Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Euskadi hoy

Sin crisis, pero pobres

Por Xabier Lapitz - Domingo, 25 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Xabier Lapitz

Galería Noticia

Xabier Lapitz

PARECE que el mensaje oficial, datos en mano, sobre la recuperación económica va calando y existe la percepción de que la crisis no ha terminado pero la situación va mejorando. Insisto, los datos lo avalan. Pero junto a esta coyuntura relativamente optimista hay realidades sociales, también incontestables, que nos hablan a las claras de los efectos que han dejado estos años de estrecheces, alto paro y merma de las condiciones salariales y laborales.

Echo mano del DeustoBarómetropublicado este mismo viernes y aparecen datos que nos indican esta doble percepción: la preocupación por la situación económica baja al cuarto puesto (21), pero la lista la encabezan el paro (45) y el mercado de trabajo (41). Si ponemos la lupa, los resultados son aún más contundentes: son muchos más los encuestados que creen que han empeorado frente a los que dicen haber mejorado en carga de trabajo (39-7,4), capacidad para reclamar mejoras en las condiciones laborales (29-5,8), el salario (19-12) o el horario de trabajo (18-7,1).

Los datos, y la realidad que cada uno puede comprobar sin dificultad si pregunta en su entorno, es que esa situación postcrisis se está volviendo crónica, que los jóvenes acceden al mercado laboral con sueldos que apenas les permiten vivir de manera independiente pese a que tienen un trabajo y, sobre todo, que sus expectativas de mejora son bajísimas, con lo que se truncan proyectos vitales. No es que antes de la crisis la juventud encontrara empleos bien pagados, pero sabían que con esfuerzo y constancia, verían en un plazo razonable una mejora salarial y una seguridad de la que ahora carecen. Y así vamos creando una bolsa cada vez mayor de jóvenes, y ya no tan jóvenes, que difícilmente podrán aportar riqueza, consumo e ingresos a las arcas públicas para mantener los niveles de bienestar en los que nos desenvolvíamos antes de la crisis.

El efecto de este fenómeno de trabajadores casi pobres es una cascada de derivadas sociales: cada vez son más los que creen que no deben extenderse los servicios básicos (sanidad, educación, percepción de RGI) a todos los inmigrantes, o los que ven lejano el momento de constituir una familia (en sus diferentes versiones), o abandonar el hogar para independizarse y, desde luego, no descartan buscar lejos de Euskadi su futuro. Esto último no es necesariamente malo si constituyera un complemento formativo de formación para un futuro retorno, pero sospecho que la cosa no va por ahí.

En definitiva, salimos de la crisis pero estamos alejados de recobrar niveles de bienestar previos a estos años. Si nos acostumbramos o recibimos de manera acrítica las estadísticas macroeconómicas que nos hablan de recuperación, viviremos sin crisis pero empobrecidos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902