Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Un recorrido ideal para sopresas

El Tour abandona la ecuación clásica de cronos largas y finales en alto y abre el abanico a una carrera más espectacular, con mucho terreno en el que hacer daño

Markel Irizar - Sábado, 1 de Julio de 2017 - Actualizado a las 12:05h

El recorrido de este Tour es diferente al de otros años, creo que se trata de un trazado más light. Hay pocos kilómetros contrarreloj y eso marcará la carrera. Entre la crono de Düsseldorf y la de Marsella apenas suman 36 kilómetros y eso reducirá las diferencias entre los mejores. No son muchos kilómetros de lucha contra el reloj teniendo en cuenta que es el Tour y eso da mayor opción a corredores que sufren y que perdían demasiado tiempo en esta disciplina. Estamos hablando de un recorrido que abandona la idea clásica de las cronos largas que marcan grandes diferencias y finales en alto puros que también ordenaban mucho la general y que imperaban en el Tour. En esta ocasión, solo dos etapas acaban en alto: La Planche des Belles Fieles (5ª) y la llegada al Izoard, (18ª). Este tipo de recorrido, con etapas montañosas que acaban tras un descenso y lucha en el llano, implica que dará más juego para ver otro tipo de ciclismo, más táctico, con más sorpresas y posibilidades de movimientos inesperados porque no estará tan pautado y será más complicado de manejar para los equipos. Los líderes tendrán más difícil llevar la carrera bajo control. En ese sentido, creo que el Tour ha acertado.

En ese aspecto considero que podremos asistir a un Tour más abierto, donde cuente mucho el trabajo de estrategia de los equipos. La táctica va a tener más peso que en otras ediciones y eso puede generar una carrera más espectacular para los aficionados y más viva de cara a la general.

La primera semana, que no es la típica de acumular sprints, puede ayudar a eso. El primer final en alto, en La Planche des Belles Fieles (5ª), con pendientes del 20%, obligará a movimientos y señalará a unos y a otros de cara a la general. Sin tardar mucho llega la 9ª etapa, en la que se subirán Biche y el Grand Colombier antes de afrontar el Mont du Chat, a 26 kilómetros de la meta, en Chambéry. En ese terreno se puede hacer mucho daño. No se trata solo de subir, luego queda el descenso y el llano.

Hay varias etapas de ese tipo, idóneas para hacer diferencias si se juegan bien las cartas y también para poder atacar desde lejos, como el final en Foix en un día de apenas cien kilómetros pero con tres puertos de primera: Latrape, Agnes y Mur de Péguère, a 27 kilómetros de meta. En cuanto a las grandes montañas, tengo la impresión de que los Alpes, que se subirán después de los Pirineos, marcarán más diferencias en la general. Entre esas etapas, destacaría la del Izoard. Antes deberá afrontarse otro etapón en el que se enlazan la Croix de Fer y el doblete Télégraphe-Galibier a 28 kilómetros de meta. Tampoco se debe olvidar el macizo central que siempre resulta complicado y es un terreno idóneo para emboscadas.

Sí me gustaría destacar que uno de los mejores aspectos de este Tour será que se respetarán los tiempos a tres kilómetros de meta. Es una mejora considerable para la seguridad y para que no se produzca tanto estrés en los finales de etapa, tan proclives a las caídas y los nervios.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902