Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
ekonomia

El 36% de los pueblos de Gipuzkoa no tiene entidad financiera

Las comarcas de Goierri y Tolosaldea son las más afectadas

Durante la crisis se ha reducido un 14% el número de oficinas en el territorio

Maialen Mariscal Gorka Estrada - Domingo, 21 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:13h

Una calle de Berrobi, donde no hay disponibilidad de acceder a una sucursal bancaria.

Galería Noticia

Una calle de Berrobi, donde no hay disponibilidad de acceder a una sucursal bancaria.

donostia- Un total de 34 municipios guipuzcoanos, que representan el 36,4% de las 89 localidades del territorio, carecen de una oficina financiera a la que sus habitantes puedan acudir para realizar gestiones presenciales. A pesar del alto número de pueblos, la escasa densidad poblacional provoca una escasa incidencia en términos de personas, ya que afecta al 2,2% del total de residentes en el territorio.

A pesar de ello, son 15.771 guipuzcoanos los que deben desplazarse a localidades cercanas si quieren acceder a un servicio bancario, según se refleja en un informe realizado por Joaquín Maudos, profesor en la Universidad de Valencia, en el que analiza la evolución que ha tenido la accesibilidad a los servicios bancarios en el Estado.

En el caso de Gipuzkoa, la crisis y su efecto en la reestructuración bancaria ha provocado la progresiva desaparición de oficinas de manera general con el fin de ahorrar costes y ganar en eficiencia, con la consecuente afección a determinados colectivos de la población que han visto desaparecer la sucursal financiera que tenían cerca de sus domicilios.

En algunos casos, ni siquiera disponen de una oficina. Son pueblos pequeños, de marcado carácter rural y con pocos habitantes. Las comarcas de Goierri y Tolosaldea concentran la mayor parte de ellos y, en menor medida, también se encuentran ejemplos en Urola Kosta y Deba Goiena. En otras comarcas guipuzcoanas de mayor densidad poblacional como Donostialdea o Bidasoa, en cambio, no se ubica ninguna localidad sin una oficina bancaria.

El estudio realizado por el profesor universitario sitúa en un 14% el porcentaje de sucursales financieras que han desaparecido en Gipuzkoa desde 2008, año de inicio de la crisis, muy lejos de los máximos del 42% que se han registrado en Castellón y Barcelona, pero ligeramente superior al mínimo, correspondiente al 9,4% de Cuenca. La media a nivel estatal asciende a un 32%, lo que permite pensar que el territorio guipuzcoano no ha sufrido la peor de las consecuencias de las presiones recibidas por la banca durante una crisis en la que, por otra parte, también tuvo su responsabilidad.

Un análisis más en detalle enfoca su atención en el tipo de entidad que se mantiene en los municipios. Joaquín Maudos concluye que las cajas de ahorro y los bancos con participación de fundaciones bancarias son las que más importancia tienen a la hora de rescatar a la población de la no accesibilidad física a los servicios bancarios.

Esta observación general puede aplicarse perfectamente al caso concreto de Gipuzkoa, donde ha existido una larga tradición de las cajas de ahorro, a las que habitualmente se les ha aplicado atributos positivos como la cercanía, la inversión que realizaban en obras sociales o la especialización en el tipo de actividades económicas más propias del territorio.

cajas de ahorroDe este modo, no existe un municipio que tenga tan solo una oficina de un banco o de una cooperativa de crédito, mientras que son 13 las localidades que únicamente disponen de entidades relacionadas con cajas de ahorro o bancos de fundaciones bancarias. Se trata de un 14,8% del total de pueblos guipuzcoanos en los que residen 19.213 personas.

La situación no ha variado mucho con respecto a los años previos de la crisis, puesto que en 2008 el número de localidades en esta situación era de 14, un 15,9% del conjunto de 89 municipios del territorio, y las personas afectadas ascendían a 18.869.

Una mirada al conjunto de la CAV permite comprobar que la situación guipuzcoana no difiere demasiado, ya que en la comunidad autónoma el 40,2% de los municipios no dispone de una entidad financiera, lo que afecta al 2,9% del total de la población, que en números correspondería a 62.573 vascos.

El profesor de la Universidad de Valencia señal en su informe que la carencia de una sucursal bancaria en una localidad determinada “no implica que esté financieramente excluida, dada la existencia de otras vías de acceso a productos y servicios bancarios”, como la banca telefónica y, sobre todo, Internet.

Precisamente la creciente penetración de la red en la población es una herramienta muy válida para el sector bancario, que tiende a promover su utilización entre los clientes para evitar la asistencia física a la sucursal correspondiente. De este modo, puede cerrar oficinas y contribuir así a mantener la viabilidad financiera que le exigen diferentes instituciones, comenzando por las europeas.

digitalizaciónEn los últimos años el porcentaje de población que utiliza este tipo de banca onlinese ha duplicado y roza ya el 40% de la población total, tal y como figura en el estudio del profesor universitario.

“Es una buena noticia”, dice Maudos, quien matiza que el uso de este servicio es sin embargo menor entre la población de mayor edad y menor nivel educacional, la que más peso tiene en pueblos pequeños y en donde se concentra la desaparición de sucursales que, en algunos casos, no resultan rentables para la entidad financiera.

“Para evitar la exclusión en municipios donde no hay banco es importante que haya acceso a Internet”, continúa el autor del informe, quien reclama asimismo una colaboración por parte de las Administraciones Públicas para tratar de paliar las consecuencias de esta tendencia bancaria.

Joaquín Maudos en sus conclusiones apunta a que las instituciones deben “incluir entre sus objetivos evitar la exclusión financiera”, tal y como hacen algunos municipios que subvencionan incluso la presencia de un cajero automático.

Donde hay una brecha tecnológica, “la banca puede ayudar con iniciativas como la banca móvil, personal que se desplaza ciertos días y a ciertos horarios a municipios donde no hay oficina”, propone el profesor.

municipios guipuzcoanos sin oficina financiera

Abaltzisketa.

Aduna.

Aia.

Aizarnazabal.

Albiztur.

Alkiza.

Altzaga.

La falta de entidades bancarias no implica una exclusión financiera, puesto que existen alternativas para utilizar sus servicios

Altzo.

Arama.

Baliarrain.

Beizama.

Belauntza.

Berrobi.

Bidaina Goiatz.

Elduain.

Errezil.

Ezkio.

Gabiria.

Gaintza.

Gaztelu.

Hernialde.

Ikaztegieta.

Irura.

Itsaso.

Itsasondo.

Larraul.

Leaburu.

Leintz Gatzaga.

Mutiloa.

Olaberria.

Orendain.

Orexa.

Zerain.

Zizurkil.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902