Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
bertako gaia

Kalebarren: cada casa de un padre

Kalebarren es una de las calles con más historia y encanto de Zumarraga, pero también una de las más degradadas. Hay casas de todos los estilos y colores. Vecinos y Ayuntamiento están trabajando para regenerar el barrio.

Reportaje y fotografía de Asier Zaldua - Viernes, 16 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:03h

La zona más antigua de Kalebarren.

La zona más antigua de Kalebarren. (A. Z)

Galería Noticia

La zona más antigua de Kalebarren.

Kalebarren es una de las calles con más historia y encanto de Zumarraga, pero también una de las más degradadas. Desde el cruce con la calle Soraluze hasta Ipintza, se pueden encontrar todo tipo de casas, además de pabellones abandonados. El archivero municipal, Antonio Prada, ha hablado acerca de la historia de esta calle y el alcalde, Mikel Serrano, sobre los planes del Ayuntamiento.

Prada cuenta que Kalebarren es la segunda calle más antigua de Zumarraga. “A finales del siglo XV, los caseríos no daban para mantener a todos y la gente empezó a bajar a la zona del río. Primero ocuparon Ei-tzaga. Varias décadas después, en la segunda o tercera década del siglo XVI, bajaron a Zufiaurre”.

Porque ese es el nombre original de Kalebarren. “Fue el nombre de la calle hasta la guerra de 1936. Después la llamaron General Mola. El 10 de enero de 1980, el pleno aprobó cambiar el nombre: pasó a llamarse Kalebarren. En mi opinión, tenían que haber recuperado el nombre original. Se la llamó Kalebarren porque la primera casa de la calle, la que está pegada al bar Kortaberri, se llama así. Se trata del edificio que tiene el tejado en caída. Es un edificio del siglo XVI que se encuentra en muy mal estado”.

Antaño, antes de que las numerasen, todas las casas tenían nombre. En 1877, había 16 casas en Kalebarren. Algunas tenían nombres realmente bonitos: Oraaetxeberri Barrena, Oraaetxeberri, Oraetxe, Oraetxe Zaharra, Urtzelai Handia, Zapatarikoa, Olarangoa, Etxe Txikia, Leturietxe, Izuzkitza Etxea, Zabalokoa, Gerraenea, Otalora Enea, Antinea Txiki...

Las casas se conocían por su nombre, hasta que en la segunda mitad del siglo XIX pasaron a numerarse. La numeración de las casas llegó con la construcción del ensanche. El ensanche se realizó con la llegada del ferrocarril. “Había que unir la estación con el pueblo y se construyeron las calles Soraluze, Legazpi y Secundino Esnaola y la Plaza Nueva (en la actualidad, plaza de Euskadi).

La calle se llamaba Zufiaurre, tras la guerra pasó a llamarse General Mola y en 1980 recibió su actual nombre

Vecinos ilustres En Kalebarren nacieron varios ilustres de Zumarraga, como el historiador Nicolás de Soraluze. Nacido en 1820, también se dedicó a la política. Evitó que se derribara la casa natal de Miguel López de Legazpi para construir el ferrocarril y fue alcalde de Donostia. Por otro lado, desde 1830 hasta 1877, todos los párrocos de Zumarraga salieron de una familia de Kalebarren: los Olaran.

Kalebarren es uno de los pocos vestigios que quedan del viejo Zumarraga, pero Prada opina que muchas casas deberían ser derribadas para construir nuevas.

El alcalde es de la misma opinión. “El Ayuntamiento lleva muchos años trabajando en el tema. Apelando a motivos sentimentales, se creó una asociación para conservar la zona más antigua (Kalebarren 2-20). La intención era derribar solo Forjas de Zumarraga y Olaetxea. Se puso un plan encima de la mesa, pero los propietarios tenían distintos intereses, la situación económica empeoró y todo se paró”.

Desde entonces, las cosas han cambiado. Algunos de los propietarios que se resistían a que la zona histórica perdiera su aspecto original han cambiado de opinión. “Las casas no tienen ascensor, muchas tienen estructuras de madera, muchos vecinos son mayores... Hay que invertir mucho dinero para mantener en buen estado esas casas y llegará el momento de derruirlas y hacer nuevas. Los vecinos de los portales 10, 12 y 14 están hablando de unificar tres portales y construir un ascensor. Estamos estudiando las propuestas. Todos los partidos coincidimos en lo que hay que hacer en Kalebarren y en breve aprobaremos un documento donde se concretarán las actuaciones que se podrán llevar a cabo”.

Tres ámbitos Se está trabajando en tres ámbitos: el que va del cruce con la calle Soraluze hasta el Kortaberri, el de Forjas de Zumarraga y el de Olaetxea-Ipintza. Una empresa está redactando un plan especial para el primero de esos ámbitos. “Lo presentará a finales de este mes. Tras pasar por la comisión de Urbanismo, se llevará a Pleno. Recogerá la posibilidad de que varias comunidades se unan para instalar un ascensor y también se está estudiando la opción de derribar edificios para hacer nuevos”.

En los otros dos ámbitos la cosa va más despacio. “En la zona de Forjas hay varios propietarios. No hay uno que esté tirando, pero se están moviendo. En cuanto a Olaetxea-Ipintza, la cosa está parada”, reconoce el alcalde.

Serrano considera que es el momento de renovar la calle. “Se dice que la calle tiene un valor histórico, pero las casas más antiguas tienen 120 años. Eso sí, es un lugar con encanto. Está cerca de los ayuntamientos de Zumarraga y Urretxu y en su día fue el paso principal de un pueblo al otro. Mi amama vivía en el segundo piso del número 10. A la salida de la ikastola, toda la familia nos reuníamos en su casa para tomar chocolate caliente y charlar. La ventana de su casa era una fabulosa atalaya. Mi tía todavía vive allí, pero ya es mayor y al igual que el resto de los vecinos necesita una solución”, concluye.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902