Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
gizartea

El Banco de Leche nutrirá al 10% de los prematuros que nacen al año en la CAV

Darpón destaca el papel “fundamental” de las matronas en su desarrollo y les pide colaboración para su difusión

Nekane Lauzirika - Viernes, 12 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Erne en la playa con Ekain de 5 años y Laida de 7 meses.

Erne en la playa con Ekain de 5 años y Laida de 7 meses. (Foto: N.G.)

Galería Noticia

Erne en la playa con Ekain de 5 años y Laida de 7 meses.Una enfermera atiende a un prematuro en la Sección de Neonatología del Hospital Universitario Donostia.

Donostia- Del mismo modo que la existencia de un Banco de sangre no es noticia, tampoco debiera serlo la puesta en marcha de un Banco de Leche Materna. Pero lo es, quizá en parte porque nos han hecho ver y creer que las leches maternizadas de fórmula ya cubren plenamente las necesidades nutricionales de los bebés;también en parte porque durante las últimas décadas se ha extendido la idea-fábula de que amamantar a pecho era un obstáculo a la integración, por ejemplo, laboral, de una mujer joven en el ámbito de lo público. Un obstáculo entendido como engorroso y tal vez también a juicio de muchas mujeres un tanto “demodé”.

Si a ello añadimos falsas creencias y hablillas muy extendidas “es que mi leche no alimenta a mi bebé”, “mi leche era agua”, “no tenía leche suficiente”, “el bebé tenía hambre todo el día”, la consecuencia ha sido el abandono mayoritario de dar el pecho, aunque esas expresiones excepto en casos contados no sean ni ciertas ni suficientes para contraindicar la lactancia materna.

Cuando se amamanta a un niño/a se le pasan nutrientes (energía, materia estructural, vitaminas, oligoelementos y enzimas), pero también contacto físico estimulante del sistema nervioso y muy especialmente una parte importante de anticuerpos que confieren inmunidad específica.

Poniéndonos en la situación de mujeres que por problemas fisiológicos no pueden amamantar o de niños en situaciones especiales, el no aporte de algunos de estos factores puede ser decisivo en el desarrollo del niño o la niña. Si tenemos en cuenta que al mismo tiempo hay mujeres que cuando acaban el período de su lactancia siguen teniendo alta capacidad de producción de leche, ya tenemos dos factores motores de un Banco de leche materna.

falsas creenciasEn las últimas décadas se ha producido un retroceso constante del amamantamiento maternal hasta reducirlo de necesidad fisiológica a una decisión personal casi testimonial. Visto el dar pecho como un impedimento más para la incorporación de la mujer al ámbito público, se extendió en la sociedad la quizás idea-fábula de que no amamantar a pecho ayudaba a la liberación de la mujer, además de nutrir mejor al bebé.

“Dar el pecho no debería doler, del mismo modo que otros procesos fisiológicos -como comer- no duelen. Falsas creencias como estas, junto a la desinformación, la percepción de falta de leche, así como la reincorporación al trabajo de la madre son las principales barreras de la lactancia materna”, explica Erne Unzurrunzaga, ama colaboradora de la Liga de la Leche de Euskadi, verdadera responsable impulsora de que la CAV vaya a disponer este mismo año de un Banco de leche materna en el Hospital de Galdakao-Usansalo, desde el que dará cobertura a toda Euskadi a través de los hospitales de la red pública dotados de Unidades de Neonatología: Donostia, Txagorritxu, Cruces y Basurto.

El Banco de leche materna proporcionará, bajo prescripción facultativa, nutrición y tratamiento adecuados a los niños y niñas prematuros menores de 32 semanas de gestación o con un peso inferior a los 1.500 gramos, cuyas madres no puedan ofrecerles la leche necesaria o en casos concretos en los que los neonatólogos lo indiquen para bebés con enfermedad quirúrgica abdominal, cardiopatías y otras patologías de riesgo.

Actualmente en Euskadi, uno de cada 10 niños y niñas nacidos son prematuros, de ellos cerca del 15% tienen un peso inferior a los 1.500 gramos. “El banco atenderá a estos bebés con bajo peso y a los prematuros cuyas madres no pueden amamantarlos;que tengan la posibilidad de acceder a leche materna puede significar para ellos la vida o la muerte”, sostiene Erne. “Además, al no existir bancos de leche materna tampoco había la posibilidad de que madres con leche sobrante pudieran donarla y es una pena que se estuviera desperdiciando. Hasta ahora era así”, añade.

la liga de la lecheEl País Vasco es de las últimas comunidades en poner en marcha este servicio. Aragón, Islas Baleares, Madrid, Barcelona, Galicia, Sevilla, Granada, entre otras zonas del Estado, ya disponen de este servicio. De hecho, en el Parlamento Vasco, a instancias de la Liga de la Leche, un grupo político presentó la iniciativa de creación del banco en dos ocasiones, en 2008 y en 2013. “Al coincidir con el inicio de la crisis económica se echó para atrás. Se argumentó que no había presupuesto suficiente para ello. Por eso al leer de fuentes sanitarias que el coste de su implantación será de 70.000 euros me siento confusa. Espero que ese dato sea sesgado;suena un poco mal que por esa cantidad el Gobierno Vasco haya tardado más de diez años en dar el visto bueno a esta prestación sanitaria”, dice esta madre voluntaria, que se sumó a la causa tras su experiencia personal.

