Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
A través del espejo

Un empleo de futuro

Por Jon Aldazabal - Sábado, 10 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:13h

soluciones que conectan robots y máquinas/dispositivos con ordenadores e internet a través de programas que incorporan algoritmos de aprendizaje automático. Sensores que monitorizan las actividades de distintos componentes haciendo que se comuniquen entre ellos, y estos con personas a tiempo real. Programas de analítica avanzada capaces de tratar ingentes cantidades de datos que permiten tomar decisiones. Big data, robotización, digitalización, sistemas ciberfísicos, internet de las cosas, etc.

Estas tecnologías no solo están revolucionando y cambiarán el trabajo en empresas industriales, sino que impactarán de manera notoria en todo tipo de empresas y sectores. En realidad, más que a empresas y sectores, afectarán a todo tipo de empleos que supongan tareas repetitivas a soluciones conocidas y en las que el intelecto, interacción personal, creatividad y/o capacidad analítica instantánea no sea necesaria. ¿Por qué? Pues porque esas otras tareas las hacen mucho mejor las máquinas que las personas, así de sencillo.

Esta marea que, nos guste o no, es imparable, tiene efectos disruptivos sobre el empleo, las ocupaciones, las habilidades necesarias para la empleabilidad de una persona, la brecha salarial entre las mismas, y por ende en los niveles de bienestar general. ¿Qué nos dicen los datos a día de hoy?

Una revisión de investigaciones realizada el pasado mes de mayo por BBVA Research constata que en lo que corresponde a los salarios, han aumentado el de aquellas personas cuya capacitación es complementaria o tiene relación con el de esas tecnologías. Por el contrario, el de otros muchos empleos de corte manual ha disminuido, cuando no está desapareciendo directamente. La evidencia muestra que el salario relativo de los trabajadores con estudios superiores ha aumentado con respecto a aquellos que no los tienen, y esto nos lleva a uno de los problemas más acuciantes de los países “desarrollados”, que no es otro que el crecimiento de la desigualdad.

Si la salud de la economía se mide a través de indicadores como PIB per cápita, productividad por persona, tasa de desempleo e ingreso medio por hogar, estos últimos años los dos indicadores macro de PIB y productividad están incrementando, y parece que la situación económica repunta, pero no está ocurriendo lo mismo con los indicadores de ingreso medio por persona y tasa de empleo. Este fenómeno se define como “el gran desacoplamiento”, y aquí está el problema.

Por lo demás, las investigaciones están arrojando datos contrapuestos, algunas con perspectivas optimistas y otras pesimistas. Entre las optimistas, se estima que cada trabajo generado en sectores de alta tecnología crea 4,9 empleos entre directos e indirectos. Algunos determinan que un 47% de los empleos de hace una década son automatizables, mientras que otros argumentan que, analizando las características del empleo de los 21 países de la UE, este dato no superaría el 9%. Estimaciones hay muchas, aunque a día de hoy, lo que objetivamente sí se puede medir es que, durante un siglo, el progreso técnico no ha destruido empleo desde un punto de vista de nivel agregado, lo que ha hecho es cambiarlo. Hace un siglo un porcentaje importante de los empleos de ahora no existían, y lo mismo pasará en el futuro, pero de una forma más acelerada.

El reto a medio/largo plazo consiste en que la transición entre empleos que se creen y se destruyan sea lo más eficiente y equitativa posible. Para ello es fundamental proteger, cuidar y trabajar con las personas, su capacitación y empleabilidad, y no obcecarnos con intentar mantener ciertos puestos de trabajo, que nos guste o no, desaparecerán. La transformación tecnológica y digital es una oportunidad si somos capaces de capitalizarla adecuadamente, por lo tanto también un reto.

Es imprescindible que tanto desde el sector público, desde las empresas, pero sobre todo desde un punto de vista personal nos preparemos para evitar que el ritmo de desaparición de empleos sea superior al que las nuevas tecnologías están siendo capaces de generar. De nuestra capacitación dependerá el asunto. La cosa va muy rápido, y hay que formarse de forma permanente.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902