Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Quosque tandem...!

Un nuevo agravio

Por Carlos Etxeberri - Domingo, 18 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Galería Noticia

Se veía venir y desde estas líneas veníamos anunciando hace ya algunas semanas, lo que el jueves se confirmó de manera plena con la presentación a bombo y platillo de la puesta en marcha del Centro Vasco de Ciberseguridad del Gobierno Vasco en Gasteiz por parte de las consejeras de Desarrollo Económico y de Seguridad, Arantxa Tapia y Estefanía Beltrán de Heredia, que no solo se centrará en garantizar el servicios de las infraestructuras críticas del país y apoyar la lucha contra la delincuencia por parte de la Ertzaintza, sino que también prestará servicios a las empresas para que puedan hacer frente a las amenazas y ataques que puedan producirse en la red en una economía cada vez más digitalizada.

Hay que felicitar al Gobierno Vasco por su diligencia en la puesta en marcha de esta infraestructura que es absolutamente necesaria, sobre todo tras conocer las consecuencias del ciberataque registrado hace un mes que afectó a un total de 200.000 usuarios de la red, principalmente entidades y empresas, algunas de ellas estratégicas, de al menos 150 países, y la celeridad en la aplicación del programa pactado entre el PNV y PSE presentado hace tan solo cuatro meses, donde se recoge en la iniciativa 5 del compromiso 18 que tiene el objetivo de “Convertir a Euskadi en referente europeo en aplicación de TEIC´S en el ámbito industrial” la “creación de un Centro Vasco de Ciberseguridad y promover la incorporación de la ciberseguridad en las empresas vascas como un efecto fundamental de innovación en la gestión”.

Una iniciativa loable y expresión de la mejor gestión institucional, si no fuera porque bastante antes de que el Gobierno Vasco incluyera esta infraestructura en su programa, la Diputación de Gipuzkoa llevaba ya mucho tiempo antes trabajando en el terreno de la ciberseguridad, referido única y exclusivamente a las pymes muy ligadas a la Industria 4.0 en lo que significa de prestación de apoyo, servicio y valor añadido a sus actividades, que entrará en funcionamiento el próximo otoño, y con un componente de formación de personal cualificado que comenzará este mes de septiembre con un curso de grado superior en el Instituto Zubiri Manteo de Donostia. Una apuesta estratégica nacida del propio tejido productivo del territorio, Se estima que al día se producen en Euskadi 2.400 ciberataques.

Es decir, que con anterioridad a que el actual Gobierno Vasco se constituyera a finales del pasado mes de noviembre, la Diputación de Gipuzkoa, resultante de las elecciones forales de mayo de 2015, ya estaba trabajando en la puesta en marcha de un Centro Avanzado de Ciberseguridad focalizado exclusivamente en las empresas para dar respuesta a las necesidades cada vez más urgentes de unas pymes que están entrando ya en el mundo de la digitalización, debido al gran peso que tiene el sector de la máquina-herramienta en el territorio, y a la experiencia de un buen número de compañías especializadas en esta materia, a los que hay que sumar una universidad con su facultad de Informática y unos centros tecnológicos preocupados por lo que se ha venido en denominar la Cuarta Revolución. En Gipuzkoa el número de expertos en ciberseguridad en relación a su dimensión es parejo al que existe en el mundo de la gastronomía con las estrellas Michelin. No hay lugar en el mundo con mayor número de restaurantes con tanta cualificación por habitante. Lo mismo se puede decir de las empresas especializadas en ciberseguridad, algunas de ellas con varias décadas de actividad y reconocidas internacionalmente hasta el punto de ser proveedoras de importantes multinacionales.

El Gobierno Vasco ha estado informado en todo momento y en todos los niveles institucionales pertinentes por parte de la Diputación de Gipuzkoa de los planes que estaba desarrollando la institución foral para la puesta en marcha del Centro Avanzado de Ciberseguridad, con el fin de evitar la dispersión de energías y recursos, así como nuevas duplicidades como así parece que va a ocurrir a juzgar por los acontecimientos. Por el contrario, ha decidido tirar por el camino del medio y obviar lo que se está haciendo en Gipuzkoa, que cuenta con el único ecosistema especializado en ciberseguridad del país.

