Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
donostia

Kresala, 50 intensos años

Medio siglo de existencia da para mucho y por eso son muchas las cosas que tiene para contar Paco
Sexmilo, actual presidente de Kresala, una sociedad que puede alardear de ser pionera en numerosas actividades y que está viviendo con entusiasmo el programa de celebración de sus Bodas de Oro.

Reportaje de Arantxa Lopetegi. Fotografía Ruben Plaza - Domingo, 28 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:13h

Paco Sexmilo señala la placa colocada en la puerta de Kresala en la que se muestra la fecha de fundación de la sociedad.

Galería Noticia

Paco Sexmilo señala la placa colocada en la puerta de Kresala en la que se muestra la fecha de fundación de la sociedad.

E l 7 de marzo de 1967 echó a andar en el número 9 de la calle Euskal Herria Kresala, que de la mano del párroco de San Vicente, Jesús Aldanondo, inició una trayectoria como punto de encuentro para las gentes inquietas del momento que hoy en día continúa con buena salud y sin aparente cansancio.

En aquel momento Kresala se convirtió en un reducto de libertad en el que se debatían temas de interés casi de forma clandestina, además de un lugar donde podían reunirse los jóvenes que querían llevar a cabo distintas actividades.

De aquel tronco son muchas las ramas que han ido creciendo, aunque no todas perduran en la actualidad. En 1967 nació el grupo de montaña y un año después el de euskal dantzak, que sigue cosechando éxitos importantes.

Surgió la Tamborrada, que salía a las 7.00 de la mañana, y la Comisión de Cultura, en su doble vertiente de euskera y castellano. Otra iniciativa que obtuvo una gran acogida fue la de los grupos de tiempo libre con niños. Tanto es así que se llegaron a reunir un centenar de txikis para pasear, bailar y, sobre todo, hablar en euskera. La propuesta de actividades se prolongaba hasta los sábados por la tarde, para alegría de pequeños, y por qué no decirlo, de sus amas y aitas.

Muchas horas de diversión que han quedado en el recuerdo de aquellos niños. Ejemplo claro de ello es que algunos llevan décadas vinculados a Kresala, como el actual presidente, Paco Sexmilo, que aunque acredite solo un año en este cargo lleva más de 40 años unido a la asociación, muchos de ellos como vicepresidente y, desde luego, como perejil de todas las salsas.

Por la presidencia de Kresala han pasado muchas personas: Juan Carlos Olano, José Manuel Aizpurua, José Javier Murua, Julen Agirre, Jon López y Antxon Ormaetxea, y los ya fallecidos Teodoro Santa Cruz, Iñaki Carton, Pedro Otaegi y Manolo Barrenetxea. Todos ellos fueron recordados en uno de los actos más emotivos del programa de conmemoración del 50 aniversario, y a todos ellos agradece Sexmilo el esfuerzo llevado a cabo.

Sexmilo desgrana recuerdos de Kresala con cariño y con miedo de dejarse alguno en el tintero. Son tantas las cosas, tantas las actividades que se han llevado a cabo en medio siglo, que una conversación no da para abarcarlas.

clandestinoAquellos debates sobre política con partidos que eran ilegales, sobre la objeción de conciencia e, incluso, sobre el aborto, con presencia de partidarios y detractores que se organizaron engañando a “la secreta”, los grupos de teatro, pequeños coros... Muchas iniciativas que fueron efímeras pero muy vividas y otras muchas que llegaron para quedarse.

De lo que Kresala ha hecho bandera es de colaborar con quien se lo ha pedido, en temas culturales y sociales, cediendo sus locales “sin cobrar un duro”, manteniéndose siempre alejada de posicionamientos políticos públicos. “Somos 600 socios y tenemos una lista de espera de más de 100 personas. Como es normal aquí hay gente de todos los partidos”, apunta Sexmilo.

Ese afán por no posicionarse públicamente en materia de política no les libró de que les pusieran “unos cuantos petardos”, como el artefacto que causo graves daños en sus oficinas o el que destrozó la trainerilla que Kresala tenía en el puerto, y que acabó con la ilusión de la sociedad de tener su propia embarcación.

En la calle Euskal Herria sigue, sí, en los locales, propiedad de la iglesia de San Vicente, por los que paga un alquiler, y con los patios de los números 7 y 9 incorporados a su sede. Las puertas de madera esconden, además de la parte más gastronómica, una sala de ensayos, un pequeño frontón y otras dependencias que, por ejemplo, fueron las que acogieron las primeras sesiones del cine club que, posteriormente, creció hasta tener que abandonar la casa madre.

Por voluntad, por vocación, porque así ha sido, es y será, Kresala ocupa un importante espacio como agente activo en la vida de Donostia. Participó de forma entusiasta en la reactivación del Carnaval y llegó a ganar el premio a la mejor comparsa en numerosas ocasiones;recuperó los coros de Santa Águeda e impulsó las Iñudes y Artzaias. Ha organizado cursos de fotografía y de cocina, excursiones okantu jirasy ha cedido las instalaciones para que los jubilados del barrio organicen diversas actividades.

Por todo esto y por mucho más, porque fue y es protagonista e impulsora de muchas de las iniciativas que siguen ocupando un espacio de importancia en el calendario de Donostia, en 1998 Kresala recibió la Medalla al Mérito Ciudadano, un reconocimiento que les hizo “muchísima ilusión”. Recibir la medalla “y al día siguiente nos cerraron la sociedad a causa de las denuncias por ruido de un vecino”, recuerda Sexmilo, que explica que aquel vecino tenía razón y que tras la denuncia se dio inicio a un proceso de obras para subsanar los problemas existentes y se aprovechó para incorporar la parte “gastronómica”, con la cocina y el comedor, dando así respuesta a una demanda de los más jóvenes.

Por Kresala y con Kresala han pasado y trabajado mucha gente como José Ignacio Ansorena y Xabier Otaegi - Mirri y Txirri-, Martín Berasategi, que “siempre ha colaborado con todo los que le hemos pedido”, o el repostero Rafa Gorrotxategi, que al igual que Berasategi ideó un postre con el nombre de la sociedad que ha mantenido en su carta.

Pero son muchos los que han querido reconocer la labor de Kresala y se lo han demostrado, ejemplo de ello es el acto institucional que tuvo lugar recientemente en el Victoria Eugenia, al que acudió el lehendakari, Iñigo Urkullu, el diputado general, Markel Olano, o el alcalde de Donostia, Eneko Goia, además de políticos de todas las formaciones.

En un año de celebraciones, que se están desarrollando de septiembre a septiembre, Kresala mira al futuro con la ilusión de siempre y Sexmilo con una ilusión muy propia, que la presidencia sea por fin asumida por una mujer. En ello está.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902