“Mi hijo mayor Ekain nació prematuro y tuvo un inicio de la lactancia dificultoso;necesité ayuda para poder amamantar y tuve la suerte en el Hospital Donostia de encontrarme con un pediatra y una matrona que me orientaron para ponerme en contacto con la Liga de la leche, porque asumieron que Osakidetza no tenía recursos para ayudarme”, relata Erne. “Fui afortunada porque, aunque se está avanzando mucho, paradójicamente todavía la sanidad pública no dispone de muchos especialistas con verdadera experiencia en lactancia natural;en numerosas ocasiones lo que suelen hacer es trasladar las normas de la lactancia artificial a la lactancia materna, y eso no funciona”, sostiene.

Consciente de ello, el consejero Darpón ha destacado el papel “fundamental” que tendrán las matronas en el desarrollo del banco, a las que Osakidetza ha pedido su colaboración para la difusión, “para animar a las madres a que sean donantes explicándoles los beneficios que pueden aportar a otros bebés”.

La leche materna sirve también de ayuda para resolver problemas transitorios de un bebé que por algún problema no puede ser alimentado por su progenitora por un periodo breve, bien porque la madre está intervenida o ingresada o porque está con algún tratamiento. Este fue el caso de Paula Arana, firme defensora de la implantación en el País Vasco del Banco de leche. “Me incomoda que la Sanidad vasca haya necesitado de un estudio exhaustivo para ver la viabilidad o no del servicio, cuando la experiencia de otras comunidades recomendaba su implantación sin lugar a dudas por los beneficios que aporta. De todas formas, más vale tarde que nunca;estoy feliz de que por fin se implante aquí. Es un triunfo maravilloso”, dice sonriente Paula, quien pasó por una experiencia traumática por falta de información. “Por eso mismo decidí prestar todo mi apoyo para que otras mujeres no se toparán con mi situación”, comenta.

donacionesSegún la OMS, la primera opción de alimentación para el bebé es la leche materna, la segunda, la leche materna donada. “El Banco del Hospital de Galdakao servirá para encauzar las donaciones que actualmente se pierden y las mujeres que deseen aportar su leche para otras madres. No sabemos cómo funcionará, pero si sigue las pautas de los existentes en otras zonas del Estado, el propio centro les facilitará los instrumentos precisos para ello y toda la información necesaria”, explica.

Aunque actualmente no estemos acostumbrados, la fórmula de donación de leche materna era la común hasta hace un par de generaciones, hasta que la potente industria alimenticia arrasó con el amamantamiento. “Desmanteló el conocimiento vivencial que la generación anterior tenía y sin el cual la humanidad no hubiera llegado hasta donde está hoy día. Porque hay que recordar que durante millones de años se vivió sin botes de polvos de leche”, apostilla Erne, quien apuesta por desmontar los falsos mitos que se han instalado en la sociedad sobre la lactancia materna para volver a generar la cultura de que las mujeres puedan enfrentarse a ella, si así lo deciden, con tranquilidad. Sin duda siguiendo esta idea, la OMS recomienda la creación de grupos de ayuda a la lactancia materna que den información y apoyo a las madres interesadas.

En esta línea trabaja desde hace 30 años en Euskadi la Liga de la Leche. Porque una madre con apoyo y bien informada suele disfrutar de la experiencia al no tener que dedicar su tiempo adicional a preparar y esterilizar biberones y controlar sus dosis y horario y además puede prolongar el amamantamiento en el tiempo. “La experiencia debe ser satisfactoria. Se me parte el alma cuando sé de mujeres que han sufrido lo indecible de forma innecesaria, porque correctamente asesoradas no hubieran tenido que pasar por el proceso de no dar pecho si así lo deseaban”, remacha Erne.

desmontando mitos

¿Y si mi leche no alimenta a mi bebé? Todas las leches maternas alimentan. Es el mejor sustento que se puede dar a un bebé por su inigualable contenido en nutrieres, anticuerpos, enzimas y hormonas.

Hay pocas dolencias maternas que impidan la lactancia Y no hay leches que sean “agua”, “aunque la madre debe contar con el apoyo y asesoramiento adecuados”, añaden desde la Liga de la Leche de Euskadi.

“No tenía leche suficiente”Muchas mujeres se sienten confusas cuando se les presentan problemas y reciben consejos contradictorios de vecinas, familiares. Y concluyen que no pudieron alimentar a sus bebés porque “no tenían leche suficiente”, porque “tenía hambre todo el día”. Cuando en realidad si hubieran estado bien informadas hubieran podido amamantar a sus hijos/as sin problemas.

LACTANCIA MATERNA EN EXCLUSIVA LOS PRIMEROS 6 MESES DE VIDA

Desde la OMS y las Sociedades Americana Española de Pediatría recomiendan la alimentación exclusiva al pecho durante los primeros 6 meses de vida del niño/a y seguir con el amamantamiento junto con otros alimentos que complementen la alimentación hasta los 2 años, siempre y cuando madre e hijo así lo deseen.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902