Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
A por ellos

A por ellos: Nos querréis cuando no estemos

Por Mikel Recalde - Domingo, 21 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:14h

Galería Noticia

Los jugadores de la Real, ayer en Zubieta, se disponen a subir al terreno de juego del Z2, donde se ejercitaron.

será que me estoy haciendo viejo. O que, muy a mi pesar, ya me he hecho. El primer síntoma en relación con el fútbol fue empezar a ser más mayor que los jugadores. El segundo, demoledor, más que el entrenador cuando el cuasiadolescente Jagoba Arrasate asumió la dirección del equipo con 35 años. Voy a estrenar mi propio capítulo de experiencias y opiniones de abuelo cebolleta. Es increíble cómo ha cambiado la vida en general. También el fútbol, los jugadores y, por supuesto, los niños. Esta semana me he quedado asombrado con varios futbolistas blanquiazules a los que les he preguntado por sus recuerdos de Vigo 2003, cuando los de Denoueix perdieron la Liga en la penúltima jornada, y apenas se acordaban de lo sucedido. Curioso que lo relacionaran más con anécdotas que les habían contado en lugar de con vivencias personales. En aquel momento tenían 11, 12 o 13 años, eran y son de la Real, y no se acordaban del mayor drama vivido en este siglo por la familia txuri-urdin, junto al descenso.

Resulta curioso compararlo con lo que hemos vivido nosotros. Cuando hizo la primera comunión mi sobrino, al que igual que a sus hermanas suelo tratar de chantajear con bonos anticrecimiento que, aviso a navegantes, no funcionan, me acordé de que el mejor regalo de mis aitas cuando la hice yo fue una suscripción a la revista Don Balón. Llegaba cada jueves al buzón de mi casa. Era todo un acontecimiento para mí. Lo esperaba casi en la puerta con los mismos nervios con los que aguarda un perrito el regreso de su amo. En aquella iglesia no me podía imaginar a mi adorado Iñigol, a su edad, leyendo una revista con interés desde la primera hasta la última página. Menos aún si tiene cerca una tablet.

Salvando las distancias, porque no hay que exagerar y nuestros canteranos tampoco suelen ser así, me recordó a lo que suele decir con vehemencia De Rossi, emblema de la Roma: “Me gustaría darle con un bate de béisbol en los dientes a esos jugadores que utilizan Instagram en el vestuario”. O, más pausado y discreto, el argentino Riquelme: “Nosotros amábamos jugar al fútbol. No nos interesaba mucho la Play Station, no teníamos las redes sociales, no nos interesaba mostrar que paseábamos con el perro, ni si bailábamos después de un partido. Ahora me sorprende hasta que ponen Me voy a dormir la siesta. Nadie pone nada de fútbol. Ni en pedo ponen un partido de la Champions o del Nacional B. No. Te ponen eso. Qué sé yo. Te ponen una foto con el peluquero el día del partido antes en la concentración. A mí me gustaba conocer a todos los jugadores y creía que mirando podía aprender todos los días”. Un grande Román, 10 de toda la vida.

La verdad es que me estoy desviando y mucho además del tema, ya que mi intención era elogiar a los futbolistas en lugar de criticarles. Me niego a aceptar que los nuestros sean así y puedo presumir que, al menos por ahora, se mantienen a salvo de toda esta inaguantable corriente moderna de peinados extravagantes y tatoos por todo el cuerpo. Hoy en día no tenemos paciencia para nada (me hace gracia escribir esto porque mis amigos dicen que soy la persona más impaciente del mundo). Esto provoca que no sea fácil la carrera de un futbolista de la casa en un club de cantera como la Real. Nos cansamos rápido de las mismas caras. No hay más que ver el concepto que tiene de Xabi Prieto un sector minoritario de la afición. El súmmum de la elegancia y de la reivindicación y el respeto a los valores de la Real. Eso, además de poseer una clase extraordinaria, de haber sacrificado su vida por unos colores con una disciplina prusiana y de haber rechazado suculentas ofertas mejores por cumplir su sueño de jugar toda su trayectoria en el equipo de sus amores. Muchas veces incluso me da la sensación de que se le valora más fuera en otras aficiones que en la nuestra. Y eso ha pasado con varios futbolistas con label de Zubieta.

El capitán es uno de los pocos que van a quedar de la plantilla del ascenso tras la salida de Mikel González. Una generación sobresaliente, capaz de pasar en tres años de jugar en la ciudad deportiva del Villarreal a hacerlo en Old Trafford. A las puertas de regresar a Europa, reconozco tanto su calidad y nivel que me da hasta rabia que, parafraseando a Aperribay, no hayan competido en el viejo continente de forma recurrente a lo largo de los últimos años. ¡Cuánto tiempo y talento desperdiciado! Con lo buenos que son. El mayor temor que tengo es que se cumpla esa máxima que dice que “les querremos mucho más cuando ya no estén”. Será una señal de que no supimos apreciarlos del todo.

Yo sí guardo mi postal de Vigo. Eso sí, en forma de punta y clavada en el corazón. Ese día se escapó la Liga de mi vida. La que hubiese disfrutado al 100% con 28 años y me temo que jamás volverá. Pudo ser uno de los días más importantes de mi existencia y acabó en tragedia. Aún así, pese a las lágrimas que cayeron en mi teclado mientras escribía la crónica, guardo un recuerdo espectacular de aquel fin de semana. Qué buena gente la del Celta que, sumidos en la mayor de las tristezas, consiguieron que ningún realista les cogiera manía ni les reprochara nada. Incluso hicieron un pasillo (se me pone la piel de gallina) para aplaudir y consolar a la parroquia txuri-urdin cuando fue saliendo de Balaídos abatida y acongojada. Aunque ahora no lo piensen, ellos también se merecen ver a la, en boca de ellos, “mejor afición que les ha visitado nunca” llorar de alegría por alcanzar hoy la quinta o la sexta plaza. ¡A por ellos!


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902