Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Eneko Goia | alcalde de donostia

“Nos preocupa más la concentración de pisos turísticos que la planta en la que estén”

Eneko Goia tiene 45 años, la edad media de la población donostiarra. Lleva dos años al frente del Gobierno local compuesto por PNV (nueve concejales) y PSE (siete) y cree que su equipo está cohesionado y va cumpliendo el programa que se fijó

Una entrevista de Carolina Alonso - Domingo, 11 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Eneko Goia, alcalde de Donostia.

Eneko Goia, alcalde de Donostia. (Fotografía Ruben Plaza)

Galería Noticia

Eneko Goia, alcalde de Donostia.

donostia- El próximo martes 13 de junio cumplirá dos años de alcalde de Donostia y parece que la fecha no le ha dado mala suerte en su balance de media legislatura, aunque admite que hay que pisar el acelerador en asuntos como la regulación del turismo y el fomento de la vivienda.

Viene directo de oficiar unas bodas. ¿Es una tarea grata para un alcalde?

-La verdad es que no lo paso bien. Las que he hecho ahora son tipo exprés y son rápidas, pero las ceremonias de media hora son una gran responsabilidad. Yo recuerdo el día de mi boda como un día muy especial y sientes la responsabilidad de que las personas que tú casas tengan un día bonito porque va a ser un recuerdo para siempre. Y no hay manual de bodas. Me pongo hasta nervioso porque quiero hacerlo bien. No es ninguna tontería.

Seguimos sin tener un lugar para poder celebrar los funerales o despedidas civiles.

-En ellas, los corporativos no tenemos ningún papel. Pero sí, queremos dar una respuesta a esta petición y fijar un espacio.

Han pasado dos años de legislatura. ¿Se siente con fuerza para volver a presentarse?

-Uff, aún es pronto para tomar la decisión. Más adelante lo pensaré.

Su socio de gobierno, Ernesto Gasco, sí aspira a presentarse.

-¿Ah, sí?

EH Bildu ha acusado al Gobierno que dirige de llevar a cabo un bajo porcentaje de su programa de gobierno. ¿Qué opina?

-Desconozco los criterios que ha usado para hacer esa valoración y pongo en cuestión la afirmación. Nosotros aprobamos el programa de gobierno en octubre, también un plan de gestión para implantarlo, que está en marcha, y tiene sus indicadores. Hay un proceso de evaluación propio que se desarrollará en julio y nos dará la fotografía, el análisis de cómo va la legislatura.

Hay cuestiones del programa de gobierno que están aparentemente paradas. Por ejemplo, el futuro de Sagüés y el diseño viario de Carlos I.

-No. Ambos temas están en plena ebullición. La Universidad nos va a presentar un decálogo para la urbanización de Sagüés. Y Carlos I, lo mismo. De la mano de la Diputación se está elaborando una propuesta, que se presentará y se ejecutará.

La regeneración de Mundaiz, junto a Tabakalera, también forma parte del programa de gobierno.

-Para esta actuación hay que modificar el planeamiento y en Urbanismo están trabajando en ello.

El distrito de Altza y la entidad local menor de Igeldo no parecen haber avanzado mucho en estos dos dos años.

-Son dos casos muy diferentes. En el distrito de Altza se está trabajando para su implantación. Tienen dificultades pero están en ello de la mano de las asociaciones. El caso de Igeldo es diferente. Está parado porque Herri Kontseilua nos dijo clarísimamente que no querían hablar del tema hasta que no hubiera una sentencia sobre el recurso que presentaron al Tribunal Supremo.

Con el acuerdo del Cupo, dijo que se abría la puerta a no subir los impuestos.

-En dos años hemos pedido un cierto esfuerzo a los ciudadanos y esta vez abordamos las tasas e impuestos en otra situación. Habíamos reservado 6,7 millones para la devolución del Cupo pero no harán falta. Esta situación nos permite no subir impuestos o no subirlos tanto.

¿Los lodos del Urumea se limpiarán?

