Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

“Las canciones están hechas para ser cantadas, no leídas en una página”

Bob Dylan envía el discurso que le permitirá cobrar los 820.000 euros del Premio Nobel de Literatura

Juan G. Andrés - Martes, 6 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El cantautor estadounidense Bod Dylan.

El cantautor estadounidense Bod Dylan. (EFE)

Galería Noticia

El cantautor estadounidense Bod Dylan.

Donostia- Músicos como Buddy Holly o Leadbelly se entremezclan con escritores de la talla de Herman Melville y Homero en un discurso en el que Bob Dylan intenta explicar cómo sus canciones se relacionan con la literatura. Casi en tiempo de descuento, el músico de Minnesota envió a Estocolmo la grabación del texto que la Academia Sueca exige a los premiados con el Nobel de Literatura si quieren cobrar los ocho millones de coronas suecas (820.000 euros) del premio. En su intervención, el laureado autor de discos como Highway 61 Revisitedo Blonde on Blonderecuerda la diferencia entre música y literatura y sentencia: “Las canciones están hechas para ser cantadas, no para ser leídas en una página”.

Inspiración“Si tuviera que volver al principio de todo, creo que debería empezar con Buddy Holly”, comienza Dylan (Duluth, 1941) un discurso que recuerda el impacto que le causó aquel intérprete, muerto en accidente de aviación a los 22 años. “Tocaba la música que yo amaba y con la que crecí: country western, rock ‘n’ roll y rhythm and blues, tres géneros distintos que él entrelazó y fundió en uno solo”, añade antes de relatar la única vez que lo vio en directo, unos días antes de su muerte. Lo describe como “poderoso y electrizante” y asegura que aquel día le miró “directamente a los ojos” y le transmitió “algo”.

Poco después Dylan recibió de un desconocido un disco con la canción Cottonfieldsde Leadbelly, músico de blues y folk que también le influyó poderosamente: “Aquella grabación cambió mi vida, me transportó a un mundo desconocido, fue como una explosión, como si hubiera estado caminando en la oscuridad y de repente esa oscuridad se iluminara”, afirma Bob Dylan, que fue tirando del hilo hasta descubrir a intérpretes de música folk que le inspiraron cuando dejó de cantar versiones y empezaba a escribir sus propias composiciones: “La jerga folk era el único vocabulario que conocía y lo usaba”.

Sin embargo, en aquella época tenía “algo más”, y cita las lecturas de la escuela primaria -Don Quijote, Ivanhoe, Robinson Crusoe, Los viajes de Gulliver, Historia de dos ciudades- que aportaban “una manera de ver la vida, una comprensión de la naturaleza humana y unos estándares para medir las cosas”. Pero sobre todo, se centra en tres obras que releyó en secundaria y sobre las que gira buena parte de su alocución: Moby Dick, Sin novedad en el frentey La Odisea.

Dylan califica de “fascinante” la novela en la que Herman Melville narró la búsqueda de la gran ballena blanca por parte del capitán Ahab y reconoce que el espíritu de esa monumental obra ha nutrido algunas de sus canciones. Por otro lado, Sin novedad en el frente, la novela de Erich María Remarque sobre los horrores de la guerra, le pareció tan terrible que cuando la terminó jamás quiso leer otro libro bélico. El tramo final del discurso lo dedica a La Odisea, cuyas páginas han inspirado infinidad de baladas entre las que cita Homeward Bound, Green on Grass Range, Home on the Range y, claro está, también sus propias composiciones.

El bardo estadounidense dice sumarse a otros muchos compositores que han sido influenciados por esos mismos temas que “pueden significar muchas cosas diferentes”. “Si una canción te mueve, eso es todo lo que importa. No tengo que saber qué significa, he escrito todo tipo de cosas en mis canciones y no me voy a preocupar sobre su significado. No creo que a Melville le preocupara qué significaban todas aquellas referencias bíblicas del Antiguo Testamento, las teorías científicas, las doctrinas protestantes y las cuestiones sobre el mar, los barcos y las ballenas que incluyó en una misma historia”, argumenta, al tiempo que subraya que lo importante es que las canciones “suenen bien”.

Tras aludir al encuentro entre Ulises y Aquiles en La Odisea, Bob Dylan asegura que “nuestras canciones están vivas en la tierra de los vivos, pero las canciones son distintas a la literatura” porque “están destinadas a ser cantadas, no leídas”. “Las palabras en las obras de Shakespeare estaban destinadas a ser representadas en el escenario, igual que las letras de las canciones están hechas para ser cantadas, no para leerlas en una página. Confío en que algunos de ustedes tengan la oportunidad de conocer algunas de esas letras del modo en que fueron concebidas, para ser escuchadas: en un concierto o en un disco o como quiera que la gente escuche canciones hoy en día”, asegura, antes de finalizar y volver “una vez más” a Homero, que escribió: “Canta en mí, oh, musa, y a través de mí cuenta la historia”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902