Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Creatividad para derribar estigmas

Acaba de ganar un premio, pero el grupo de teatro AteneASP, formado por jóvenes con asperger que trabajan la creación cultural como herramienta de cohesión social, ya piensa en el estreno de su nueva obra sobre la Antigua Grecia, que tendrá lugar mañana en Donostia.

Un reportaje de Alex Zubiria. Fotografía Javi Colmenero - Jueves, 29 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Pablo Avilés y Mikel Sagarzazu ensayan una escena de la nueva obra.

Pablo Avilés y Mikel Sagarzazu ensayan una escena de la nueva obra.

Galería Noticia

Pablo Avilés y Mikel Sagarzazu ensayan una escena de la nueva obra.Un momento del último ensayo previo al estreno.La compañía está formada por doce jóvenes autistas.

Los nervios previos a un gran estreno teatral no se respiran por ninguna parte durante el último ensayo del grupo de teatro de AteneASP, formado por diez chicos y dos chicas con asperger -trastorno del espectro autista que afecta a las habilidades de interacción social-. “Cuando llevas tantos estrenos, los nervios desaparecen”, señala decidido Julen Barruti, uno de los integrantes de la compañía.

Olimpiadas en AteneASP es el título de la última obra del grupo que se estrenará mañana en el Centro Cultural de Lugaritz de Donostia a partir de las 18.00 horas. La asociación guipuzcoana de autismo, Gautena, impulsó hace siete años un taller teatral que se ha consolidado como grupo creativo escénico, y que presenta su trabajo más ambicioso hasta la fecha tras el éxito cosechado con su anterior pieza, El amor a juicio.

“La nueva obra está ubicada en la Grecia Antigua y va a ser la primera vez que los chavales trabajen el cuerpo”, indica Olatz Lizarralde, directora y guionista de la pieza junto a Juanlu Escudero. “Hasta ahora han elaborado la voz, las miradas, los silencios..., y como cada año vamos inculcándoles algo más, esta vez harán el esfuerzo de trabajar también con el cuerpo”, añade la directora.

Colaborando en la dirección está Mikel Sagarzazu, que se inició como actor en el grupo y ahora compagina las dos labores. En su opinión, este cambio de época les viene muy bien. “En la variedad se encuentra la calidad y al hacer énfasis en la ropa, la forma de hablar y el movimiento hemos mejorado en otros aspectos”, asegura.

Asombra cómo la timidez y la dificultad para comunicarse que muestra la mayoría del grupo a la hora de hablar sobre la obra desaparece en cuanto se ponen a interpretar. Que la creatividad es un factor de inclusión social se demuestra en su manera de moverse, comunicarse y actuar. “Antes soltaban su diálogo sin más, al que estuviera delante, pero ahora realmente se lo cuentan al personaje que tienen en frente”, asegura Juanlu Escudero.

Este cambio es fruto de una evolución de siete años, que ha pasado de bloques individuales a un grupo completamente integrado. “Cada uno, antes, iba por su lado y ahora son una piña, un bloque”, expresa Luis Rico, de Gautena. Ese sentimiento de grupo se aprecia también durante el ensayo y a la hora de hacer la fotografía en común, con risas y juegos entre ellos.

“Trabajar el cuerpo es un nuevo reto”

“Memorizar los guiones es fácil, una vez que los has aprendido es como montar en bicicleta, ya nunca se olvida”, expresa Pablo Avilés al ser preguntado por las dificultades de acordarse del guion. “A mí lo que más me cuesta es interiorizar el texto”, señala por su parte Aitor Cabello, con el brazo en cabestrillo tras “un accidente en el fútbol” y añadiendo que, poco a poco, ensayando, acaba por conseguir esa interiorización.

El nuevo paso en la escala progresiva de AteneASP son las posturas y los movimientos. “Trabajar el cuerpo es un nuevo reto. Antes, era más decir algo y ya está, ahora queremos llevar la expresión del cuerpo de una manera concreta”, comenta Sagarzazu, quien interpreta dos roles: “Normalmente cada uno de nosotros hace dos personajes, aunque algunos tres, depende del texto de cada uno”.

Para mejorar el movimiento, aparte de ensayar cada viernes de octubre a junio en las instalaciones de Gautena, este año han dispuesto de un local en pleno centro donostiarra. “Yo siempre me quejaba del espacio para ensayar, pensando en que me podía chocar contra alguna columna, pero ahora estamos mucho mejor”, opina Julen Barruti.

El proceso de creación de la obra durante estos meses se realiza de manera colectiva, desde la idea original hasta el papel que tendrá cada interprete dentro de ella, por lo que la opinión y el debate entre los jóvenes es constante. “A veces decidimos suprimir unas líneas y el ensayo se acaba transformando en un debate sobre por qué se va a quitar esa parte o no”, asegura Lizarralde. “Hay que tener en cuenta que la forma de pensar de ellos es muy esquemática”, añade Escudero, “por ejemplo, les damos la oportunidad de que cada uno elija si quiere hacer su parte en castellano o euskera, y no entienden como puede ser la obra así, o se hace íntegramente en uno de los dos idiomas o nada”.

Cohesión social a partir de la creación

El amor a juicio, la anterior obra del grupo y que partía de la premisa de la denuncia de una mujer a su marido por robarle quince años de vida, consiguió el premio a la mejor obra en la muestra de teatro joven de Donostia 2017, una competición abierta a todo tipo de participantes y que sirvió para evidenciar cómo la creatividad derriba cualquier estigma.

El premio dio además un nuevo impulso al grupo y fue una alegría para todos ellos. “Tengo que reconocer que yo era pesimista”, asegura Sagarzazu que, no obstante, acabo llorando de la emoción: “Fue una sorpresa enorme”.

Si aparte de los jóvenes hubo alguien que realmente disfruto con el premio, estos fueron los familiares, quienes tras cada actuación se muestran asombrados por la actitud de los chavales. “Los ven en casa y luego, alucinados, se pregunta:¿Mi hijo es capaz de hacer y de decir esto?”, indica la directora de la obra.

“Mi familia está encantada, siempre me dice que lo hago muy bien y nunca tienen quejas”, expresa Iker Altuna junto a su compañero Pablo Avilés, quien señala que su familia también siempre acaba emocionándose.

AteneASP es un fiel reflejo de cómo la creatividad beneficia a la inclusión social. La evolución de los integrantes como grupo, que ha pasado de no poder mirarse a los ojos de unos a otros a compartir movimientos, risas y comentarios, es increíble. Junto a ellos, Gautena también lleva a cabo un segundo grupo de menores de entre 11 y 14 años, que sigue la pista a los progresos de los más mayores. Una labor única por la cohesión social gracias a la creación.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902