Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Carlos Goñi músico, cantante y compositor

“El hogar casi lo llevas puesto, es donde el alma cuelga el sombrero”

La sala Convent Garden de Donostia acoge mañana a las 20.30 horas la presentación del nuevo disco de Revólver, ‘Capitol’, dentro del ciclo ‘Live The Roof’

Fernando F. Garayoa - Miércoles, 14 de Junio de 2017 - Actualizado a las 02:35h

El líder de la banda, Carlos Goñi.

El líder de la banda, Carlos Goñi. (EFE)

Galería Noticia

El líder de la banda, Carlos Goñi.

Donostia- “Mientras toca una banda de dos, llegados del FIB en Air Castellón, ella maúlla de perlas, él humilla a las cuerdas”, canta en ‘Más tequila’. ¿Tan mal está la escena musical, y cultural, porque en la canción reparte usted para todos, que Carlos Goñi necesita un tequila doble para sobrellevarla?

-Es ironía pura y dura, resultante de haber abandonado un sótano en el que he estado inmerso casi 40 años, y eso hace que vea la vida de una manera muy distinta. La ironía debería de ser mi segundo apellido, pero hasta este álbum, no me había atrevido o no había sabido cómo utilizarla en las canciones. Esta canción no deja de ser una fiesta imaginaria en la que desfilan todo tipo de profesiones que hace unos años no existían... Y es que a mí hay una cosa que siempre me ha fascinado, que son esos a los que yo llamo wannabe, que son los de “estamos esperando que este artista corrobore su genialidad” o el típico tío que dice que tiene una obra magna “lo que pasa es que la tengo en un pendrive guardado en el cajón, pero es la hostia”. Ya, ya, ya... Lo que se escribe, o se publica o se quema, y esto es un poco lo mismo, porque hay mucha gente que todavía no es nada pero ya son.

“He conseguido salir del sótano”, ¿tan ‘bien’ se encontraba ahí que lo dice como si hubiera conseguido escapar de una adicción?

-Es que he salido de un sitio muy jodido, y creyéndome que mi mochila pesaba la hostia. Hasta que llegó una mañana, la volqué encima de la mesa y empecé a repartir las culpas de cada uno. Y es que alguna de ellas era tremendamente pesada y no me dejaba levantar la cabeza, y al final acababa proyectando una imagen de, como decían algunos: “El Goñi mola, pero es tan triste...”. Y yo de triste no tengo nada. Como dice una amiga, al final eran unas aguas en las que me movía cómodo y sabía cómo vadear, y eso no está bien, no es buena cosa. Y ahora estoy feliz y disfrutando de la luz.

Si la melancolía, que no la nostalgia, es la felicidad de los tristes, ¿cuál es la felicidad de los alegres, y por tanto, del nuevo Carlos Goñi?

-Eso de que la melancolía es la felicidad de los tristes, lo dicen algunos artistas pero yo no lo suscribo. La melancolía, en realidad, es una cosa en la que te puedes mecer y tiene más que ver con echar de menos lo que no has vivido, algo que no tiene nada que ver con la nostalgia, que hace referencia a lo que has vivido. Hoy en día, lo que más felicidad me provoca es la sensación de haber conseguido estar en paz con la vida y pensar que ya no me debe nada, porque me he tirado muchos años pensando que la vida me debía cosas y eso es una mierda porque no acabas de disfrutar lo que tienes. Tengo una vida emocional tan sumamente desastrosa, por mi culpa, que hace unos años que decidí que no la iba a tener, con lo cual, me he dedicado a hacer música las 24 horas, y eso lo único que hace es provocarme felicidad y satisfacción.

Las cicatrices, ¿son un premio en sí mismas porque le recuerdan que está vivo?

-Eso sería como sentirse orgulloso de llevarlas y yo ni me siento, ni no, simplemente están ahí y convivo con ellas. Cuando yo canto que tengo Premios y cicatrices,lo digo de verdad;a mí, la vida me ha dejado varias cicatrices pero también me ha regalado premios, y convivo con ambas cosas. La única licencia es que, al contrario que otros, decidí empezar a subir escaleras porque la cola del ascensor era muy grande. ¿Tardaré más? Sí. ¿Llegaré con las rodillas destrozadas? Probablemente, pero yo iré a mi paso y, además, no hay nadie, así que cojonudo.

Un disco creado en un hotel, ¿no da lugar a canciones sin hogar?

-No lo sé, pero, curiosamente, el comentario general y unánime es que Capitoles el disco más personal y completo que probablemente haya hecho nunca. Al final, el hogar es donde el alma cuelga el sombrero. Soy músico, llevo mucho tiempo pasando incluso 200 noches al año en hoteles, y te aseguro que el hogar no está en una casa concreta, el hogar casi lo llevas puesto.

‘Sin Barcelona’ con Barcelona,Frío en Madrid’ o ‘Mustang Shelby’ con Madrid, ‘Black Jack’ con Valencia, más que de un hotel parece un álbum sacado de las calles de grandes ciudades...

-Uno escribe sobre lo que ve y siente. Un buen amigo me decía que hago algo que pocos hacen en España, y es ponerle nombre y apellidos a la cuestión geográfica. Los escenarios son los que son y me gusta nombrarlos, creo que eso está muy bien porque te introduce a dónde estás.

“Para qué escribir principios si todos mis finales acaban igual” (’Black Jack’), ¿de bien, de mal o no importa porque lo principal es el camino?

-Lo importante siempre es el camino, y más en mi caso, porque hay una cosa con la que me siento extremadamente afortunado, que es la que me provoca la felicidad: coger la guitarra, escribir y cantar. No el dinero que gano. Eso hace que lleve una ventaja importante, porque la felicidad me la da ese camino.

El tiempo aparece en varias canciones de ‘Capitol’, bien por su falta o por matarlo, ¿cosas de la edad?

-Sí, claro. Hay dos cosas muy curiosas en el ser humano. El tiempo, del que siempre todos cada vez somos más pobres, indefectiblemente. Y la razón, de la que todos creemos cada vez que somos más ricos.

Este es un trabajos de cambios, cambios de compañía, de mánager... pero pegado a una colección de canciones más desnuda, como si presentara un viaje interior tras dar una vuelta al mundo.

-Sí a todo, como Windows (risas). Al final, el libro es uno, y lo que acabas es escribiendo capítulos diferentes de ese mismo libro. Y eso nos pasa a todos. Claro que cada disco se parece al anterior, cómo no, porque el hecho de tener un estilo es una cosa maravillosa, incluso un fin en sí mismo, pero también una cárcel de puta madre, porque hagas lo que hagas siempre va a sonar a mí. Pero lo que yo pretendo es no aburrirme, porque si no me aburro yo, tengo una posibilidad de conseguir público.

las claves

“La ironía debería ser mi segundo apellido, pero hasta este disco no he aprendido a utilizarla en las canciones”


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902