Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

La desnutrición se ceba con los niños mauritanos

"No lo puedo ni debo ocultar, aquí en mi aldea hay mucha hambre"

Rocío Martínez/E. Press - Martes, 20 de Junio de 2017 - Actualizado a las 09:46h

Dos niños buscan agua en Mauritania.

Dos niños buscan agua en Mauritania. (Save the Children)

Galería Noticia

Dos niños buscan agua en Mauritania.

Brakna. "No lo voy a ocultar, aquí hay hambre". Con esta lapidaria frase Bitu Khawari, de 27 años y ya con seis hijos, inicia el relato de su aldea, Hay Mahdra, y de las otras muchas que salpican la región de Brakna, en el sur de Mauritania. Esa sensación de perpetuo vacío en el estómago se debe a una sequía que ha drenado los medios de vida de sus habitantes y con ello toda expectativa de futuro.

"Mauritania era un país verde", cuenta Saidou Ousmane, supervisor de nutrición de Save the Children. Habla por boca de su abuela, que murió con 113 años, una larga vida que le permitió ver cómo los elefantes, los leones "y hasta los conejos" emigraron a países vecinos como Malí y Senegal tras la gran sequía de los 70, la primera que afectó a la extensa nación africana.

La tierra se secó, la vegetación desapareció y los animales murieron de hambre. En una sociedad agropastoral, como la mauritana, "muchos lo perdieron todo" y no tuvieron más opción que abandonar el campo y emigrar a la ciudad, donde se endeudaron para comprar agua y alimentos a la espera de que la terrible crisis finalmente amainara.

En 2012, cuando esa etapa parecía ya olvidada, el cielo volvió a castigar a los mauritanos sin agua. "Destrozó por completo sus medios de vida" y obligó a intervenir a las ONG en una supuesta acción de emergencia que aún hoy, cinco años después, continúa, indica el responsable de programas de Save the Children en Mauritania, Luis Pedro Lobo Albagnac.

"En realidad no ha habido ningún buen momento", apunta Amadou Samba Sem, actual supervisor de medios de vida de la ONG y antiguo funcionario del Ministerio de Agricultura mauritano que conoce a la perfección el impacto que el cambio climático ha tenido en este país a medio camino entre el Sáhara y el Sahel, entre el Magreb y el África negra.

"Antes las lluvias eran tan puntuales que la gente podía fiarse de que el 10 de junio iba a llover y sembraba", recuerda Sem. Caía tanta agua que no había distinción entre época de lluvias y época seca, el ciclo agrario era todo uno, incluso con cultivos para campos inundados. La vegetación era tan abundante que los animales se alimentaban de la "mala hierba".

Ahora solo llueve cuatro meses al año, normalmente entre junio y septiembre, pero ya no es una ciencia exacta. Muchos cultivos se han eliminado y los pastores prefieren cabras y gallinas frente a animales grandes como vacas y camellos que "cuesta más alimentar y aguantan peor la época seca".

Las comunidades rurales han quedado empobrecidas sin remedio. "Nunca han tenido la capacidad económica necesaria para recuperarse", lamenta Ousmane. Sobreviven cuidando el ganado y las tierras de señores adinerados y con pequeños trabajos urbanos que obligan a los hombres a pasar largas temporadas fuera del hogar.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902