Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Y tiro porque me toca

País zarandeado

Por Miguel. Sánchez-Ostiz - Domingo, 11 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

sacudido a diario, zarandeado, apaleado no pocas veces, montado en una montaña rusa de noticias de fraudes que le tocan de cerca o de lejos, es igual, pero que no impide que una notable mayoría duerma la siesta debajo de una higuera, peligroso asunto ese, y se abstenga hasta del desahogo más elemental. Poco a poco se extiende la convicción de que el fraude no va con nosotros mientras no nos toquen el bolsillo y que en realidad no hay fraude del que hablar mientras no te agarren, juzguen y puedan condenarte, quiero decir que haya voluntad y posibilidad de sentencia condenatoria, algo que se ve está cada día más lejos en muchos casos. Raro es el día que no se destape una cloaca cuyo tufo resulta hiriente y raro es el día que no veamos cómo se diluye y esfuma un pufo.

Hace un mes, un directivo del Banco Popular ponía por escrito y firmaba un documento que desmentía y negaba con rotundidad altiva la quiebra encubierta del Banco Popular, sus déficits, su venta anunciada... Hoy ese banco está vendido por 1 euro y los accionistas que hubiesen colocado sus ahorros en acciones, lo han perdido todo. Me puede gustar poco o mejor nada la especulación bursátil, pero lo sucedido suena a despojo.

La amnistía fiscal fue dictada con plena conciencia de que una parte sustancial de la economía española se sostenía y sostiene en el fraude, de que esa amnistía cuyo objetivo parecía ser recaudar recursos, ha conseguido la impunidad de los delitos come

Me extraña que no se examine el contenido a todas luces fraudulento de ese documento bancario destinado obviamente a engañar a los depositarios y a los accionistas menos avisados, que los hay, a impedir que estos tomaran las acciones que pudieran o les dejaran, y que no se generara ese «pánico bancario» que podía perjudicar a quienes, a pesar de todo, han hecho con ese banco el negocio de su vida: los directivos se han llevado retribuciones millonarias de todo tipo. ¿Algo así no tiene consecuencias penales? ¿No se va a auditar lo sucedido en los últimos tiempos con la captación de capital de pequeños ahorradores en el Banco Popular? No parece. ¿El Banco de España está de vacaciones? ¿Y la fiscalía? El verdadero poder político pende sobre este asunto, ese que ocupa espacios cada vez más amplios de poder, y vigila y protege.

Por su parte, la amnistía fiscal del ministro Montoro, apoyada por el Gobierno y declarada ahora inconstitucional, fue dictada con plena conciencia de que una parte sustancial de la economía española se sostenía y sostiene en el fraude, de que esa amnistía cuyo objetivo parecía ser el de recaudar recursos para el Estado, ha conseguido la impunidad de los delitos cometidos por los defraudadores. Algo asombroso en cualquier otro país que no sea este, en el que el ministro autor de esa indecorosa medida, que solo ha beneficiado a los fraudulentos de una clase social, actúa como si no pasara nada, como si esto no fuera con él. Los poderosos miembros de esa clase devuelven el favor en forma de un apoyo incondicional. Se ve que el ministro se encuentra respaldado y que cuenta con que en el hipotético y veraniego caso en que fuera reprobado, es más que posible que salga fortalecido. Temo que ha cundido la convicción de que los miembros de esa casta social pueden hacer lo que les venga en gana, al margen de las leyes que atenazan y obligan al común.

No es posible permanecer indiferente ante el chaparrón de noticias diarias que muestran ese trasfondo fraudulento de nuestra economía. Aquí, empleo sólido no se creará, el mundo de la empresa parece que pasó a mejor vida, pero no así el de los negocios, a ser posible «moderadamente fraudulentos», que decía G. K. Chesterton, o del todo. Otro tiempo, el de la riqueza volátil, que a quien depende de la nómina, la SS y la pensión, le resulta indescifrable cuando se lo cuentan para marearlo y tal vez para que no piense en el saqueo del fondo de pensiones. Ganan dinero, mucho, pero no generan riqueza. Dos mundos, como poco, irreconciliables, y no solo en lo político, como se vio en la bochornosa sesión de moción de censura contra la Cifuentes. La quiebra social hace tiempo que está servida, duerman o dejen de dormir bajo la higuera la siesta de nunca acabar quienes callan o aplauden las faenas a pesar de padecerlas a la corta o a la larga.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902