Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Logran sacar del juicio por la muerte de Julen Serrano una prueba en un sorprendente giro

La defensa argumenta que la reconstrucción policial de los siete días que el imputado estuvo desaparecido se hizo sin asistencia de un letrado
Tanto la acusación particular como el fiscal expresan su malestar por la decisión del juez

Miércoles, 14 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Una de la sesiones del juicio que se celebra en la Audiencia de Gipuzkoa.

Una de la sesiones del juicio que se celebró en la Audiencia de Gipuzkoa. (Gorka Estrada)

Galería Noticia

Una de la sesiones del juicio que se celebra en la Audiencia de Gipuzkoa.

donostia- Miguel Castells, abogado del acusado de matar de una cuchillada a su hijo, Julen Serrano en Donostia, logró ayer, en un sorprende giro procesal, que la reconstrucción policial de los siete días que el imputado estuvo desaparecido tras la muerte del niño quede excluida de este juicio.

Castells, quien se incorporó al caso con la fase de instrucción ya iniciada, había solicitado el jueves pasado la exclusión de esta prueba de la vista oral, tras constatar recientemente -durante una de las sesiones preparatorias de la vista- que la diligencia se había practicado sin que el imputado estuviera acompañado por un letrado, lo que habría vulnerado sus derechos constitucionales.

El defensor puso de manifiesto el jueves que, aunque en aquel momento el padre de Julen accedió voluntariamente a realizar la reconstrucción y desistió de estar acompañado por un abogado, el derecho a la asistencia letrada es irrenunciable, teniendo en cuenta además que los ertzainas participantes tomaron nota de sus declaraciones.

El inesperado planteamiento de Castells sorprendió al resto de las partes y molestó visiblemente al abogado de la acusación particular, Iñigo Iruin, quien llegó a acusar a su colega de “deslealtad” y aseguró que la petición de anular la prueba “rayaba el fraude procesal” porque, según explicó, cuando en las actuaciones se detecta cualquier vulneración de derechos fundamentales “debe ser alegada de inmediato” sin esperar a que el asunto llegue a la vista oral.

Iruin manifestó también que la pretensión de la defensa resultaba “extemporánea”, pues no es posible plantearla una vez iniciado el juicio, con las cuestiones previas resueltas, además de crear una “indefensión material y efectiva” a la acusación particular que contaba con esta prueba para su estrategia ante el jurado.

En el mismo sentido se pronunció el fiscal, Jorge Bermúdez, quien recalcó que, en los años transcurridos desde que se inició la fase de instrucción, ha habido tiempo suficiente como para introducir en la causa un “incidente extraordinario de nulidad” como este.

Ante la dificultad del asunto, el magistrado presidente, Augusto Maeso, decidió aplazar su decisión sobre la nulidad de la prueba hasta la jornada del juicio celebrada ayer, momento en el que, tras escuchar nuevamente, durante más de una hora y media, los distintos argumentos de las partes, decidió “extraer” de la causa los folios en los que figuraba la reconstrucción del itinerario que hizo el padre de Julen por el monte Igeldo durante los días en los que estuvo en paradero desconocido.

El juez resolvió asimismo permitir que los dos ertzainas que tomaron parte en esta diligencia comparezcan próximamente en el juicio, si bien advirtió a las partes de que no podrán ser interrogados sobre este asunto concreto.

Previamente, Miguel Castells había reafirmado su oposición a que se admitiera esta prueba porque, según dijo, contiene aspectos que podrían resultar “incriminatorios” para su defendido.

Tanto el fiscal como la acusación particular manifestaron su protesta ante la decisión del juez. En concreto, Iruin explicó que contaba con la práctica de esa prueba para intentar desacreditar las declaraciones que hizo el padre de Julen cuando, en la sesión del juicio del pasado martes, dijo no recordar la mayor parte de sus actos durante los días que estuvo ausente.

Sin embargo, según señaló Iruin, cuando accedió a la reconstrucción de ese período hizo “un recorrido minucioso y detallado” por la zona.

Una vez solventada esta cuestión, accedieron a la sala el acusado y los miembros del jurado y comenzó la sesión del juicio propiamente dicha con la declaración de media docena de agentes de la Ertzaintza que participaron en distintos aspectos de la investigación de la muerte del niño.

Uno de estos agentes, que tomó declaración al inculpado, explicó que le llamó la atención que el hombre se mostrara “más preocupado por la relación con su mujer que por lo que había pasado”.

Otro policía, que cuando ocurrieron los hechos era subjefe de la comisaría de Donostia, comentó que, en su opinión, la Unidad de Policía Científica que inició la inspección ocular del piso donde murió Julen debió haber acabado su labor, a pesar de que los forenses apuntaran a que inicialmente el niño podría haber acabado con su propia vida, lo que motivó que las pesquisas recayeran en agentes de la comisaría de Ondarreta.

Este ertzaina dijo además que, en su opinión, las circunstancias iniciales del suceso no le parecieron “las habituales” de un suicidio. Está previsto que el juicio continúe hoy con su octava sesión, en la que declararán dos nuevos ertzainas y cuatro familiares del niño fallecido. - Efe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902