Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Se estudia el poder de las normas sociales

Un estudio explora los orígenes de la cooperación humana

Martes, 23 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 10:32h

Los jóvenes sienten una gran necesidad de seguir las normas que marca el grupo.

Los jóvenes sienten una gran necesidad de seguir las normas que marca el grupo. (K.C.)

Galería Noticia

Los jóvenes sienten una gran necesidad de seguir las normas que marca el grupo.

Madrid. Cómo te vistes, hablas, comes e, incluso, qué te permite sentir estas reglas a menudo tácitas de un grupo son normas sociales y muchas se interiorizan hasta tal grado que probablemente ni siquiera te das cuenta de ellas. Sin embargo, seguir las normas puede a veces ser costoso para los individuos si las normas requieren sacrificarse por el bien del grupo. ¿Cómo y por qué los seres humanos evolucionaron para seguir estas normas en primer lugar?

Un nuevo estudio del Instituto Nacional de Síntesis Matemática y Biológica de Estados Unidos ha explorado esta cuestión, arrojando luz sobre los orígenes de la cooperación humana. Los resultados, publicados ayer en Proceedings of the National Academy of Sciences, muestran que se espera que la capacidad de los humanos para interiorizar las normas sociales evolucione en una amplia gama de condiciones, ayudando a forjar una especie de cooperación que se vuelve instintiva.

Los investigadores usaron simulaciones por ordenador para modelar tanto el comportamiento individual en acciones de grupo conjuntas como la maquinaria genética subyacente que controla el comportamiento. Los investigadores trabajaron desde la premisa de que la adhesión a las normas es reforzada socialmente por la aprobación y recompensa de los individuos que las siguen y por el castigo de los que infringen la norma.

El objetivo de los científicos era ver si ciertas normas se interiorizaban, lo que significa que actuar de acuerdo con una norma se convierte en un fin en sí mismo, más que en una herramienta para conseguir algo o para evitar sanciones sociales. Específicamente, los autores examinaron dos tipos generales de acciones colectivas que requerían cooperación a los que nuestros antepasados podrían haber enfrentado regularmente.

El primer tipo de acción de grupo involucra escenarios de "nosotros contra la naturaleza", donde los grupos deben defenderse contra los depredadores, cazar, cuidar y criar cooperativamente.

El segundo tipo de acción de grupo es "nosotros frente a ellos", que constituye conflictos directos u otra competencia costosa con grupos sobre el territorio, el apareamiento, el acceso a rutas comerciales y similares. El modelo encontró que la internalización de normas evolucionó fácilmente en ambos escenarios y que fomentar el castigo entre colegas que van por libre es mucho más eficiente a la hora de promulgar la cooperación en acciones colectivas que promover la participación en sí misma.

El estudio predice una variación genética significativa en la capacidad de los humanos para interiorizar las normas. En particular, en algunas condiciones se espera que las poblaciones tengan una frecuencia relativamente pequeña de personas "sobre-socializadas" que están dispuestas a hacer sacrificios extremos por sus grupos. Europa Press


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902