Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Un libro señala a los académicos que sostuvieron al Tercer Reich

El historiador francés identifica en ‘Creer y destruir’ a un grupo de 80 intelectuales del régimen

Lunes, 26 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

donostia- El historiador francés Christian Ingrao identifica en su ensayo Creer y destruir a ochenta intelectuales, académicos de apenas 30 años, sobre los que se cimentaron los órganos de represión del III Reich. “Detrás de Hitler había juristas, economistas, filólogos, filósofos e historiadores, intelectuales que fueron responsables de la muerte de cientos de miles de personas”, explica Ingrao.

Tenían apenas treinta años cuando Adolf Hitler llegó al poder, eran “apuestos, brillantes, inteligentes y cultivados” y en Creer y destruir (Acantilado), el historiador trata de dar respuesta a una pregunta que muchos se hacen: “¿Por qué decidieron formar parte de los órganos de represión del Tercer Reich?”.

Tras acceder a los archivos del SD (Servicio de Seguridad) y de las SS, el autor investigó la trayectoria de un buen número de estos académicos y la conclusión de este estudio pionero es muy clara. “El exterminio en los campos de concentración, lejos de obedecer únicamente a la demencial mentalidad del Führer, se anclaba en un sistema de creencias compartidas por muchos de los miembros de la generación que creció en la Alemania derrotada y sometida al Tratado de Versalles”, asegura.

Ingrao demuestra que la historia del nazismo se erige sobre las experiencias personales de estos hombres, “tan ávidos de creer en su nación como de destruir lo que pareciera amenazarla”, hasta el punto de que fueron los que “teorizaron y planificaron la eliminación de veinte millones de individuos de raza inferior y organizaron e intervinieron en el exterminio de un millón de personas”.

El historiador llegó a los nombres de esos ochenta intelectuales tras dibujar los organigramas de las SS y de la RSHA (Oficina Central de Seguridad del Reich) y seleccionar a todos los mandos que ocupaban un puesto y que podían tener cargo de gestión y además la distinción de doctor.

Tras la guerra, “menos del 1% de esos intelectuales fueron expulsados y, al mismo tiempo, brindaron una gran oportunidad a las universidades norteamericanas (Princeton, Harvard), que consiguieron renacer con estas elites”.

Al margen de contados casos que fueron condenados en Nuremberg, la inmensa mayoría de esa intelectualidad fue reciclada en la nueva República Federal Alemana, donde “hacía falta gente capaz de gestionar una comisaría, unos juzgados, unas cárceles o una central hidroeléctrica, personas de unos 45 años, con una licenciatura, experiencia y formación que poco antes eran nazis”.

Y de hecho, continúa Ingrao, “cuando en los años 60 se activan las investigaciones sobre el pasado, a muchos intelectuales se les prevenía para que pudieran preparar sus testimonios”. - Efe

El historiador francés Christian Ingrao, autor de ‘Creer y destruir’. Foto: Efe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902