Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Mirar hacia otro lado

De Estrasburgo a Baiona

Por Mikel Mancisidor - Sábado, 8 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:12h

Jean-Claude Juncker hace un gesto de desagrado al ver el pleno de la Eurocámara vacío durante su comparecencia. Foto: Efe

Jean-Claude Juncker hace un gesto de desagrado al ver el pleno de la Eurocámara vacío durante su comparecencia. Foto: Efe

Galería Noticia

Jean-Claude Juncker hace un gesto de desagrado al ver el pleno de la Eurocámara vacío durante su comparecencia. Foto: Efe

Les escribo desde Estrasburgo, donde paso unos días en el Instituto de Derechos Humanos que lleva el nombre de René Cassin, uno de los padres de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Me temo que, a pesar del acierto que en su día tuvo desde el Gobierno Vasco Joseba Azkarraga al crear el Premio René Cassin, la biografía y el legado de este labortano universal no son suficientemente conocidos en nuestro país.

Hoy quiero contarles dos pequeñas estampas de mi estancia aquí. La primera tiene que ver con el Parlamento Europeo, la segunda con el cine.

Esta semana el Presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, afeó en el Parlamento Europeo que muy pocos parlamentarios asistieran a la rendición de cuentas de la presidencia maltesa. Un poco como el cura que abronca a los fieles que acuden a misa por los que no van. “El parlamento europeo es ridículo -les espetó Juncker- el hecho de que una treintena de diputados asista a esta sala demuestra que el Parlamento no es serio”.

Los medios se han hecho eco de la frase casi con júbilo, dado que la oportunidad de recriminar a los europarlamentarios es demasiado tentadora. Pero quien conozca la dinámica parlamentaria sabe que la ausencia del escaño no significa necesariamente ni absentismo, ni dejación, ni desidia. Significa que los parlamentarios (en su mayoría, espero) tienen otras tareas, como comisiones, grupos de trabajo, reuniones o audiencias varias que forman parte de su trabajo tanto como estar en el hemiciclo.

Lo que Juncker reprochaba es el agravio europeísta que supone comprobar que el primer ministro maltés no tiene el tirón de sus homólogos alemana o francés. Ni a Merkel ni a Macron le habrían contraprogramado de semejante forma. Y eso es lo que, desde una sensibilidad europeísta, duele. Nos debemos indignar con Juncker por la falta de respeto al presidente maltés, sí, pero a poder ser hagámoslo por las razones y con el fin adecuados, como en el dicho del viejo Aristóteles sobre la ira. Que sea por tanto una indignación europeísta.

El día de la bronca había salido yo tempranito a correr unos kilómetros por la ciudad y a eso de las 6.45 de la mañana pasaba por la inmediaciones del Parlamento. Vi a los primeros parlamentarios entrar ya en el edifico a esa hora. Saber que muchos eurodiputados llevaban un par de horas en su trabajo para cuando la sesión comenzó no es noticia, de la misma manera que no es noticia que no haya accidentes aéreos o que las panaderías abran a su hora, aunque me parece importante que usted lo sepa. Confirmar que los parlamentarios no son peores, ni necesariamente mejores claro está, que los fontaneros, los oftalmólogos o los profesores de conservatorio que entran a trabajar a su hora no da morbo alguno y por tanto no es noticia.

Por la tarde la ciudad apareció vestida, en estaciones y rincones diversos, con unos carteles promocionales que decían “Mission Pays Basque”. Es una película que se estrena el 12 de Julio en Francia. Una comedia tipo Ocho Apellidos Vascos. Podemos esperar mucho tópico, amor romántico (en este caso es ella la que viene de París), bellos paisajes y, confiemos en que afinen bien, oportunidad de acercar una cultura, una identidad y una lengua. Los autores afirman que la cuestión del euskera se trata muy bien. Buena falta hará en Francia, un país grande en muchas cosas, pero con una sensibilidad lingüística interna muy deficiente.

Hoy, en Estrasburgo, todo me llevaba a Iparralde. Querría dejarme llevar, no es mal destino para unos días de julio.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902