-Es una voluntad municipal. Hemos hecho la solicitud a la institución competente del Estado, pero nos han dicho que no por temas medioambientales.

¿Van a pedir dinero al Estado para la retirada de las piedras de Ondarreta, ya que es competente en Costas y, además, la vieja cárcel de la que salen gran parte de los escombros sin recoger era de su propiedad?

-Costas tiene una serie de competencias sobre esa zona y sí pediremos su implicación.

¿El Bellas Artes se podrá usar?

-Después de que los tribunales obligasen a volver atrás, con el grado C de protección municipal, hemos mostrado a la Sade nuestra disposición a llegar a un acuerdo y hemos presentado conjuntamente un escrito para suspender el pleito de reclamación patrimonial. Pretendemos acordar un uso en un plazo de dos meses y evitar que siga el deterioro.

Tras ocho años escuchando hablar del metro a los responsables públicos se ha dejado de usar esa palabra. ¿El cambio del departamento de Transportes a manos del PNV conlleva borrarla?

-No me perdería demasiado en una discusión semántica. Entiendo que el término Topo tiene un arraigo histórico en esta ciudad y a la hora de explicar el proyecto puede servir. Pero me da un poco igual como se llame. Estamos hablando de mejorar el transporte público de modo notable y de encajar la actuación en un puzzle más amplio.

La reforma de Anoeta ha comenzado y se han aprobado los pliegos para los dos siguientes lotes de obra fuerte, en los que el precio ya ha aumentado un 6,8%. ¿Quién pagará los sobrecostes finales si se siguen produciendo, como advierten algunos?

-El acuerdo que hay con la Real es claro. Al final de la operación hay una liquidación y la cifra exacta que salga se ajustará con el tiempo adicional de concesión que se vaya a dar a la Real.

Para asuntos viejos del Ayuntamiento, ¿llama en alguna ocasión a Izagirre o Elorza para asesorarse?

-No me ha hecho falta porque lo que puede tener en la memoria histórica Elorza, por ejemplo, lo tienen otras personas aquí, como Ernesto Gasco. Y de temas relativos a la legislatura anterior, puedo hablar con Josu Ruiz, Ricardo Burutaran o Axier Jaka, que estaban entonces. Tengo mucha gente a mano.

¿Cómo calificaría su relación con el teniente alcalde, Ernesto Gasco, portavoz del grupo socialista?

-Es una relación satisfactoria. Sin entrar en el terreno de lo personal, que creo que tiene que ser intrascendente desde el punto de vista político. Hay una relación intensa entre los dos grupos para hacer un seguimiento entre lo acordado y creo que vamos bien. No siempre uno acierta en todo, pero estamos bien coordinados.

Han acusado de bicefalia a este gobierno municipal y de falta de cohesión.

-No lo veo así. En una administración tan compleja como ésta siempre puede pasar que haya una descoordinación y no siempre se produce entre departamentos que llevan dos partidos diferentes sino también entre áreas del mismo partido. En cuanto a la falta de cohesión, creo que no se nos puede exigir lo que no somos. Somos dos partidos políticos diferentes y cada uno tenemos nuestro margen para defender nuestros puntos de vista. Estar en el mismo gobierno no anula lo que legítimamente opinamos cada uno. No coincidimos en todo ni tenemos por qué. Somos dos, no uno.

Donostia está muy envejecida y más que lo va a estar, con una media de edad de 45,5 años. ¿Qué se puede hacer para frenar este proceso y atraer gente joven?

-Curiosamente, la media de edad de la ciudad es la que tengo yo. Atraer gente joven la verdad es que es difícil. Es remar contra corriente. El envejecimiento afecta a todo nuestro entorno aunque algo más aquí. El precio de la vivienda hace que las personas más jóvenes tengan dificultades para hacer su vida en Donostia. La institución tiene que intentar ofrecer alternativas, aunque no se consiga todo lo que se desearía. Y la recuperación y retención del talento es necesaria. Estamos en una buena disposición en este aspecto en la actualidad.

¿Ha reclamado al Gobierno Vasco que posibilite cobrar una tasa turística?

