Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Juzgan a un acusado de matar a su hijo en Donostia para vengarse de su mujer

Etxeberria declarará como perito descartando la coartada del padre de que el menor se suicidó

Martes, 16 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:12h

Ertzainas custodian la entrada al domicilio donde hallaron al menor muerto.

Ertzainas custodian la entrada al domicilio donde hallaron al menor muerto. (Javi Colmenero)

Galería Noticia

Ertzainas custodian la entrada al domicilio donde hallaron al menor muerto.

donostia- Un tribunal del jurado juzgará el próximo mes a un hombre acusado de matar en el barrio donostiarra de El Antiguo a su hijo de 13 años, Julen S.L., para vengarse de su mujer, de la que estaba en trámites de separación y que pide para él 20 años de cárcel, mientras que la Fiscalía demanda 18 años y la defensa su libre absolución.

El juicio, cuyo inicio está previsto para el 5 de junio y que previsiblemente tendrá una duración cercana a tres semanas, enfrentará en la sala de vistas de la Sección Primera de la Audiencia de Gipuzkoa a los prestigiosos penalistas guipuzcoanos Miguel Castells, quien defiende los intereses del acusado, e Iñigo Iruin, quien ejerce la acusación particular en nombre de la madre.

Según señalaron fuentes del caso, está previsto que en la vista también declare como perito el antropólogo forense Paco Etxeberria, cuya intervención en el caso de los niños Ruth y José Bretón, desaparecidos en un parque de Córdoba en 2011, permitió responsabilizar de sus muertes a su padre, José Bretón.

Las citadas fuentes aclararon que la pericial de Etxeberria iría dirigida a descartar la posibilidad de que el menor fallecido se suicidara, una hipótesis manejada durante la investigación de los hechos y sugerida por los médicos forenses como “la etiología médico legal más probable”.

proceso de divorcioSegún el escrito de acusación provisional de la Fiscalía, los hechos enjuiciados se remontan a noviembre de 2011, cuando la madre de Julen, que era el mayor de cuatro hermanos, descubrió las “importantes pérdidas de juego sufridas por su marido” y le pidió el divorcio, circunstancia que causó “gran desazón” al acusado, quien intentó retenerla a su lado “por todos los medios” para lo que incluso llegó a prometerle que se suicidaría si lo abandonaba.

Dos días más tarde, el hombre se autolesionó con un objeto cortante y fue preciso ingresarlo en la unidad de psiquiatría del Hospital Donostia, una situación que “no minó” la determinación de la mujer, quien además presentó una denuncia por coacciones por la que el hombre fue condenado.

El escrito del Ministerio Público precisa que, a pesar del “lógico disgusto” que el menor fallecido tenía por la separación de sus padres, el pequeño era “un niño normal, feliz y con planes de futuro”. Según la tesis de la Fiscalía, sobre las 7.40 horas del día del fallecimiento, el 1 de diciembre de 2011, el inculpado abordó a su hijo de camino al instituto en el que cursaba estudios de Secundaria y lo convenció para que le acompañara al antiguo domicilio familiar, situado en el número 5 de la calle Logroño, para recoger unos objetos.

El juicio enfrentará a los abogados Miguel Castells, en defensa del imputado, e Iñigo Iruin, que representará a la madre del menor

Una vez allí, prosigue el documento, el acusado, “movido por el resentimiento contra su hasta entonces esposa”, cogió un cuchillo de cocina y presuntamente apuñaló a su hijo “una única vez en el pecho con la finalidad de acabar con su vida”, en un ataque que fue “tan repentino e inesperado” que el pequeño “no tuvo oportunidad alguna de defenderse”.

La cuchillada causó al niño un “shock cardiogénico y un taponamiento cardiaco” que le produjeron la muerte tras varios minutos de agonía, durante los que su padre “estuvo presente” y tuvo la posibilidad de “haber requerido auxilio urgente para su hijo” pues, aunque ambos estaban solos en el inmueble, tenía un teléfono móvil en su poder;“pero no lo hizo”, sino que, tras comprobar que el niño había muerto, tomó el cuchillo y “se hizo varios cortes en el cuerpo” pero “sin una finalidad seria de acabar con su vida”.

“También realizó un nudo corredizo en el cinturón de un albornoz que anudó a la ducha del cuarto de baño, “pero no se ahorcó”, sino que abandonó el domicilio, no comunicó a nadie lo sucedido, y permaneció en paradero desconocido hasta que reapareció el 7 de diciembre, seis días después, “sin haberse preocupado en el ínterin del destino que había corrido su hijo”.

Según se supo en su momento, el padre permaneció oculto en una borda de Igeldo y fue detenido cuando acudió a casa de su madre, en la calle San Marcial.

La Fiscalía considera que estos hechos, que conmocionaron a la sociedad guipuzcoana, son constitutivos de un delito de asesinato por el que pide 18 años de cárcel para el imputado y distintas compensaciones económicas para los familiares del fallecido.

Por su parte, la defensa rechaza categóricamente que el acusado matara a su hijo, que “constituía el único apoyo de que disponía” en la “dolorosa situación de separación de la familia que vivía”.

La defensa reconoce que, el día de los hechos, padre e hijo acudieron al domicilio para sacar unos enseres, por lo que el pequeño acudió a una habitación con intención de recoger una huchas de sus hermanos que había en la parte superior de un armario. Según esta versión, el padre no vio lo sucedido en la habitación porque se encontraba en la salón, desde donde escuchó “un ruido fuerte y seco” como el de una “caída violenta contra el suelo”. Tras preguntar qué había pasado y no encontrar respuesta, el hombre habría acudido a la habitación donde encontró a su hijo “caído boca abajo” y al darle la vuelta vio que tenía un cuchillo clavado en el pecho.

Tras intercambiar unas palabras, el niño murió, una situación que provocó en el padre un “estado de shock” y un “trastorno de despersonalización” que, según la defensa, “nubló su conciencia y afectó severamente sus facultades mentales”, le impidió “ver la posibilidad de pedir auxilio” y en el que se contextualizaron todas sus acciones posteriores. - Efe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902