Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

El dedo en la llaga

Gabriel Mª Otalora - Martes, 13 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Cada vez es mayor el run-run que produce la barbarie terrorista en nombre del Islam buscando asimilar la religión musulmana con un conflicto a vida o muerte, pero muchos musulmanes no quieren vivirlo como tal. Lo cierto es que la inquietud y el rechazo a lo que suene a musulmán crece en Occidente, porque lo vemos como una amenaza en forma de Al Qaida, ADMI o Estado Islámico.

Sin embargo, no es noticia los musulmanes que manifiestan su indignación ni la existencia de movimientos como #NotinMyName (no en mi nombre). Abdennour Pierre Bidar es un musulmán francés catedrático de Filosofía;ha sido responsable de la pedagogía del laicismo en el Ministerio de Educación Nacional y es un destacado líder de dicho movimiento. Fruto de dos culturas, fue criado en la tradición sufí por su madre, una medida católica que se convirtió al islam, aunque educada en el fundamentalismo de su padre adoptivo;y por su abuelo, que le inculcó un humanismo sensato.

En un artículo suyo, publicado a finales de 2014 en la prensa francesa, Bidar manifestó algo de plena actualidad: que los creyentes musulmanes no pueden limitarse a denunciar solamente la barbarie terrorista. Que ante los dogmas y la manipulación política a la que está siendo sometido el mundo musulmán, éste debe ser crítico y reformarse a sí mismo. Su Carta abierta al mundo musulmán tras el secuestro y la ejecución del turista francés Hervé Gourdel en Argelia pasó desapercibida entre nosotros a pesar de que ponía el dedo en la llaga.

En la carta, lamenta que los intelectuales occidentales “han olvidado la religión como motor de la civilización” y no se dan cuenta de que “el porvenir de la humanidad dependerá mañana no solamente de la resolución de la crisis financiera, sino, de forma bastante más esencial, de la resolución de la crisis espiritual que atraviesa nuestra humanidad”. La naturaleza espiritual del ser humano tiene horror al vacío y, si no encuentra nada nuevo para llenarlo, lo hará mañana con ídolos y religiones cada vez más inadaptadas al presente que, como el islam actualmente, se dedicarán entonces a producir monstruos.

El mundo musulmán ha optado por creer e imponer que el islam exige sumisión, cuando el Corán proclama que “la religión no constriñe a nadie”

Es preciso ir a la raíz del problema -nos dice- y ser fiel a la esencia liberadora que atesora la religión, cualquier religión que busque vivir la espiritualidad creativa y trascendente del ser humano. “¡El terrorismo no es el islam, el verdadero islam, el islam bueno que no quiere la guerra sino la paz!”. A pesar de la gravedad de la enfermedad, hay en ti -prosigue- una extraordinaria multitud de hombres y mujeres preparados para reformar el islam y reinventar su genio más allá de sus formas históricas. Pero son pocos todavía estos musulmanes y estas musulmanas que miran hacia el futuro fuertes y libres. Han comprendido que aquellos no son más que los síntomas más visibles de un inmenso cuerpo enfermo, cuyas enfermedades crónicas son la impotencia para construir democracias estables y para instaurar una tolerancia y un verdadero reconocimiento del pluralismo religioso.

¿Será todo culpa de Occidente? ¿Cuánto tiempo precioso vas a seguir perdiendo, mi querido mundo musulmán, con esta acusación estúpida que tú mismo no crees y detrás de la que te escondes para continuar mintiéndote a ti mismo? ¿En dónde están los grandes pensadores cuyos libros eran referentes en el mundo entero? En realidad, te has vuelto tan débil, escondido tras la seguridadad que permanentemente manifiestas sobre ti mismo, que ya no sabes quién eres ni a dónde quieres ir, y esto te ha vuelto tan desgraciado como agresivo.

El mundo musulmán ha optado por creer e imponer que el islam exige sumisión, cuando el Corán proclama que “la religión no constriñe a nadie”. ¡Has convertido tu llamada a la libertad en el imperio del miedo! Evidentemente, todo esto no es algo impuesto por el terrorismo islámico. No, ¡este problema es mucho más profundo! ¿Pero quién quiere escucharlo? Hay un silencio total sobre ello en el mundo musulmán, y en los medios occidentales no se escucha más que a los expertos en terrorismo. No te hagas ilusiones, amigo mío, creyendo que cuando haya terminado el terrorismo islámico el islam habrá resuelto sus problemas.

La solución para este filósofo es clara: “Si quieres saber cómo dejar de dar a luz a tus monstruos, es simple y difícil a la vez: tienes que reformar toda la educación que das a tus hijos en cada una de las escuelas y en cada uno de los lugares del saber y del poder para dirigirlos, según los principios universales de la libertad de conciencia, de la democracia y de la tolerancia. Es el único medio. Si tú no lo haces, dentro de poco serás devastada por su propio poder de destrucción”.

Y así finaliza la carta: “Querido mundo musulmán... Yo no hubiera sido tan severo en esta carta si no creyera en ti. Yo creo en ti, yo creo en tu contribución para hacer de nuestro planeta un universo a la vez más humano y más espiritual”.

Yo también lo creo, pero hacen falta muchos Abdennour Bidar.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902