Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

En busca del techo de Iker Irribarria

Con solo 20 años, el zurdo de arama ha derrumbado dos récords de precocidad en la pelota a mano

Igor G. Vico Iker Azurmendi - Jueves, 25 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:56h

Iker Irribarria resta un saque de Rezusta como un puntista.

Iker Irribarria resta un saque de Rezusta como un puntista. (Foto: Iker Azurmendi)

Galería Noticia

Iker Irribarria resta un saque de Rezusta como un puntista.

Tolosa/Donostia- Iker Irribarria irrumpió en el terreno vedado a los gigantes el curso pasado con una versión inmejorable. Del suelo al techo del Manomanista. En el siglo XXI el único capaz de hacerlo, ganar la txapela más grande en su primera participación, fue Juan Martínez de Irujo, delantero de leyenda, uno de los mejores de la historia. El zurdo de Arama, con una propuesta seria y en la que se le desbordaba la chispa, tiró la puerta abajo. En 2015, año de su debut, a los pocos meses de estrenarse, alcanzó la final de Segunda, pero Víctor Esteban, buscando el enredo y la solidez, se llevó el título. Un verano de trabajo a destajo, en el que la progresión del delantero no pasó inadvertida a Aspe, le puso rumbo al Cuatro y Medio de Primera y al Parejas, en detrimento de otros manistas más experimentados, como Julen Retegi. La operadora apostó. Irribarria se llenó de cemento para acudir al Manomanista más hecho.

Entró en la previa y acabó con la txapela en la cabeza después de tumbar por el camino a tres campeones: Aimar Olaizola, Oinatz Bengoetxea y Mikel Urrutikoetxea. Los tres de modo consecutivo. Nadie le hizo más de catorce tantos -Arretxe II y Aimar-. Él mismo reconoce que es muy complicado llegar al momento de juego del año pasado. “Entonces, estaba en un punto que no sé ni yo mismo si lo voy a volver a conseguir. Todo salió redondo y, en este, aunque estoy bien, no estoy igual”, desbroza Irribarria. Lo dice con una txapela más en su vitrina: la del Parejas, junto a Beñat Rezusta, en un camino sin fisuras.

Todo ello, con veinte años -cumple 21 en julio-, con los récords de precocidad ya rotos en las dos modalidades en las que ha salido campeón y en busca de repetir reinado. ¿Dónde está el techo? ¿Cuál es el margen de mejora?

Oinatz Bengoetxea, su rival del domingo en el Bizkaia de Bilbao, destaca que “este año no ha estado tranquilo, porque la presión influye, está claro que puede dar el nivel de 2016, pero ahora es más completo todavía. Se vio contra Rezusta”.

El propio Irribarria incide en qué aparte de la preparación tiene que haber más trabajo: “Los desplazamientos”. La mayor envergadura del guipuzcoano influye en que el rendimiento en defensa no sea similar al del propio Oinatz. “Es algo que no se aprende en dos días”, confiesa. “Me está costando perfeccionar la derecha. Me queda mucho trabajo. Además, tengo que perder menos pelota”, comenta de modo franco y honesto. Está en camino.

En la sala de máquinas de Aspe se encuentra el preparador físico Justo Lillo, con quien trabaja el pelotari en el polideportivo Usabal de Tolosa. En las entrañas del complejo, el técnico concreta que “teniendo en cuenta que es un chico muy joven, a nivel de resistencia hay que hacer un trabajo que hará que vaya mejorando con los años”. “A nivel de coordinación, si bien tiene buenas dotes de por sí de coordinación general, tiene que ensayar los específicos en frontón. Asimismo, las cualidades de elasticidad y fuerza las irá mejorando con el trabajo diario tanto de fuerza general como especial”, cuenta el preparador tolosarra.

A juicio de Lillo, aunque la sensación desde fuera es de que Irribarria es un pelotari “hecho”, destaca que “hasta los 24 o 25 no se puede hablar de un cuerpo formado y, en el aspecto de fuerza, hasta los 28 o 30 años se puede mejorar muchísimo a base de entrenamiento diario”. El guipuzcoano siempre incide en que se trata de la “fuerza general”. “Por otro lado, tenemos la fuerza especial, que es lo que tiene de fábrica. Esa característica, en cuanto a límites, dejará de desarrollarse antes. En ese caso, tendremos que incidir en que la mantenga. Ahí, nos tocaría conseguir que pueda golpear al cien por cien durante equis veces durante un partido y que se pueda multiplicar ese número por dos o por tres”, remacha Justo Lillo. También se refiere el tolosarra a una “mejor recuperación” y a evitar “lesiones”.

Cuando mira el retrovisor, el tolosarra evoca que “había oído hablar de que Iker tenía un golpe especial y de que era buen pelotari, y pude comprobarlo en algún partido de aficionados. Pero era un niño. Ha mejorado mucho”. El guipuzcoano considera que el de Arama “se ha transformado desde que ganó la txapela”. “Ha mejorado su fuerza y, en la medida que eso crece, el resto de habilidades aumentan si las trabajas”, espeta Lillo, quien apostilla que “Iker tiene una estructura longilínea y, con ese tipo de velocistas, destaca la gracilidad sobre los aspectos rudos;así, parece que no hacen mucho, pero es rápido”. La mezcla perfecta.

La cocina técnicaDesde la cocina técnica de la operadora de Eibar, Jon Apezetxea, técnico y botillero de Irribarria, afirma que “Iker juega mucho, pero hay cosas que pulir. Hay movimientos en los que tenemos que hacer hincapié. Él es grande y le cuesta más que a otros desplazarse”. “La coordinación es una de las cosas en las que estamos trabajando en los últimos tiempos, pero también en los movimientos cerca del frontis. Irribarria tiene que defender un poco más. Para estar arriba, hay que mejorar día a día”, sostiene el goizuetarra.

Además, el navarro considera que su pupilo es “mejor mentalmente” que en 2016. “El año pasado estaba con muchísima confianza, todo le entraba en la mano y marcaba más la diferencia”, recuerda Apezetxea.

“No le vimos defender entonces tanto como en la semifinal contra Beñat Rezusta y ha demostrado que sabe defenderse, estar en la cancha y jugar. No todo es sacar a pelotazos al rival. Quizás no ha enseñado el mismo pelotazo brillante, pero se pone el mono y trabaja”, recita el navarro. “No es solo pegada, pero, cuidado, que puede sacarla”, finaliza el botillero del zurdo.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902