras cosas: “Me gusta que cada uno vea algo distinto”, aseguró.

Donostiartean dedica un espacio para el arte vasco, con puestos de proyectos de Irun y Hondarribia

La galería alemana Comebeck LTD, por su parte, exponía a una selección de artistas de su país. Con sus paredes llenos de color, su galerista destacó la obra de Gisela Griling y de Dieter List, un artista que crea obras con vendas y que la galería quiere catapultar internacionalmente.

Por otro lado, la artista bilbaína Amaia Fernández Fariza acudió a Donostiartean con una escultora y seis pintores, por lo que la variedad era su seña de identidad: “Hay óleos de gran formato, hay hiperrealismo, fotografía y muchos temas cotidianos”, explicó Fariza, quien observó que la gente se muestra con interés y se acercaba a preguntar, aunque le pareció que el día de la inauguración había más público que ayer.

Arte guipuzcoano

Este año, Donostiartean dedica un espacio a los proyectos locales. Nada más acceder a la feria, el público se topa con los puestos de Irun y Hondarribia, que ayer estaban llenos de curiosos. “Presentamos los proyectos culturales más innovadores a través de dos vídeos”, explicó Carlos Sánchez, el responsable del puesto, quien señaló algunos programas como Rutas Singulares o Rivera, que combina memoria histórica con arte contemporáneo.

En el espacio de Hondarribia, el público podía observar dos tipos de arte. Por un lado, exponía una colección de fotografías de una revista creada por el Ayuntamiento, con trabajos de varios fotógrafos de la zona, que después viajará a otras ciudades.

Por otro lado, el escultor Jokin Arman mostraba algunas de sus obras de pequeño y mediano formato. “Trabajo sobre piedra caliza, tallándola y patinándola;así consigo obras que tratan temas como la paternidad, la supervivencia o el maltrato a las mujeres”, explicó el artista, muy contento con su participación en la feria, que deseó que el próximo año haya “más obras de autores vascos”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902