El objetivo de constituir un polo tecnológico formado por empresas, universidad y expertos en ciberseguridad para posicionar a Gipuzkoa y, por ende, a Euskadi en un centro de atracción a nivel europeo y mundial, se puede ir por la borda por un problema muy simple como es la ausencia de diálogo institucional. Que es lo ha sucedido y lo que se está produciendo, tal y como lo acabamos de ver en el reciente viaje que una misión comercial de la Diputación de Gipuzkoa y una delegación de la SPRI acaban de realizar a India por separado y cada una por su lado, así como la experiencia que están transmitiendo empresarios con proyectos en Gipuzkoa que deben explicar dos veces sus planes porque el Gobierno Vasco no comunica.

Desde Gipuzkoa se pretendía evitar la penosa imagen que está ofreciendo el Estado español en el exterior al contar con cinco centros de ciberseguridad, desde el que tiene esta denominación a los que están relacionados con Infraestructuras Críticas, servicios de Inteligencia, de Seguridad Nacional y Defensa. En Euskadi, para no ser menos, tendremos dos centros, con lo que se habrá perdido una nueva oportunidad para hacer algo relevante y un ejemplo de aunar voluntades y buscar sinergias a favor de las empresas a la hora de dar un valor añadido a su actividad en unos entornos cada vez más competitivos, así como crear un foco de oportunidad en un sector que va a ser muy relevante en el futuro.

El hecho de que el Gobierno Vasco haya acordado ubicar el Centro Vasco de Ciberseguridad, que funcionará como un centro específico dentro de la SPRI, en el parque tecnológico de Miñano, en Araba, parece que tiene mucho que ver con una decisión salomónica para evitar las protestas de Gipuzkoa, en el caso de que se instalara en la sede de la sociedad pública que está en Bilbao, y a la inversa.

Recuerda mucho al episodio ocurrido en agosto del 2010, cuando la Diputación de Bizkaia, a cuyo frente se encontraba José Luis Bilbao, torpedeó la constitución de Tecnalia con el voto en contra de un centro tecnológico dependiente de la institución, si la nueva corporación tecnológica tenía su sede en Donostia. Al final se decidió que tuviera una sede rotatoria entre Donostia y Bilbao, con las consecuencias que ya conocemos. La consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, a la sazón diputada de Movilidad de la Diputación de Gipuzkoa, recordará los denodados esfuerzos que la institución foral, en aquel tiempo presidida, al igual que hoy, por Markel Olano, hizo para responder a las presiones de Bizkaia y atraer la sede a Donostia.

De la misma forma decir que en Araba se encuentran la sede de la Ertzaintza y de la Sociedad Informática del Gobierno Vasco (EJIE) para justificar la ubicación del centro es una afirmación que carece de sentido, cuando existe un plan de convergencia de los data center de Gasteiz, Erandio y Donostia donde se recogen los datos y la información del Gobierno Vasco, las tres diputaciones, la Ertzaintza y otros organismos públicos, por el que los tres nodos están interconectados entre sí y perfectamente operativos en cualquiera de los territorios. Es querer poner puertas al campo de Internet que carece de límites y fronteras.

Asimismo, alguien deberá explicar las prisas que han entrado repentinamente en el Gobierno Vasco para tomar una decisión de este tipo cuando desde hace una década y en reiteradas ocasiones, la última hace dos años, expertos de ciberseguridad vascos se han dirigido a la SPRI para darles a conocer la necesidad de poner en marcha un centro de estas características en Euskadi y la potencialidad que tiene el país en este campo para ser un referente cuando menos europeo en la materia. Nunca hubo respuesta. De la misma forma, se ha echado en falta un decidido apoyo, quizá por exceso de confianza, tanto público como privado de instituciones y agentes económicos del territorio, como organizaciones camerales y asociaciones patronales generales y sectoriales, a favor del proyecto liderado por Gipuzkoa.

La decisión del Gobierno Vasco de instalar el Centro Vasco de Ciberseguridad en Gasteiz es un nuevo agravio y un acto de deslealtad que sufre Gipuzkoa por parte de las instituciones comunes vascas, un territorio donde se ubican solo cuatro de las 44 sociedades públicas dependientes del Ejecutivo que en, conjunto, tienen aproximadamente un presupuesto de unos 30 millones de euros, mientras que solo una, como por ejemplo, Osakidetza maneja en solitario 2.644 millones.

Algunos pretenden perpetuar un modelo de país desequilibrado y desfavorable para este territorio que nada tiene que ver con aquel que se empezó a construir en 1981 con la recuperación del autogobierno y la constitución del primer Ejecutivo vasco de la democracia. Gipuzkoa, como no podía ser menos, va a seguir adelante con su proyecto y otros deberán seguir teniendo que dar explicaciones de las decisiones que de manera unilateral han tomado sin consultar ni informar a los que llevaban ya mucho tiempo trabajando en el asunto.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902