Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Puigdemont insta a Rajoy a facilitar el nuevo Estado catalán tras el referéndum

Cree un error ir al Congreso para “difuminar la ausencia de voluntad del Estado” y cita la experiencia de Ibarretxe en 2005

Carlos C. Borra - Martes, 23 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:13h

Carles Puigdemont, en el transcurso de su intervención ayer en Madrid ante la mirada de Oriol Junqueras y Raül Romeva.

Carles Puigdemont, en el transcurso de su intervención ayer en Madrid ante la mirada de Oriol Junqueras y Raül Romeva. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Carles Puigdemont, en el transcurso de su intervención ayer en Madrid ante la mirada de Oriol Junqueras y Raül Romeva.Pablo Iglesias y Xavier Domènech, en una conferencia.Aitor Esteban y Jokin Bildarratz saludan al president catalán tras el acto.

donostia- “Esperaremos hasta el último minuto de la prórroga”, aseguró ayer el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, respecto a la mano tendida que ofreció al Gobierno español para negociar un referéndum pactado sobre el futuro político de Catalunya. Se trata de la oferta de diálogo definitiva de cara a una consulta que, según reiteró, se llevará a cabo aunque el Ejecutivo del PP se mantenga en el “no a todo”. El jefe del Govern se situó además en el escenario inmediatamente posterior a una colocación unilateral de las urnas e instó a Moncloa a “implementar” el resultado que arrojen y a “contribuir a la transición del nuevo Estado catalán”.

Puigdemont se expresó en estos términos con motivo de la conferencia Un referéndum para Cataluña. Invitación a un acuerdo democrático que pronunció en Madrid, en el Auditorio Caja de Música del Palacio de Cibeles cedido por la alcaldesa Manuela Carmena, a la que expresó su agradecimiento. De hecho, el president comenzó criticando el veto de la Mesa del Senado a acoger la conferencia sobre el referéndum, como era su intención inicial. “Fue el enésimo rechazo al diálogo, y seguramente no será el último aunque, ya lo advierto, no van a caber muchos más”, aseguró.

A continuación, recordó la invitación que le trasladó el pasado viernes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para que acuda al Congreso a defender los cambios constitucionales necesarios de cara a celebrar el referéndum de autodeterminación. Una propuesta en la que insistió ayer el presidente español, Mariano Rajoy, que instó al dirigente catalán a “dar la cara” en la Cámara baja. El interpelado rechazó, no obstante, esta posibilidad ya que “ir al Congreso solo como coartada para difuminar ante los observadores internacionales la ausencia de voluntad política del Estado es un error en el cual ya no vamos a participar”. Puso además como ejemplo las experiencias del lehendakari Juan José Ibarretxe en 2005 y de representantes del Parlament de Catalunya en 2014, que definió como “caminos que solo llevan al fracaso evidente y, a estas alturas, perfectamente innecesario”.

En una intervención muy crítica con Mariano Rajoy, se preguntó si “existe voluntad política para atender la demanda catalana” y tachó la actitud del presidente español de “altamente contradictoria”. Puigdemont recordó que el líder del PP calificó el pasado 30 de agosto la cuestión catalana como “el reto más grave que tiene planteado España en estos momentos”, por lo que censuró “la irresponsabilidad de no hacer nada serio, sincero y real para abordar el problema”. “Los gobernantes tenemos la obligación de no mirar a otro lado cuando reconocemos un problema”, insistió.

Según el jefe del Govern, si el Ejecutivo español “entiende cuál es su responsabilidad en esos momentos no dudo que encontrará en las Cortes el apoyo necesario para validar los acuerdos a los que llegue con el Gobierno catalán para que se pueda ejercer el derecho a la autodeterminación”. “Para eso, cuenten con nosotros”, añadió. Pero advirtió de que “no cuenten para ningún simulacro, ninguna maniobra de dilación ni ninguna escenificación de falsa voluntad de diálogo”.

Insistió en la vía del referéndum pactado, “a imagen y semejanza del Reino Unido y Escocia”, pero a continuación dijo que “jamás renunciaremos a que los ciudadanos catalanes voten para decidir el futuro político de Catalunya si el Gobierno español sigue empeñado en el no a todo”. Concluyó anunciando que trasladará una “propuesta formal de manera inmediata” a Moncloa para establecer un “diálogo sin restricciones” sobre aspectos como la fecha del referéndum, en qué condiciones se celebra, la pregunta a realizar y la mayoría necesaria para validar el resultado.

Una vez realizado este ofrecimiento, dijo que “esperaremos porque la democracia española y la catalana se lo merecen”. Pero, eso sí, adelantó que “si no se articula una propuesta pactada por ausencia de voluntad del Gobierno español, el compromiso del Gobierno de Catalunya con su pueblo es democráticamente inviolable” y la consulta se celebrará después del verano -algunas fuentes la sitúan el 1 de octubre-. En el escenario inmediatamente posterior, el Govern ofrecerá una nueva propuesta de diálogo a Madrid, pero en este caso será para que el Estado español acepte y ponga en práctica el resultado del referéndum, y ayude así a “la transición del nuevo Estado catalán”. De este modo, Puigdemont dio por supuesto que el resultado del referéndum será favorable a la independencia.

Derecho al votoAntes del acto, Puigdemont celebró sendos encuentros con Pablo Iglesias y con Manuela Carmena. Los primeros en hablar ayer en el auditorio de la capital del Estado fueron el conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, y el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, quien afirmó que “no renunciaremos al ejercicio democrático más importante, el derecho al voto”. Entre los asistentes se encontraban el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, el líder de En Comú Podem, Xavier Domènech, la portavoz del Govern, Neus Munté, los diputados de ERC Joan Tardà y Gabriel Rufián, y los portavoces del PNV en el Congreso y el Senado, Aitor Esteban y Jokin Bildarratz, respectivamente.

En su discurso, de media hora de duración, el president catalán denunció que “el no a todo es decepcionante”. Lamentó que el hecho de que “las únicas decisiones políticas que haya tomado el Gobierno del Estado en relación con la celebración del referéndum en Catalunya hayan sido perseguir judicialmente a cargos electos es una irresponsabilidad y no acerca ningún acuerdo sino que, justamente, lo aleja”. Añadió, eso sí, de que “aunque lo intenten, el Estado español no dispone de tanto poder para parar a tanta democracia”, lo que provocó el aplauso de los presentes, momento que aprovechó para dar un trago a una botella de agua.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902