Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde la Avenida de Tolosa

Hernández en el Congreso

POR Adolfo Roldán - Miércoles, 14 de Junio de 2017 - Actualizado a las 15:51h

Ayer Miguel Hernández, el poeta social y políticamente comprometido con las ideas de izquierda, irrumpió inesperadamente en el Congreso de los Diputados durante la moción de censura a Rajoy. Hace tres meses se cumplió el 75º aniversario de su fallecimiento, ocurrido en la prisión de Alicante. Fue condenado a muerte por el franquismo, conmutándole la pena por la cadena perpetua. La tuberculosis le liberó un 28 de marzo de 1942 de la vida y de una prisión infame, convirtiéndole en un poeta universal. Ayer, como les decía, apareció en el Congreso, ataviado con su traje más natural, en forma de libro, con hojas y tapas de cartón. Sus versos inmortales, de amor y muerte, los escribió a la luz de una bujía con letra insegura y torpe, con lágrimas recoletas y una enorme solidaridad hacia los más desvalidos, a los que entonces y hoy tienen hambre y sed de justicia. Paradojas de la vida, Miguel Hernández ayer no pudo sentarse entre los escaños de la oposición, capturado en el fondo de una cartera ministerial. Notó que le desviaban a la derecha y que le reposaban en el banco azul. Seguramente tembló como cuando truncaron su huida en la frontera de Portugal. Por fin, Íñigo Méndez de Vigo lo tomó con su mano derecha y lo abrió. Ignoro por qué página. Tal vez por aquellos versos que dicen: “Que mi voz suba a los montes y baje a la tierra y truene, eso pide mi garganta desde ahora y desde siempre”. Pero, el ministro de Cultura no estaba realmente interesado en los poemas, sino en demostrar a Irene Montero, portavoz de Unidos Podemos, que le aburrían sus denuncias sobre los recortes, la crisis de Catalunya y la apestosa trama de corrupción del PP. Otros conspicuos populares, menos doctos, optaron por perder su tiempo con los móviles, mirando las musarañas, o quién sabe qué. Seguramente, Hernández se sintió aliviado cuando lo devolvieron a la cartera. Alguien le oyó recitar: “Dos especies de manos se enfrentan en la vida/ brotan del corazón, irrumpen por los brazos,/ saltan, y desembocan sobre la luz herida/ a golpes, a zarpazos”. 


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902