Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde la Avenida de Tolosa

Un país orweliano

Por Adolfo Roldán - Martes, 18 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Históricamente hay dos frases apócrifas que respaldan la eficacia de la mentira en la acción política. La primera se atribuye indistintamente a Voltaire y Beaumarchais: “Calumnia, calumnia, que algo queda”. Y la segunda, inspirada en la anterior, a Joseph Goebbels: “Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea la mentira, más gente la creerá”. Al margen de la dudosa paternidad de las mismas, es indudable que esa tesis ha sido exprimida por numerosos políticos a lo largo de la historia. Cuando un dirigente se siente acorralado por el fracaso de su gestión, arremete y amenaza a la oposición y luego busca la complicidad de la prensa y redes sociales amigas para restaurar su imagen. Según el lingüista, filósofo y activista norteamericano Noam Chomsky, hay diez medidas que los políticos utilizan para manipular a la ciudadanía y son: la distracción para desviar la atención del público;crear problemas y después ofrecer las soluciones presentándose como un auténtico salvador;la gradualidad que permite introducir poco a poco medidas inaceptables;diferir los sacrificios para hacerlos más digeribles;el paternalismo;planteamientos emocionales sobre los reflexivos;mantener a la ciudadanía en la ignorancia;la complacencia en la mediocridad;reforzar la autoculpabilidad o extender la mancha de aceite;y, por último, aprovechar los argumentos más emocionales. Pues Chomsky olvidaba una que Recep Tayyip Erdogan acaba de sacarse de la manga. Utilizar el teléfono fijo o móvil para emitir mensajes presidenciales buscando el apoyo de la ciudadanía turca. Desde el 15 de julio, los usuarios de aquel país oyen, lo quieran o no, la voz de su presidente desde que marcan el número de teléfono hasta que se establece la conexión. El mensaje alude al supuesto golpe de Estado y a la necesidad de concentrar todos los poderes en su persona. Lo peor de todo es que no es la primera vez que ha utilizado ese método. Ya lo hizo hace un año y debió quedar satisfecho ¿No les recuerda al país orwelliano?


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902