Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Juanmi, héroe a lo Zamora

Un milagroso tanto del malagueño en el último minuto da el pasaporte a Europa a una Real que casi se queda sin premio al encajar el 2-1 en el 89

MIKEL RECALDE - Lunes, 22 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:14h

Los jugadores de la Real celebran la clasificación para Europa en el vestuario de Balaídos.

Los jugadores de la Real celebran la clasificación para Europa en el vestuario de Balaídos. (Foto: Real Sociedad)

Galería Noticia

Los jugadores de la Real celebran la clasificación para Europa en el vestuario de Balaídos.Los jugadores y el cuerpo técnico de la Real celebran la clasificación europea al término del partido de ayer contra el Celta en Balaídos.

VIGO. Juanmi tiene alma de héroe. Es diferente. No hace falta ser un lince para adivinar y reconocerle que posee un don. Mantiene un idilio permanente con el gol. Por lo que no es casualidad que fuera él quien marcara el tanto clave de la temporada. En el descuento. En el último minuto de la temporada. La locura fue tremenda, sobre todo por lo que pudo haber sido y no fue. Porque, aunque se empeñaron en vendernos que el séptimo puesto era un gran éxito, que, pasara lo que pasara en esta última jornada, el año era magnífico, quedar empatados a puntos con el Athletic con la obligación de pasar dos fases previas en verano, con el recuerdo de Krasnodar como amenaza y después de haber estado en puestos mejores a lo largo de casi todo el año, hubiese supuesto una decepción enorme.

Juanmi hizo justicia a la campaña de la Real con su testarazo. Ha sido uno de los equipos que mejor fútbol ha practicado y si no llega a ser porque sufrió una plaga de lesiones y no contaba con un fondo de armario solvente, hubiese estado cerca incluso de la cuarta posición. Sin embargo, ayer jugó con fuego de forma incomprensible e irresponsable y no se quemó de milagro. En una cita definitiva, con todos los focos centrados en su actuación, una vez más le pudo la presión. No fue el equipo que todos conocemos y que nos ha enamorado a lo largo del curso. En lugar de crecer a la hora de la verdad, su fútbol y el nivel de sus futbolistas menguaron. Y no se quedó sin el premio de la clasificación directa de puro milagro. Además, de forma literal.

Decía irresponsable, porque tras empatar a falta de ocho minutos gracias a un gol de Mikel Oyarzabal, en lugar de ir a buscar la victoria, optó por intentar aguantar un punto que, en el caso de que empatara el Athletic, le hubiera dejado sin el premio buscado y deseado. Anda que no ha hecho faenas de esas el club rojiblanco, uno de los equipos con mayor instinto de supervivencia que se ha conocido nunca. El Celta castigó su racanería con el 2-1, justo cuando el Atlético acababa de sentenciar su duelo con el tercer tanto. Al menos, esta vez el destino no fue cruel con la Real en Vigo y le echó un pequeño cable con ese cabezazo de Juanmi que nos hizo enloquecer a todos y que recordaremos durante mucho tiempo.

Sexta y ya está en Europa. Si el Alavés gana la Copa, la Real disputará las previas que empiezan en julio;y si lo hace el Barcelona, entrará directamente en la fase de grupos. Mucho mérito el de este equipo que por fin ha dado el salto de calidad que llevábamos meses esperando. Pero también hay que constatar dos cuestiones. Cuando perdió la Liga en 2003 muchos pensaron que no era justo porque el equipo no fue capaz de vencer en la antepenúltima y penúltima jornada. No hizo los méritos suficientes. No hay más. Cuidado, porque esta temporada la Real no ha logrado derrotar a sus dos últimos rivales en la Liga que, para más inri, no se jugaban nada.