-Sí, en esta misma mesa he estado con el consejero de Turismo y le hemos pedido que habiliten la posibilidad de que tengamos una tasa turística.

¿El Ayuntamiento está esperando a que el Gobierno Vasco publique los decretos sobre pisos turísticos para hacer su ordenanza?

-No.

¿Prevén cambiar la regla actual de que encima de una vivienda residencial no pueda haber pisos turísticos, ante la realidad existente de que hay numerosos alojamientos en estas circunstancias?

-Se ha reflexionado sobre eso y sobre muchas cosas más porque estamos trabajando hace tiempo en la ordenanza y en puertas de presentarla. De modo gráfico, es preferible que un piso turístico esté en la primera planta a que esté en otras, pero nos preocupa más la concentración y cantidad, sobre todo en determinadas zonas. Ello altera totalmente la vida, la idosincrasia, la configuración social, el precio medio... Nos preocupa más eso que lo otro. Y la solución que se vaya a proponer probablemente contemple ese fin.

El bar de la Zurriola y el Branka no estarán abiertos en verano.

-El Branka sí abrirá, por lo visto, depende del Tenis. Pero es difícil que pueda abrir este verano la Zurriola. El local ha dado muchos problemas desde el principio. Se ha preparado un pliego para que esta vez salga bien y ya se están recibiendo ofertas.

¿Hay algún plan para hacer más atractivo San Telmo, que el pasado año tuvo menos público que la Casa de la Historia de Urgull?

-La Casa de la Historia es gratis y tiene gran poder de atracción. Pero claro que hay que potenciar San Telmo y dar una oferta variada y popular, además de sofisticada.

Ahora que estamos a mitad de la legislatura, ¿en qué asunto cree que es necesario pisar el acelerador?

- Las cosas han salido bien como ciudad en el plano turístico pero nos colocan en un momento en el que hay que tomar decisiones, por ejemplo, respecto a las viviendas de uso turístico y a la ordenación de este fenómeno. Ahí está en Plan Director de Turismo. Ahí sí hay que pisar el acelerador.

¿Es amable el donostiarra con el turista?

-Creo que la gente, la mayoría, pueda tener una cierta satisfacción de que su ciudad sea valorada, apreciada y querida. Que vengan a visitarnos y digan que tenemos una gozada de ciudad es un orgullo. Que pueda haber preocupación por la presión que ejerce el turismo es razonable. Pero cuando hablamos de alarma creo que caemos en la exageración y a veces nos comparamos con realidades que no tienen nada que ver. Está bien que miremos a otros lados para ver lo que no queremos, pero no se puede decir que estamos como en Venecia, como le he oído a algún responsable, o irresponsable, político. Eso no se puede decir. Luego también hay una utilización ideológica del asunto por parte de algunos sectores, que yo no comparto

¿Se le han pasado rápido los dos años?

-A toda velocidad. Creo que es porque es tan intenso.

¿Se esperaba que fuera tan intenso?

-Me lo esperaba, pero ha sido un poco más de lo previsto. Hay muchos compromisos y si se intenta atender a todo hace falta tiempo.

Cómo es un día normal en su vida ahora?

-No hay un día normal en mi vida (risas). Todos son diferentes. Pero si tengo que decir una rutina, lo más normal es venir a las 8.30 al Ayuntamiento y terminar a las 8.30 de la tarde, con una comida rápida cogiendo algo de la calle. Y moviéndome bastante fuera, tanto en reuniones como actos y presentaciones.

¿Puede librar algún día por semana?

-Intento amoldarme a las circunstancias. No todas las semanas son iguales. Pero intento dedicar momentos a mi familia. El pasado viernes, por ejemplo, he tenido que ir a recoger a los niños a la ikastola. Hay que organizarse, como los demás, y el fin de semana a veces les llevo a algún acto, siempre que no sea incompatible con la presencia de niños. Luego les compenso. Hace poco me acompañaron a una presentación sobre las obras del Topo, aguantaron estoicamente y luego les monté en el tiovivo.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902