Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Las motocicletas están involucradas en siete de cada cien accidentes en Euskadi

En lo que va de año han fallecido en Gipuzkoa cuatro motoristas, a los que se suman otro en Araba
La Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco ha organizado este fin de semana cursillos de conducción segura en Donostia y Barakaldo

Iraitz Astarloa - Lunes, 29 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Un participante del cursillo conversa con uno de los instrucores, ayer en Donostia.

Un participante del cursillo conversa con uno de los instrucores, ayer en Donostia. (Esti Veintemillas)

Galería Noticia

Un participante del cursillo conversa con uno de los instrucores, ayer en Donostia.Tres motoristas participan en el curso de conducción segura del Gobierno Vasco, celebrado ayer en la explanada de Sagüés de Donostia.

donostia- Pese a que la siniestralidad en las carreteras vascas ha descendido de forma notable en las últimas décadas, llegando a registrarse algunos mínimos históricos en los últimos años, hay un dato que no pasa desapercibido para los responsables de la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco: y es que el volumen de accidentes en los que están involucradas las motos se mantiene prácticamente constante cada año.

En lo que va de año, en el 6,7% de los accidentes que han ocurrido en las carreteras vascas ha estado implicada una moto, lo que se ha saldado con cinco motoristas fallecidos (cuatro en Gipuzkoa y uno en Araba). Además, otros 36 han resultado heridos graves (18 en Gipuzkoa, 14 en Bizkaia y cuatro en Araba). En 2016, este tipo de vehículos estuvieron implicados en siete de cada cien accidentes, que arrojaron un resultado de doce motoristas fallecidos y 99 heridos de gravedad.

En la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco no perciben un perfil común de motoristas que sufren accidentes;tampoco detectan que se repitan las causas que producen los siniestros, aunque reconocen que, al igual que en los accidentes de turismos o vehículos pesados, el exceso de velocidad o el consumo de determinadas sustancias incompatibles con la conducción aumentan las situaciones de riesgo.

Lo que sí es evidente es que el uso de estos vehículos se ha multiplicado en nuestras carreteras y calles. Significativo es el caso de Donostia, donde en 30 años el parque de motos ha pasado de 3.000 a casi 26.000. “Cuanto más las usamos, más exposición al riesgo hay”, asume María Jesús Iturralde, responsable del área de Formación y Educación Vial de la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco. Además, el hecho de poder conducir motos de hasta 125 centímetros cúbicos con una experiencia de tres años de carné de tipo B (automóviles) tampoco ayuda. “La conducción de un vehículo u otro no tiene nada que ver”, advierte Iturralde, quien recalca que, cuando circulas en moto “la persona forma parte de la estructura del vehículo y, precisamente por eso, las consecuencias pueden ser mucho mayores”.

Por ello, y para reducir al máximo las situaciones de riesgo provocadas por los propios conductores, el Dirección de Tráfico ha organizado este fin de semana cursillos de conducción segura en Barakaldo y Donostia, una iniciativa que habitualmente suele tener “muy buena acogida” entre los conductores.

Los cursos tienen una capacidad para un máximo de 20 personas y una duración de cuatro horas en la que se combinan teoría y práctica. “En la primera parte tienen una formación teórica, que les sirve para contrastar situaciones, solventar dudas sobre cuestiones de equipamiento, sobre mantenimiento del vehículo, cómo colocarse en la moto...”, explica Iturralde. Acto seguido, los participantes pasan a la parte práctica donde, en un recorrido delimitado por conos, “se simulan diferentes situaciones cotidianas que se pueden encontrar tanto entre calles como en carretera”, señala. “Básicamente se enseña a afrontar los giros, a cómo se entra o se sale de las rotondas con seguridad.... Lo que se trabaja es la previsión, hacer todo con antelación, hacer una conducción evitando situaciones de conflicto”, añade la responsable de formación.

Por ello, el perfil de este tipo de cursos es muy variopinto, desde personas que llevan toda la vida circulando en moto pero que quieren entrenar sus nociones sobre seguridad, hasta personas recién iniciadas en la conducción de vehículos de dos ruedas. “Más de uno confiesa que tiene sus pequeños sustos de vez en cuando y lo que vienen a buscar es adquirir algún tipo de destreza que les permita solventar esas situaciones que pueden llevar al accidente de”, indica Iturralde.

Uno de los participantes en el cursillo de ayer fue el donostiarra Aitor Lekumberri, que lleva cuatro décadas conduciendo todo tipo de motos. “Llegas a una edad en la que ya no te apetece nada caerte”, bromeaba tras la formación, una experiencia que recomendó “a todo el mundo”. “Aprendemos temas de evasión, de frenado, de anticipación... Muchas cosas ya las sabemos, pero las pones en práctica. Yo, por ejemplo, suelo hacer ejercicios de frenado por mi cuenta, porque ya a estas alturas la seguridad es lo más importante. Pero son cursos que están muy bien”, aseveró.

Y es que, según este motorista, la veteranía no siempre es un factor de éxito. “Te acabas confiando, cuando en moto tienes que tener cuidado con todo y anticiparte a todo lo que pueda pasar”, apuntó.

Por ello, echó en falta que los motoristas se “involucren” en este tipo de formaciones, especialmente en Donostia donde el volumen de vehículos de dos ruedas es tan grande, e invitó a asociaciones y colectivos de motoristas a que hagan llegar la información sobre estas iniciativas a través de “redes sociales, colegios o zonas donde se hace deporte”, para así llegar al mayor número de personas posible.

las cifras

25.800

Es el número de motocicletas y ciclomotores registrados en Donostia, lo que supone que hay una moto por cada siete habitantes en la ciudad. Además, otros 3.000 vehículos de este tipo, registrados en municipios de la comarca e Donostialdea circulan por la capital guipuzcoana, lo que hace que esta sea, junto a Barcelona, la ciudad del Estado con mayor volumen de motos.

5

Son los motoristas que han fallecido en los cinco primeros meses del año. De estos, cuatro han muerto en carreteras guipuzcoanas, mientras que otro lo hizo en Araba.

110

Euros. Es el precio aproximado que cuestan los cursillos de conducción segura que organizan grupos, colectivos o asociaciones vinculadas con el mundo del motor. El Gobierno Vasco ofrece estos cursos una vez al año de forma gratuita.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902