Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

La vuelta a casa de Iñigo de Loiola

La basílica azpeitiarra se quedó pequeña el martes con motivo del preestreno de ‘Ignacio de Loyola’, producción filipina que narra “la transición de soldado a siervo de Dios” del fundador de la Compañía de Jesús.

Reportaje y fotografía de Jabi Leon - Jueves, 8 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:13h

El rector del santuario, Juan Miguel Arregi, con el obispo Munilla, Andreas Muñoz y Filomeno Martínez.

El rector del santuario, Juan Miguel Arregi, con el obispo Munilla, Andreas Muñoz y Filomeno Martínez.

Galería Noticia

El rector del santuario, Juan Miguel Arregi, con el obispo Munilla, Andreas Muñoz y Filomeno Martínez.Cerca de 500 personas abarrotaron la basílica de Loiola para presenciar el preestreno de la película.

inaugurada en 1738 tras medio siglo de obras, la basílica azpeitiarra de Loiola vivió la tarde del pasado martes uno de los momentos más emotivos de su historia reciente. Y es que el emblemático templo religioso acogió el preestreno en el Estado de la película Ignacio de Loyola, el primer largometraje del director filipino Paolo Dy que, a modo de “biografía parcial”, narra “la transición de soldado a siervo de Dios” del fundador de la Compañía de Jesús. Por primera vez en casi tres siglos de historia, la basílica se transformó en una sala de cine y, en cierto modo, acogió el regreso de Iñigo López de Loyola al lugar que le vio nacer en 1491.

Ataviado para la ocasión con sus mejores galas, el santuario azpeitiarra atardeció abarrotado por medio millar de personas que, procedentes de diferentes puntos de la geografía vasca, no quisieron perderse la proyección. La cita de Loiola estuvo marcada por la presencia de Andreas Muñoz, el actor madrileño que interpreta el papel de San Ignacio y que a pesar de su juventud -27 años- ya tiene tras de sí una dilatada trayectoria profesional. No en vano, hizo su primera aparición ante las cámaras con apenas 9 años y debutó en el cine en 2001 con la película El espinazo del diablo, dirigida por el mexicano Guillermo del Toro.

No hubo alfombra roja pero sí un cartel gigante para el habitual photocall que suele realizarse en los grandes estrenos cinematográficos. Antes de la proyección, Andreas Muñoz no tuvo ningún inconveniente en fotografiarse con todas las personas que se lo pidieron y con las diferentes autoridades que se acercaron a presenciar el evento;entre ellas el rector del santuario azpeitiarra, Juan Miguel Arregi;el alcalde de la villa, Eneko Etxeberria, y el obispo de Donostia, José Ignacio Munilla.

El protagonista del largometraje se mostró muy amable y de lo más tranquilo durante la sesión fotográfica previa, pero todo cambió en cuanto cruzó la puerta de acceso al templo y se percató de la gran cantidad de gente que abarrotaba el recinto. Los bancos que los feligreses utilizan habitualmente para rezar y seguir el sermón hicieron las veces de butacas en una inmensa sala de cine. Con los nervios a flor de piel y visiblemente emocionado, Muñoz apenas pudo pronunciar unas palabras de agradecimiento a todos los asistentes y también a la productora Jesuit Communications Foundation Philippines: “Gracias por haberme dado la oportunidad de desempeñar este papel y de conocer la figura y la obra de San Ignacio, a quien he acabado profesando una gran admiración”.

Y así se llegó al momento de la proyección, que se prolongó durante algo más de dos horas y concluyó con el aplauso unánime de los asistentes. Ni que decir tiene que finalizada la película fueron muchas las personas que aprovecharon el momento para fotografiarse junto al protagonista de un filme que se rodó originalmente en inglés “porque la productora buscaba darle una dimensión internacional”. La película se filmó “en 17 intensos días de junio de 2015” y el día 16 del presente mes se estrenará “en más de 50 salas” del Estado tras haberse proyectado “en Filipinas, Estados Unidos y Canadá”.

los testimoniosLa azpeitiarra Karmele Alkorta, profesora del colegio Iraurgi, calificó de “muy emocionante” la proyección del largometraje sobre la vida de Iñigo de Loiola. Según señaló al finalizar la sesión, “a lo largo del curso hemos desarrollado un proyecto sobre la vida y la obra de San Ignacio y ha sido muy bonito ver en la pantalla muchos de los aspectos que hemos trabajado con el alumnado”. Precisamente, Alkorta estuvo en el preestreno de la obra acompañada por dos de sus alumnos, Bingen Tena y Elena Uria, de 11 años de edad.

Con la sonrisa dibujada en el rostro, los pequeños no perdieron tiempo en acercarse hasta el actor protagonista para fotografiarse con él, aunque antes coincidieron al señalar que la película les había gustado mucho “porque en la escuela hemos aprendido la historia de San Ignacio”.

Por su parte, el rector del santuario de Loiola, Juan Miguel Arregi, calificó de “entretenido” el largometraje y destacó que “no es fácil reflejar a través de las imágenes un proceso de transformación interior” como el que vivió Iñigo de Loiola.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902