Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Tabakalera acoge una instalación con macetas colgantes

El mexicano Jerónimo Hagerman trata de reflejar la fragilidad humana con su obra ‘Malas madres’

Sábado, 17 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Jerónimo Hagerman, ayer junto al jardín vertical que ha instalado en Tabakalera.

Jerónimo Hagerman, ayer junto al jardín vertical que ha instalado en Tabakalera. (Foto: Iker Azurmendi)

Galería Noticia

Jerónimo Hagerman, ayer junto al jardín vertical que ha instalado en Tabakalera.

Donostia- El mexicano Jerónimo Hagerman ha tratado de reflejar la fragilidad humana y su relación con la naturaleza con su instalación Malas madres. Vidas suspendidas de una cuerda, en la que 45 macetas penden desde un entramado de sogas de la balconada del patio de entrada del centro Tabakalera.

Desarrollado en colaboración con el arquitecto Jon Begiristain, la iniciativa constituye la primera de las intervenciones artísticas que el centro donostiarra tiene previsto desarrollar dos veces al año en diferentes espacios, explicó su directora cultural, Ane Rodríguez. La creación, que se inauguró oficialmente por la tarde, permanecerá durante tres años en la “plaza” de Tabakalera, un periodo en el que los visitantes podrán ver cómo se riegan las plantas y recoger los esquejes que caen.

El “jardín vertical” está compuesto por casi medio centenar de las plantas comúnmente conocidas como “cintas”, que en México se denominan “mala madre” porque “expulsan sus brotes fuera del nido” que están conectadas mediante cuerdas y poleas que forman dibujos geométricos.

La instalación ha supuesto un “reto tan grande como el edificio”, señaló un artista que vive y trabaja entre México DF y Barcelona y ha expuesto en el Matadero de Madrid, así como en salas de diferentes países de Europa, Estados unidos, Canadá y Rusia. Hagerman indicó que se trata de una “pieza viva”, tanto porque está compuesta por plantas como por el hecho de que “la gente que la ve se va sumando al proyecto”. “No me interesa la naturaleza en sí, sino el tipo de vínculos que los seres humanos establecen con ella y las relaciones emocionales que esto provoca”, reconoció el autor, quien remarcó que se trata de una pieza abierta “en la que el espectador forma parte del proyecto”. El “jardín” hace que el visitante sea consciente de la escala del edificio, de su tamaño, y provoca una “sensación de vértigo”, añadió. “Es muy sano ser consciente de la fragilidad del ser humano frente al mundo porque hemos construido una imagen con el hombre como único protagonista”, indicó.

Por su parte, Begiristain afirmó que la colocación de un elemento “móvil y vivo” cambia la percepción del espacio de Tabakalera en el que se ha colocado y lo hace “más acogedor y doméstico”. - Efe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902