En pleno éxtasis parece complicado hablar de los árbitros. Pero lo que sucedió ayer con Sánchez Martínez, tan valiente y chulito cuando quiere y tan casero de forma sorpresiva ayer, nos lo podíamos imaginar. Ni más ni menos. Que cada uno saque sus conclusiones. El penaltito en contra que le enseñó a Iñigo también entraba dentro de nuestras previsiones. Eso sin entrar a que el que provocó la pena máxima y el que la transformó jugó al ser perdonado por Competición. Sí, ese comité compuesto por unos supuestos jueces imparciales que se tronchan de risa cada vez que les llega un recurso de la Real. Eso sin valorar que era justo que indultaran a Aspas. Pero como también lo era que lo hicieran con Yuri antes de visitar el Bernabéu.

con dudasAl partido. La Real entró dubitatita al encuentro. Justo lo peor que podía hacer cuando su adversario no se jugaba nada más que el honor de despedir con brillo a un Berizzo aclamado por la grada. Los gallegos fueron los primeros en avisar con un cabezazo del Tucu. Iñigo volvió a lanzar una falta que detuvo Sergio. La primera duda de Aritz acabó en un precipitado disparo de Wass. El propio danés estuvo cerca de aprovechar el segundo error del beasaindarra, pero también se le escapó el remate. A partir de ahí, la Real se asentó en el campo y, sin excesiva lucidez, comenzó a generar ocasiones frente a un conjunto que, al menos en ese momento, pareció importarle bastante poco el duelo. Vela, en su única acción reseñable, puso un centro perfecto que Willian desaprovechó al cabecear muy centrado, lo que permitió lucirse a Sergio. Prieto puso una asistencia excelente a Vela, quien, solo, tras equivocarse al amagar, se encontró con el meta, antes de que Jonny salvara bajo palos el posterior chut de Oyarzabal. Al borde del descanso, fue Cabral quien rechazó en la línea un remate de Xabi Prieto.

En el descanso Berizzo movió ficha. Quitó a Guidetti y centró la posición de Aspas. Era otro Celta. Con Jozabed, los celestes empezaron a mover mucho y bien la pelota y los realistas, a sentir vértigo. Rulli, que estuvo a punto de lesionarse al salvar una cesión incomprensible de Aritz, salvó con fortuna un disparo de Jonny. Fue la antesala del gol. Aspas le robó la espalda a Iñigo, que midió mal un balón en largo y al intentar impedir su remate la acción acabó con el gallego en el suelo. El contacto, mínimo, fue con el brazo y, desde luego, no lo suficiente como para derribarle. Un penaltito demasiado light. La estrella local batió a Rulli. Eusebio quitó a Vela para dar entrada a Canales. La Real trató de reaccionar con rabia y generó algo de peligro en un centrado disparo de Willian, en un cabezazo de Aritz y en un intento de Iñigo desde su campo.

Eusebio movió ficha con un cambio inesperado. Con 1-0 y la obligación de marcar, sacó a Juanmi por Willian. La entrada del malagueño era lógica, pero quitar al brasileño... Sin claridad de ideas, los blanquiazules apenas pisaron área hasta la jugada del empate. A ocho del final, Xabi Prieto se internó por su añorado carril del siete y su servicio lo dejó pasar inteligentemente Juanmi, lo que permitió a Mikel quedarse solo y definir con frialdad. Sin duda, también significativo que uno de los héroes para quitarle la plaza al Athletic, que le mareó con una oferta mareante que rechazó, fuese el eibartarra. Su celebración y su beso al escudo casi tan emocionante como lo que estaba por venir.

Con la Real perdiendo tiempo de forma imprudente, el Celta volvió a ponerse por delante con un disparo a la escuadra de Hjulsager. Cuando rescatábamos del armario todas las teorías apocalípticas y catastrofistas, en el último minuto del descuento, a lo Zamora, porque en la Real se llama así, Juanmi, ese pequeño diablo, cazó un córner y depositó el balón en la red. Lo que sí mereció la pena fue la celebración. El éxtasis. La alegría. La euforia. No lo olvidaremos. La Real ya tiene pasaporte para volver a Europa. Y encima lo consiguió arrebatándoselo a su eterno rival. Que todavía sabe mejor. ¿O no?


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902