Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Elena Hernández:

“La recuerdo todos los días”

| Elena Hernández rememora la muerte de su hermana, arrollada hace dos años por un camionero ebrio que circuló nueve kilómetros en dirección contraria por la N-I, desde Alegia hasta Villabona
La acusación que ejerce la familia, que aguarda la fecha del juicio, pide quince años de prisión

Jorge Napal Gorka Estrada - Domingo, 14 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Helena Hernández, hermana de la mujer fallecida por el impacto de un tráiler y posterior incendio.

Helena Hernández, hermana de la mujer fallecida por el impacto de un tráiler y posterior incendio.

Galería Noticia

Helena Hernández, hermana de la mujer fallecida por el impacto de un tráiler y posterior incendio.

“Dicen que con el tiempo se va pasando, pero tengo mis dudas;mi hermana y yo estábamos muy unidas” “Al conductor que iba en sentido contrario le dieron luces, pero no hizo nada por parar” “El chófer sabía que circulaba en dirección contraria y que ponía en riesgo a los demás”

errenteria- No hay un solo día que no se acuerde de su hermana. Desde que un conductor en estado ebrio acabó con la vida de Beatriz Hernández Rivas, hace casi dos años, Elena no ha dejado de pensar en ella y lamentar su ausencia. Es la primera vez que habla para un medio de comunicación. “Hasta ahora no me había sentido ni con ganas ni con fuerzas... La recuerdo todos los días, en todo lo que hago la llevo en mi pensamiento, al igual que mis padres y mi hermano. Dicen que con el tiempo se va pasando, pero tengo mis dudas: mi hermana y yo estábamos muy unidas”.

Todos aguardan la fecha del juicio en el que se sentará en el banquillo de los acusados el chófer del camión que causó la muerte de Beatriz. La acusación que ejerce la familia de la fallecida solicita quince años de prisión. Le imputa un delito de homicidio doloso, lo que puede constituir un precedente importante en materia de seguridad vial ya que sería la primera vez en Euskadi que un transportista implicado en un siniestro mortal sería juzgado bajo ese tipo delictivo. La Fiscalía de Gipuzkoa solicita doce años y seis meses.

Su hermana recuerda como si fuera ayer aquella fatídica llamada de teléfono de su madre. “¡Ven corriendo a casa!”. Era la una de la madrugada del 3 de agosto de 2015. Se acaba de acostar y sin saber lo ocurrido cogió el coche. Su marido disfrutaba de la vacaciones con los dos hijos en la casa familiar de La Rioja, a donde tenía previsto desplazarse ella unos días después. “Me había quedado porque trabajaba. Había hecho el turno de tarde y mi hermana entraba de noche. La relación entre nosotras era muy estrecha. Beatriz estaba soltera y venía todos los días a casa. Siempre nos hemos llevado muy bien. Era la madrina de mi hijo mayor. Era como una segunda madre para mis hijos”.

Cuando Elena llegó a casa de sus padres tras aquella llamada y vio las patrullas de la Ertzaintza se temió lo peor. En ese momento llegaba su tía, que “también venía medio zombie”. Los agentes y el médico les acompañaron a casa para darles la noticia. Al rato llegó su hermano.

Beatriz tenía que haberse incorporado al turno de noche en la empresa Angulas Aguinaga de Irura, pero entonces supieron que nunca llegó. Faltaban pocos minutos para las 23.00 horas cuando el Citroën C-3 que conducía fue arrollado por un trailer Iveco. Al volante iba un transportista portugués de 52 años que llevaba nueve kilómetros circulando en dirección contraria sembrando el pánico por la autovía desde Alegia a Villabona, donde se topó con su víctima.

El causante del accidente se salió de la carretera y volcó sobre el lateral izquierdo, quedando atrapado entre los hierros el chófer, que finalmente fue rescatado por los bomberos y posteriormente ingresado en el hospital Donostia, en estado grave. En un análisis de sangre posterior, permitido por la autoridad judicial, el conductor portugués dio una tasa de alcohol que prácticamente multiplicaba por ocho el límite sancionable desde el punto de vista administrativo. La familia sostiene que a pesar de la ingesta de alcohol, “era consciente de que circulaba en dirección contraria y que con ello ponía en grave riesgo la vida de los demás usuarios”.

Precisa que otros automovilistas le avisaron de su conducción antirreglamentaria a lo largo de los nueve kilómetros y 400 metros recorridos. “Le dieron luces, le advirtieron, pero no hizo nada por parar”, subraya la hermana de la víctima. A consecuencia de la colisión, el turismo comenzó a arder y Beatriz falleció en el acto. El acusado lleva ya dos años privado de libertad.

Desde entonces, la familia denuncia que “ninguna asociación de víctima de accidentes de tráfico” se ha puesto en contacto con ellos, algo que les ha hecho sentirse desamparados. “Tenemos la sensación de que funcionan como un gueto que responde a determinados intereses”, denuncia Oscar Otegi, cuñado de la víctima y portavoz familiar.

Su mujer asegura que nada es igual desde entonces. “Te quedas sin ganas de celebrar nada. Las navidades y las vacaciones el año pasado fueron tristes, porque siempre nos íbamos juntos a todos los lados. Le echamos mucho de menos. No nos hemos vuelto juntar en casa de mis padres. Ellos no quieren hacer ninguna comida en casa. Tienen 80 años y, aunque físicamente están bien, han tenido que enterrar a una hija. Ha sido un golpe muy duro. Con la edad que tienen, se les han echado años encima”.

El domingo pasado los padres fueron a casa de Elena. Pudieron seguir por la tele la noticia de la mujer que arrolló con su coche en Valencia a un pelotón de ciclistas, provocando la muerte de tres de ellos y heridas de diversa consideración a otros dos. “Lo primero que pensaron fue qué gran tragedia para los padres”, recalca la hija. “Están muy sensiblizados”.

En esta ocasión, la mujer, de 28 años, también dio positivo por alcohol y cocaína, y se da la circunstancia de que ya había sido detenida en diciembre de 2013 por conducir con una tasa de alcoholemia superior a la permitida, por lo que fue sometida a un juicio rápido en el que se le retiró el carné. El juez imputa a la conductora tres delitos de homicidio imprudente, dos delitos de lesiones por imprudencia grave y un delito contra la seguridad vial.

“Son situaciones inesperadas en las que la vida te da un vuelco. Tienes que volver a empezar de nuevo. Te cambia la forma de pensar y te das cuenta de que el rato que estamos aquí hay que aprovecharlo”, indica el portavoz familiar.

La familia de la víctima ha sido indemnizada por el seguro del camión, pero confiesan que “ni todo el dinero del mundo sirve para mitigar el tremendo dolor”. Critican además la cantidad de trámites a cumplimentar cuando una persona muere en trágicas circunstancias. “Los seguros y la mutua del trabajo nos han hecho dar mil vueltas, algo que se acaba convirtiendo en un quebradero de cabeza y un dolor añadido”, lamentan.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902