Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

Macondo, laberinto de la existencia

Por Iñaki Urdanibia - Martes, 6 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Fue un 5 de junio de hace ahora cincuenta años cuando por primera vez asomó con fuerza a las páginas de la literatura el pueblo virtual de Macondo. Seguro es que llevaba ya tiempo en la mente de su creador, cierto es que ya en su primera novela corta La hojarasca, publicada en 1955, aparecía tímidamente la localidad , mas es en la fecha que señalo, y conmemoro, cuando el colombiano Gabriel García Márquez, con su Cien años de soledad se convertía en un escritor celebrado convirtiéndose su novela en uno de los más grandes éxitos editoriales de la literatura en castellano. El libro supuso a su vez la explosión del boom de la narrativa latinoamericana y carta de naturaleza al denominado realismo mágico. Reflejo especular, a nivel micro, de la comedia humana, con unos tonos inequívocamente pesimistas y una atmósfera cargada de la existencia humana, en un vaivén de circularidad y determinismo en el que se mecen, a pesar de su voluntad, los humanos en medio de la soledad, la violencia y la impronta de la marginación en que viven condenados algunos: en este caso, la familia Buendía;el propio autor dijo: «la soledad es lo contrario de la solidaridad, y esa es la esencia del libro». Como pasa siempre en la vida, hay diferentes interpretaciones, y, cierto es, que a lo dicho no estaría de más añadir los aspectos propiamente de denuncia en lo referente a la situación de Latinoamérica, esquilmada por el imperialismo y con amplias franjas de la población sumidas en la más absoluta de las miserias. No cabe duda de que el ejemplo del episodio de la masacre de trabajadores de la Compañía Bananera muestra a las claras una situación vivida en el país, suceso sobre el que el Gobierno de turno guardó el más absoluto de los silencios para que la brutalidad no trascendiese más allá de sus fronteras.

Más allá de las interpretaciones, el éxito se ha de buscar en la propia prosa de la novela y en los hechos y relaciones que retrata, que hace que el lector flipe ante las ramificaciones del variopinto árbol genealógico de la familia Buendía , desde la originaria pareja formada por Ursula y José Arcadio , que son quienes fundan Macondo, hasta el último miembro de la familia que nace con una cola de cerdo…situaciones en las que el lector se ve arrastrado por unas algodonosas nubes de la imaginación desbocada, en un océano de fantasía que no deja descansar a quien pase las páginas de la novela que ofrece cada dos por tres sorpresas. Su estructura tampoco es barro y la sombra de diferentes episodios bíblicos planea en la narración desde los orígenes (Génesis), hasta el viento que deja patas arriba Macondo (Apocalipsis) quedando por medio la maldición que persigue a los Buendía (Éxodo). Si estas diferentes escenas -a las que podrían añadirse algunas más concretas- hilvanan las historias, tampoco está ausente el peso de los modelos del cristianismo en algunos personajes y en lo que representan: así, Fernanda del Carpio, prototipo de mujer educada a machamartillo en los principios de la tradición cristiana;Amaranta, que representa el modelo de virginidad o el asenso a los cielos de María Remedios pueden traerse a colación como algunos de los ejemplos más transparentes.

La novela es una impresionante explosión de fantasía, en la que irrumpen mitos, peregrinaciones, guerras, amores, fundaciones y destrucciones, ensoñaciones, odios y venganzas

La novela, reitero, es una impresionante explosión de fantasía, en la que irrumpen mitos, peregrinaciones, guerras, amores, fundaciones y destrucciones, ensoñaciones, odios y venganzas, narradas en un estilo envolvente y directo que nos aprehende cual Sherezade, llevada por ciertas dosis de incontinencia, que nos relata los avatares de los Buendía a lo largo de un siglo, y de ese escenario de nombre Macondo del que se da cuenta del principio, su implantación y su fin en medio del polvo de las ruinas;localidad que juega la función de un cedazo (o tal vez de un imán) por el que van a pasar todas, o al menos no pocas, historias míticas y legendarias.

Después de lo ya dicho no resulta necesario decir que quien sea venerador de la claridad y distinción cartesianas y conciba que la razón es la que ha de conducir las historias narradas, puede tomarse vacaciones, ya que estamos en medio de lo aleatorio, lo mágico, lo inesperado, que alcanza, en más de una ocasión, los bordes de la obsesión, y… la habilidad narrativa de García Márquez hace que la magia y el milagro consistan precisamente y a pesar de la diseminación de la que hablo, en que al final, todas las piezas encajan como en un puzzle de bastantes fichas. Y la sombra de los Dickens, Proust y Faulkner, mucho Faulkner , y no lo digo por la creación de un paisaje de fantasía, el condado de Yoknapatawpha, enclavado en el sur del norte americano, con sus negros, sino igualmente por el carácter desbordante en deriva libre que se da en su prosa;sería injusto, no obstante, dejar ahí la cosa como si el colombiano fuese un copiador, ya que él lo lleva a su país, con sus colores y sabores, transformando lo recibido en local/universal (acéptese el oxímoron).

Gabriel García Márquez, con su fértil placer de contar, se convierte en un hombre al que habitan muchas voces, en un hechicero infalible que dijese su entonces amigo Mario Vargas Llosa.



COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902